Twilight Cronnos & Los hijos de Sangre
Bienvenidos a Twilight Cronnos


 brothersoft.com  brothersoft.com  brothersoft.com  brothersoft.com









¡Bienvenid@!

Bienvenido a Twilight Cronnos & los Hijos de Sangre



¡Conectate!

Ingresa con tu nick, Nombre y Apellido, se admiten iniciales.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 23 el Jue 15 Jun - 6:12.










Administración

Renesmee C. Cullen
MP - PERFIL
Isabella M. Cullen
MP - PERFIL
Alexandra G. Night
MP - PERFIL
Jane E. Vulturi
MP - PERFIL
Didyme Vulturi
MP - PERFIL


Awards


Volker W. Wycliff
Mejor personaje masculino
Últimos temas
» Looking For You
Dom 8 Dic - 0:22 por Invitado

» Twilight Rol Suiza [Afiliación Standard] Dos años ONLINE!!
Vie 15 Mar - 13:04 por Invitado

» Blood´s Hunters [Afiliación Hermana]
Miér 27 Feb - 10:18 por Invitado

» Imperial City || Elite || TVD ; PLL ; TW ; GG ; TSC || Foro nuevo.
Vie 18 Ene - 19:26 por Invitado

» 7th & Spring || Afiliación normal
Miér 2 Ene - 11:56 por Invitado

» Adventures of Merlín - Afiliación Elite
Mar 1 Ene - 23:19 por Invitado

» H2O Sirenas del Mar • Mermaids • Elite • +18 • Nuevo
Mar 1 Ene - 18:44 por Invitado

» Sweet, sweet London (Richie)
Jue 20 Dic - 23:06 por Richie J.

» Make It Up As I Go - Élite, Famosos, Cambio boton
Dom 16 Dic - 5:40 por Invitado









Enlaces Rápidos






Amsterdam

Pasa el ratón por encima para desplazar la información.
Hermanos





Élite

Adventures Of Merlin Titanic RPG Make It Up As I Go


Normales


 brothersoft.com









Créditos&Copyright

Skin diseñado por Skaôi de SourceCodeEl contenido de este foro es propiedad del staff administrativo. La historia se basa en la saga Twilight, con un toque original de Renesmee C. Cullen. Los graficos fueron diseñados en conjunto por Didyme Vulturi y Alexandra G. Nigth, utilizando el coloring de Sidhe.

Ficha de Ángel Pond

Ir abajo

Ficha de Ángel Pond

Mensaje por Ángel Pond el Jue 16 Feb - 10:57










Nombre completo:
Ángel Pond




Fecha de Nacimiento:
19 de Diciembre




Edad:
32 años. En realidad está congelado en los 28, pero aun son pocos años para que se note la diferencia entre la edad que tiene y la que aparenta. De todas formas, parece o puede llegar a parecer mayor de lo que es.





Fecha de transformación:
29 de Febrero




Nacionalidad:
Inglesa




Raza:
Hijo de la luna





Descripción física:

Spoiler:

Es un hombre alto y desgarbado, bastante delgado por constitución. Es pálido, de rasgos afilados, ojos hundidos y oscuros y pelo castaño casi negro, alborotado. Solía presentar una sonrisa bonita; ahora no es más que una mueca, una sombra de lo que antes era. Se le podría llegar a considerar guapo, o al menos con cierto atractivo, de no ser por esa mirada de loco que lo caracteriza en los últimos años. Presenta un aspecto cada vez más demacrado, cansado y claramente enloquecido. A menudo le tiemblan las manos, y puede pasar de ser una estatua a moverse histéricamente. En su antebrazo derecho tiene una cicatriz que no se nota mucho, pero que existe, como prueba física de las cicatrices emocionales que ha ido recopilando con los años.
Quien le conociera en otra década, le recordaría vestido de forma elegante, con una discreta corbata y una americana sencilla pero con estilo. A menudo llevaba gafas, en parte como accesorio, en parte por ciertas dificultades visuales. No queda ya nada de ese hombre. La ropa que lleva ahora está raída, sucia, de varios meses de vestirla o cargarla encima. No parece necesitar ya las gafas, y en realidad tampoco aparenta preocuparse por su vestimenta o cualquier otro asunto relacionado con su aspecto.
En las noches de luna llena pierde su esencia humana para abandonarse a unos instintos propios a la vez que ajenos… Su aspecto se asemeja entonces al de un lobo, que no deja de ser hombre y jamás podría ser confundido con un animal normal.










Psicología & gustos




Orientación sexual:
Heterosexual





Gustos:
 El olor de la sangre
 El silencio
 La velocidad
 Las alturas.





