Twilight Cronnos & Los hijos de Sangre
Bienvenidos a Twilight Cronnos


 brothersoft.com  brothersoft.com  brothersoft.com  brothersoft.com









¡Bienvenid@!

Bienvenido a Twilight Cronnos & los Hijos de Sangre



¡Conectate!

Ingresa con tu nick, Nombre y Apellido, se admiten iniciales.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 23 el Jue 15 Jun - 6:12.










Administración

Renesmee C. Cullen
MP - PERFIL
Isabella M. Cullen
MP - PERFIL
Alexandra G. Night
MP - PERFIL
Jane E. Vulturi
MP - PERFIL
Didyme Vulturi
MP - PERFIL


Awards


Volker W. Wycliff
Mejor personaje masculino
Últimos temas
» Looking For You
Dom 8 Dic - 0:22 por Invitado

» Twilight Rol Suiza [Afiliación Standard] Dos años ONLINE!!
Vie 15 Mar - 13:04 por Invitado

» Blood´s Hunters [Afiliación Hermana]
Miér 27 Feb - 10:18 por Invitado

» Imperial City || Elite || TVD ; PLL ; TW ; GG ; TSC || Foro nuevo.
Vie 18 Ene - 19:26 por Invitado

» 7th & Spring || Afiliación normal
Miér 2 Ene - 11:56 por Invitado

» Adventures of Merlín - Afiliación Elite
Mar 1 Ene - 23:19 por Invitado

» H2O Sirenas del Mar • Mermaids • Elite • +18 • Nuevo
Mar 1 Ene - 18:44 por Invitado

» Sweet, sweet London (Richie)
Jue 20 Dic - 23:06 por Richie J.

» Make It Up As I Go - Élite, Famosos, Cambio boton
Dom 16 Dic - 5:40 por Invitado









Enlaces Rápidos






Amsterdam

Pasa el ratón por encima para desplazar la información.
Hermanos





Élite

Adventures Of Merlin Titanic RPG Make It Up As I Go


Normales


 brothersoft.com









Créditos&Copyright

Skin diseñado por Skaôi de SourceCodeEl contenido de este foro es propiedad del staff administrativo. La historia se basa en la saga Twilight, con un toque original de Renesmee C. Cullen. Los graficos fueron diseñados en conjunto por Didyme Vulturi y Alexandra G. Nigth, utilizando el coloring de Sidhe.

Shh guarda silencio! // Kendall

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Miér 8 Feb - 20:35

Recuerdo del primer mensaje :

Y la lluvia discurría pesaroza columpiándose entre el viento mientras la rama de un delicado árbol arañaba mi ventana emitiendo un ruidito que me ponía los nervios de punta. Tal parece que las escenas de las películas de terror si eran sacadas de la vida real. Bien no es para tanto, no es que en estos momentos fuera a salir algún mounstro de debajo de la cama o fuese a sonar el teléfono cuando esta descolgado o x situación ridícula. Pero admito que me daba una sensación escalofriante.

Mordí la uña de mi dedo pulgar al tiempo que anotaba un número 6 en el penúltimo recuadro del sudoku al que le había dedicado toda la mañana entre mis descanzos de la pequeña biblioteca.

Había decidido que gastar mi tiempo libre o más bien trabajaba en la biblioteca era lo mejor, si bien no habían tantos libros como lo hubiera esperado podría estar en un lugar tranquilo, leyendo y de vez en cuando aprendiendo nuevas cosas. Sin embargo era el tercer día de trabajo y ya estaba aburrido de tanto silencio. Podría hasta jurar que allá afuera había un gran sol brillante, un cálido clima, flores y risas mientras yo estaba aqui, en la humedad, con varias goteras, sin ruido alguno salvo de las personas que se me acercaban a preguntar por un título.

Solté un suspiro poniendo el último número, cambié la hoja de la revista y una sopa de letras me esperaba. "Belleza" leí mentalmente buscando la palabra comenzando a tamborillear con el lapicero sobre la hoja. Mordí mi labio inferior hallando la bendita palabra aunque cuando ya la iba a encerrar me di cuenta que estaba mal escrita, en lugar de llevar una z estaba escrito con s; o era una falta ortográfica o aún no encontraba la dichosa palabra. Fruncí el ceño para después cerrar los ojos concentrándome en el murmullo de unos estudiantes al fondo de la biblioteca. Odiosos.
avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Mar 13 Mar - 23:36

Típica frase “El amo lo puede todo”, si claro seguramente la persona que la pensó nunca se había enamorado o bien, nunca lo había decepcionado o fracasado en una relación, aunque claro en el momento en que estas perdidamente cegado por una persona siempre crees en que es verdad. Yo siempre he sido el tipo de persona que la segunda oportunidad a todo, no a todo precisamente pero si a la mayoría. Creía en que en alguna momento siempre encontrabas a esa personas que cambiaba todo en ti, con la que compartías algunas cosas y otras nos, que te apoya en todo y quiere siempre lo mejor para ti e igual que tu hacia él, no precisamente el príncipe azul, pues creía que el “Don perfecto” no existía, pero en algún momento en algún lugar estaba esa persona indicada, ¿por qué no podía ser el chico de enfrente? . Ya sabes lo que dicen “Una vez que dejas de luchar o de pensar en ello sucede”, igual y eso se aplicaba aquí, igual no.

- Tienes razón, soy mala mintiendo – dije asintiendo encogiéndome de hombros, no era muy cierto pues me había vuelto una buena mentirosa, aunque no estoy segura de si sentirme orgullosa de eso o no. De todas formas en lo que le había dicho si era mentira. No pude evitar una suave risita al ver su gesto tan tierno e infantil – No entendí muy bien ¿Buenos lectores o guapos lectores? – dije sonriendo coqueta y divertida – Aunque bueno creo que yo entro en ambos – dije encogiéndome de hombros. Me quede quieta al sentir su mano en mi mejilla – Debes sentirte feliz, eres de las pocas personas que permito que hagan eso – dije asintiendo, digamos que cuando una o muchas personas te aprietan la mejilla hasta que quede roja intensa y te arda y duela demasiado, llega un momento en que no dejas que nadie te toque más, aunque siendo el hago una excepción obviamente.

- Eres un ladrón malvado – dije negando, imitando su expresión, entrecerrando los ojos unos momentos antes de reí acercándome a enredar mis dedos en su cabello unos momento – Tienes el cabello lindo y suave, eso no se ve muy seguido – dije sonriéndole tierna antes de alejarme de él – Yo te veo más cara de Broadway - dije sonriendo emocionada, el teatro mi vida – Algo así como “ Hairspray “ o no se “ Mamma Mia”– dije sonriéndole divertida, encogiéndome de hombros – Bueno pues tengo muchas la verdad, Asilos, Orfanatos, niños de la calle y mi favorito todo lo relacionado a salvar animales, refugios, salvar alguna especie, dejar de usar pieles, todo eso me fascina y soy fiel protectora de los animales, los amo – dije suspirando, era mi causa favorita y haría lo que fuera por salvar a un animal el que fuera – Demonios me descubriste – dije fingiéndome molestia - Si, soy muy mala y ambiciosa – dije sonriendo malvada y divertida a la vez. – Quien es el malvado ahora, me daría menos si fuera otra persona, pobre de la bibliotecaria anterior, sufría maltrato de tu parte – dije fingiendo molestia negando mirándolo reprobatoriamente.

Me reí divertida sin poder evitarlo, por los pocos chicos que había visto mientras deambulaba por el pueblo no eran precisamente los chicos más guapos del mundo, igual y para las chicas de aquí que no conocen otro tipo de personas pues lo sean pero una acostumbrada a los ingleses, altos, piel clara y ojos azules, ellos no eran precisamente muy… atractivos, lo bueno es que yo no me fijaba solamente en el físico, era algo que le daba un plus al muchacho pero no lo principal - ¿ En verdad? , muero por entrar y verlos a todos – dije fingiendo real emoción, estaba emocionada por entrar a la escuela, pero no precisamente por ver a los chicos, los cuales estaba segura de que no eran ni la mitad de lo que Job decía.

No pude evitarme reír – No creó que seas tan HEROE, si no tienes superpoderes, que clase de héroe eres entonces? - dije negando decepcionada - La capa no me gusta así que olvídala, la kriptonita, bueno, eso demuestra que no eres tan extraño como todos pensarían – dije asintiendo divertida – Solo espero que tus Jobaticas, no lo descubran o estaremos en problemas los dos – dije mientras fingía estremecerme de miedo - Bueno, somos irresistibles – dije encogiéndome de hombros, dramáticas, histéricas, desesperadas y muchas cosas más pero aun así no puedes vivir sin nosotras.