Disgusto:
# Los ruidos que a veces escucha en su cabeza
# Las multitudes
# Que le hagan perder el tiempo
# La cobardía (aunque habría que ver lo que entiende él por cobardía).




Manías:
En el ámbito físico absolutamente todas. Humedecerse los labios, frotarse las manos, poner muecas, tics, temblores, cambiar el peso de una pierna a otra, arañar la madera con la uña hasta dejar marca, tamborilear los dedos sobre cualquier superficie…
En el ámbito psicológico, o supersticioso si se prefiere, nunca se peina, como si eso le hiciese más humano y no estuviese dispuesto a permitirlo. Tampoco soportaría que alguien tratara de peinarlo, si se llega a dar el caso de que alguien, alguna vez, lo pretenda. Esto tiene una explicación más o menos válida en ciertos sucesos de su vida pasada.





Defectos:
Desde un punto de vista moral y cuerdo, a perdido el eje. Está como una maldita cabra, si se prefiere.





Virtudes:
Como suele decirse, la locura es la verdadera justicia: no distingue entre amigos y enemigos. Destruye todo y a todos por igual, sin discriminaciones de ningún tipo. Una virtud menos tétrica, es su inteligencia. Estaba dotado, y aun lo está, en cierta manera, de una mente privilegiada.




Personalidad:
Es evidente que hay un antes y un después. Antes de la locura, y después de ella. Ángel era un tipo normal, muy listo y con gran amor hacia toda forma de conocimiento. Al menos moralmente, estaba equilibrado. Distinguía el bien y el mal dentro del límite de toda persona humana. Es cierto que, desde muy niño, tuvo ciertos problemas psicológicos, siendo el más significativo de ellos un principio de autismo enfocado más bien hacia el síndrome de Asperger. No es nada de lo cual avergonzarse, y algunos argumentan que no se trata de una enfermedad, pero lo cierto es que era socialmente incapaz, entre otras cosas. Dicen que los autistas tienen gran tolerancia al dolor, y tal vez sea cierto, porque aguantaba sin gritar situaciones que harían llorar a un hombre adulto. Así mismo, aunque su cuerpo precisara de ello, parecía no notar afecciones básicas como el hambre o la sed, con la misma intensidad que otras personas. No obstante, el resto de sus síntomas lo alejan del autismo, y lo acercan al Asperger. Son muchos los pequeños detalles que caracterizan éste síndrome pero los más básicos, o al menos, los que se cumplían en Ángel eran la dificultad para interpretar el lenguaje no verbal, la tendencia a obsesionarse con un único tema (en su caso el conocimiento reflejado en los libros. Leía y leía hasta límites poco saludables), la interpretación literal del lenguaje, un perfeccionismo excesivo, hipersensibilidad a los ruidos fuertes, cierta torpeza, un pensamiento lógico y meticulosamente racional, una memoria visual extraordinaria y una malsana testarudez. Presentaba además taquipsiquia, que no es otra cosa que el pensamiento acelerado: ideas fugaces, manifestadas a menudo por una velocidad exagerada al hablar. Al fin y al cabo, todos esos son rasgos que puede llegar a presentar una persona normal, así que no era nada de lo que preocuparse.
Sin embargo, en un determinado momento de su vida adulta, sus problemas se agravaron. Tenía el autoestima cada vez más bajo. Empezó a presentar tics nerviosos, y cambios en el carácter. Desarrollaba fobias sin sentido, y luego las olvidaba. Creció en él un trastorno obsesivo compulsivo por la limpieza y especialmente por el orden. Cada cosa tenía su lugar, y si el bolígrafo estaba fuera de su sitio, tenía la imperiosa necesidad de colocarlo. Pequeños detalles como éste lo obsesionaban cada vez más…Tras un suceso traumático, y un cambio más que significativo en su vida y en su propia esencia, perdió la cordura. Su mente fue incapaz de aceptar esos cambios, o quizá los entendiera perfectamente y ese fuera el problema principal. Así nació su paranoia; el convencimiento de que tenía una misión y esa misión era muy clara: exterminar a los licántropos, de paso a los vampiros, y sobretodo a los humanos. Sólo los hijos de la luna podían sobrevivir, aunque no conociera a ninguno aparte de sí mismo y el que le transformó. Lo extraño es que los individuos que presentan paranoia o bien se creen salvadores del mundo, o bien se creen constantemente perseguidos. Ángel no está ni en un caso ni en otro: sí que cree tener una misión, pero no para salvar al mundo, sino para destruirlo. Su único objetivo es la destrucción, porque es incapaz de asumir las pérdidas de su pasado. Para no hacer frente a su dolor, su cerebro ha generado una falsa sensación de placer con el dolor ajeno. Su vida, antes regida por la lógica, se basa ahora en la casualidad y en los sucesos arbitrarios. Deja todo en manos del azar, y el mismo se considera un agente del caos, que viene a poner justicia en el mundo, repartiendo dosis de desgracias igualitaria para unos y para otros.
Con frecuencia escucha ruidos rítmicos en su cerebro, a veces imaginados, y a veces reflejo de los latidos de su corazón. Estos ruidos le enloquecen y provocan en él reacciones violentas. Muchos de esos sonidos son recuerdos de experiencias pasadas cuya rememoración le atormenta.
O eso, o simplemente que es malvado. Pero, aunque siempre ha sido un poco egoísta, hubo un tiempo en el que nadie le habría asociado con el mal. Hubo un tiempo en el que, aunque no terminara de comprender a la sociedad que le rodeaba, no deseaba su destrucción.








Historia:
Ángel nació en Inglaterra, en una familia de clase media, siendo el pequeño de dos hijos. Su hermano mayor le sacaba catorce años, y en muchos sentidos era como un segundo padre. Tras su muerte en un accidente de coche, cuando Ángel tenía seis años, comenzaron a manifestares sus problemas psicológicos, que ya se habían dejado intuir con anterioridad.
Fue a un buen colegio, donde no era muy aceptado por su tendencia, desde temprana edad, a esquivar la compañía de otros y de todo aquello que no fueran los libros. Sin embargo, sacaba excelentes notas y ello y su carácter dócil le valía una buena relación con sus padres. En su adolescencia conoció a la que más tarde fue su mujer; una chica hermosa, de buen corazón y alma artística, que en buena medida contribuyó a disminuir los conflictos sociales de Ángel. Le ayudó a relacionarse con los demás y su vida fue totalmente normal en su época universitaria, si quitamos el hecho de que sacaba diez en todas las asignaturas y que estudió simultáneamente dos carreras que no tenían nada que ver entre sí: Historia del Arte e Ingeniería Aereoespacial. Alguien con una mente así tenía un futuro más que prometedor, y por ello no encontró muchas dificultades al labrarse una nueva vida. Sus padres, ya mayores, fallecieron orgullosos poco después de su boda.
Tuvo dos hijos, y era feliz como cabeza de familia y como el hombre joven y enamorado que era. Empezó a mostrar ciertas excentricidades, no obstante, y el agravamiento de algunas de sus peculiaridades mentales. Se frustraba muy fácilmente cuando algo no le salía bien, y empezó a encontrar difíciles pequeñas tareas diarias, como peinarse sin que el peine se quede enganchado en el pelo. Pero la presencia de su mujer le contenía, y le llenaba de paz. Ella desenredaba el peine con paciencia, o le ayudaba a encontrar las llaves cuando las perdía. Ella le restaba importancia a sus pérdidas de memoria, argumentando que había estudiado demasiado como para acordarse de los pequeños detalles. En definitiva, ella curaba sus síntomas al no verlos como tales y tratarle como una persona normal, que era quizá lo que más necesitaba.
Una noche, sin embargo, un hombre extraño llamó a la puerta del joven matrimonio. Era americano, viajero, y pedía asilo para aquella noche. Ellos se lo concedieron, no pudiendo dejar de notar lo desaliñado que iba; debía de haber tenido un duro viaje. Le sentaron a su mesa y le invitaron a cenar, notando que tenía apetito pero que aun así se negaba a probar bocado. Pareció entrar en cólera cuando Ángel se levantó a correr las cortinas, y le suplicó que no lo hiciera. Pero éste, testarudo, dejó que la luz de la luna llena entrara en la casa. Y fue lo peor que podría haber hecho.
Su invitado se transformó en un ser de leyenda y Ángel, impotente, sólo pudo tratar de sacar de la casa a su mujer, y sus dos hijos, de dos años. En su esfuerzo por contener a la bestia, ésta le mordió, provocando un ardor inhumano en su cuerpo, y el inicio de un cambio. Ángel se convirtió en un hijo de la luna, y fue él mismo quien, bajo el influjo del instinto, mató a sus seres queridos. En ocasiones lo recuerda así; en ocasiones su mente lo transforma para hacerle creer que fue el primer licántropo el asesino. En cualquier caso, el suceso le hizo perder la cabeza cuando, a la mañana siguiente, muy cansado y otra vez bajo forma humana, dueño otra vez de sus actos, descubrió los cadáveres. El otro hijo de la luna había huido, dejándole sólo, confundido, y sobre todas las cosas, trastornado.
El recuerdo le duele, le quema, y por eso no recuerda. La lógica es aplastante, y se niega a creer su propia existencia, y por ello no usa la lógica. Cada noche de luna llena pierde su voluntad, y se vuelve una bestia; pero no deja de ser una bestia cuando vuelve a su forma humana.
Lo que sucedió no fue culpa suya: pierde su identidad cuando se transforma. No tuvo instructor, no tiene manada, ni siquiera sabe que hay otros de su raza que se agrupan y aman la naturaleza, llegando a controlar sus instintos, siendo capaces de no dañar a nadie. Él piensa que todos los hijos de la luna son como él. Y su perturbada mente ahora cree estar llamada para destruir, ya que a ello ha sido condenado. Ha invertido la moralidad; ahora lo malo es bueno, y lo que es bueno le produce placer. El dolor le produce placer, porque si fuera de otro modo, el dolor lo mataría. Como la justicia divina no es, por su experiencia, lo que debiera ser y el mundo parece castigar a los buenos, él es la nueva justicia encargada de que buenos y malos sufran por igual. Y ni siquiera es capaz de argumentarlo así porque su cerebro ya no se guía por argumentos.
El único recuerdo material que tiene de su familia, una familia distorsionada por su locura, es una cadena de plata con el medallón que esconde la foto de su mujer. Tuvo que quitársela cuando comprendió que su contacto quemaba; su nueva naturaleza no toleraba ese metal. Pero conserva la medalla en el bolsillo, aunque a ratos lo olvide. Y por eso no se deshace de la ropa, que se destroza más y más con cada transformación, cuando se olvida de quitársela: porque en esos desastrosos bolsillos guarda un pedazo de su vida.
Hace un año se topó con una manada de lobos, pero no eran licántropos, sino metamorfos. Controlaban sus transformaciones a voluntad, sin depender de la luna llena. Tampoco parecía dañarles el tocar objetos de plata, como a Ángel. Y no fue bien recibido, él, que tanto necesitaba una guía en aquél mundo fantástico. Le atacaron y le dejaron una cicatriz en su pata, o lo que es lo mismo, en el brazo. Desde entonces les guarda un profundo rencor, y comprendió que su objetivo en el mundo (porque lo cierto es que necesitaba un objetivo) era exterminar a los que no eran como él. Lo comprendió como quien entiende el sentido de la vida, y lo convirtió en su única razón para estar vivo. No se trataba sólo de destruir por destruir; sino que debía purificar el mundo, liberarlo de todos aquellos que no eran dignos. A saber: metamorfos, vampiros (cuyo olor tienta a sus instintos), y humanos. Sí…. Esos débiles humanos a los que alguna noche de luna llena ha dado caza. Esos humanos, que traen consigo el recuerdo de un dolor que ha sido forzado al olvido, y que a la vez intentan despertar su propia humanidad. Le gusta el olor de su sangre pero a su yo humano le desagrada verse manchado de ella, porque le recuerda la mancha de una sangre inocente, tiñendo las ropas de un padre culpable.