Me estremecí al sentirlo tan cerca, al escuchar su voz y al ver sus ojos, me perdí unos momentos ahí y luego reaccione, riendo nerviosa – Bueno es una buena manera de pasar el tiempo supongo – dije encogiéndome de hombros después de tanto tiempo de vida llega un momento en el que es lo único que les queda por hacer, o quedarse aburridos tirados en un bosque, viendo pasar el tiempo. Lo mire un momento y le dedique una sonrisa ladeada – En ese caso…. – dije desabrochando el primer botón de mi saco, apartando echando mi cabello sobre uno de mis hombros, dejando mi cuello descubierto – Vamos conviérteme, será divertido tenerme toda la eternidad – dije sonriéndole divertida, inclinando mi cuello hacia un lado mirándolo.

Me encogí de hombros, la verdad mucho tiempo había deseado convertirme en vampiro pero después llego un momento en el que ya no estaba tan convencida de querer serlo – Pues eso sería una buena idea – dije encogiéndome de hombros, imaginándome yo en un estado inmortal, no me vería mal pero no estaba tan segura – Aun así no está en mis planes operarme, pero gracias por el interés – dije sonriéndole tierna.

Negué rodando los ojos - Pensé que se entendía que no he leído el libro, por lo que no sé como la describen – dije negando levemente, la razón por la que estaba aquí - Pero por lo que se puede ver en el tráiler pues se ve como una mujer muy fuerte, no tanto físicamente mas bien, luchadora, que no se rinde y muy valiente – pues ofrecerte de voluntario en lugar de tu hermana menor era algo admirable, aunque suponía que muchas personas lo harían, de tener hermanos yo también lo haría. Asentí completamente de acuerdo – Tienes toda la razón, tendremos que vivir con ello – dije soltando un suspiro dramáticamente, encogiéndome de hombros - Ruego por que sea buena, he esperado mucho por ella – Eran de las películas que llevaba esperando mucho tiempo y era triste llegar todo emocionado y salir decepcionado y molesto de la sala, ya me había pasado muchas veces – A mi me parece un tanto extraña, pero me caía bien en ocasiones no como Vic que te cae bien siempre pero no está mal, pero bueno, de todas maneras no creo que te haga caso, ya sabes le gustan otro tipo de personas – Dije sonriendo divertida, cuando me entero que anda con la mejor amiga de Lucas ( se me olvido su nombre), me sorprendió mucho, me lo esperaba de alguna manera, pero no deja de sorprender.

Me encogí de hombros – Vamos algunas de sus películas tienes buenos mensajes – no muchos la verdad, pero algo bueno podías sacar de las películas de Barbie, al menos te gustaba pensar en llegar a ser como ella, maestra, doctora, veterinaria que se yo, pero eso era algo bueno ¿no? – Yo lo digo más porque amo los zapatos que por olvidarlo para encontrar a un príncipe y casarme con él, no es mi estilo – dije negando además Cenicienta no era precisamente mi princesa favorita, me parecía un poco tonta, yo no hubiera permitido que mi madrastra me tratara así, menos mis hermanastras - Además se supone que todo a la media noche regresaba a su estado original, ya sabes la calabaza, los ratos, el vestido roto y todo lo que hizo el hada madrina, si era así, no debería también hacerlo la zapatilla? – era sin duda una buena pregunta y si alguien me la respondía más que con un “Es un cuento de niños, no preguntes eso”, sería muy feliz.

- Mentes Criminales, la amo – dije emocionada sin duda era mi serie favorita, engloba muchas cosas que me gustan, muchas veces había querido ser un psicópata para que Hotch me persiguiera y conocerlo, no más televisión para mí – Bones también me gusta y no siempre gana la ley – dije asintiendo pensativa - En algunos capítulos de la Ley y el Orden ganaban los malos y claro que seré la excepción - dije sonriendo divertida, ahora me daba cuenta que teníamos algunas cosas en común lo que era bueno. Me tense unos momentos, mirándolo sorprendida, sin saber que decir. ¿Quería besarme?, no es como que me molestara o pusiera alguna resistencia, pero tampoco era como que me le fuera aventar en este momento, no era mala idea – Bueno, pues cuando quieras – dije sonriéndole intentando hacer el momento menos incomodo – Solo me avisas para ya sabes, ponerme brillito con sabor o un protector labial o así – dije riendo suavemente, intentando no sonar tan nerviosa.