Otros datos
Aunque pasa más tiempo como persona, ya que sólo se transforma con la luna llena, vive más como un animal; merodeando en los bosques. Ha terminado en Forks, porque recuerda que una vez conoció a un hijo de la luna americano, que habitaba por la zona. No ha dado con él, pero ha cambio ha captado otros olores de lo más extraños.




Todo ocurre en Twilight Cronnos
He leído y acepto las reglas
avatar
Ángel Pond
Hombres Lobo

Mensajes : 7
Monedas de oro : 10
Fecha de inscripción : 15/02/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Ángel Pond

Mensaje por Isabella M. Cullen el Vie 17 Feb - 14:28



  • FICHA ACEPTADA
  • PUEDES PROCEDER CON LOS DEMÁS REGISTROS
  • B
  • BIENVENIDO A TWILIGTH CRONNOS!!!




ESTE TEMA QUEDA ABIERTO PARA QUE EL USER PUEDE EDITARLO



[center]
Isabella Marie Swan
Si te diera a conocer mis pensamientos...
Ya no tendrías curiosidad o interés por mi...



My Family
Spoiler:




[/center]
avatar
Isabella M. Cullen
Admin/Clan CullenAdmin/Clan Cullen

Mensajes : 521
Monedas de oro : 658
Fecha de inscripción : 30/09/2011

Hoja de personaje
Fuerza:
10/10  (10/10)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/9000  (0/9000)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.