Me reí negando, rodando los ojos – Ya sabes con esos ojos de borrego a medio morir, ilusionadas y enamoradas platónicamente de ti - dije sonriendo divertida, lo más probable es que muchas lo observaran de esa manera o tal vez no les parecía tan wow como a mí, bueno a quien engañamos, claro que si – Estoy segura de que algunas te ven con deseo en la mirada – dije sonriendo mirándolo divertida, algunas eran lo suficientemente descaradas para “comérselos” con la mirada, yo no pero algunas lo hacían. – Me pasa sí – dije asintiendo unos momentos, lo malo de vivir en un pueblo tan pequeño era que todos se enteraban de todo y bueno los nuevos en el lugar eran chisme del año, no me gustaba pues suponía que en la escuela sería peor, pero lo soportaría, gracias a no ser la única nueva ahí – Demasiado celos – repetí sus palabras por qué era lo más probable, los extranjeros siempre son los odiados del lugar, que triste pero en muchas ocasiones es realidad.

Me reí divertida negando unos momento – Bueno si te inscribes me llevas contigo sería interesante unas clases de eso – le sonreí tierna, la verdad no era mala idea, igual algún día tome unas clases aun sean vía internet sería bueno aprender algo nuevo. L e sonreí agradecida tomando su brazo, supongo que sería una escena muy típica, romántica y tierna, caminar del brazo de un chico guapo, con unas enormes sonrisas en los labios, riendo de lo que fuera, besarse bajo una fina lluvia, ya sabes típica escena de película romántica, no es como que fuera a pasar pero era lindo pensarlo. – Olfatear?, ese es el superpoder mas extraño que he escuchado, acaso eres Supercan o algo así? – pregunte divertida, riendo suavemente, recordando al lindo Beagle de la película – Solo espero que no sea un traje ridículo, algo asi como El Capitán América está bien – dije sonriéndole divertida – Su traje lo hace ver muy sexy la verdad – o tal vez era que el actor me gustaba lo suficiente para hacerme ir a una película de super héroes.
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Vie 16 Mar - 20:23

Para ser sinceros esto me agradaba y molestaba por razones que ya muchas veces me había pensando este día. Quizá sea esto una mala decisión o un impulso irracional, quizá solo fueran falsas esperanzas o ilusiones que en un abrir y cerrar de ojos se volverían fallidas. Pero, me agradaba y pese a que tal vez todo resultara ser un verdadero fiasco, estaba dispuesto a arriesgarme. Siempre valen la pena cualquier cosa que tenga que ver con la superación personal ¿no? Y no es que salir con una chica significara tenerlo, más sin en cambio podría significar el paso decisivo para ser una mejor persona. Yo bien podría serlo. Quería ser una buena persona que fuese digna para alguien. Tonterías. ¿por qué estoy pensando esto? No es como si quisiera formalizar nada con nadie. Es más apenas y le conocía y ya estaba adelantándome a los hechos, eso no era nada bueno. Que extraño, jamás me creí capaz de caer en esta clase de dilemas existenciales.

Y yo también soy malo mintiendo, hubiera dicho de ser cierto. Pero lo único cierto es que aunque yo mintiera y ella no me creyera, siempre podría usar mi tan distintivo don que le haría creer cualquier cosa en un santiamén, no necesitaba de una capacidad de persuasión porque poseía una mejor; puesto que en un humano, cada palabra que transportaba a su mente era como si verdaderamente lo pensara sin posibilidad de réplica. Casi como la ley de su mente sin duda alguna. —Buenos…, eso de guapo solo déjaselo al bibliotecario— reí quedamente encogiéndome de hombros. Oh cómo me gustaban sus gestos, eran tan naturales, delicados y sinceros. Me encantaba, me llenaba de un sentimiento revolotearte. Su voz parecía danzar dentro de mis oídos, o es que solo me estaba imaginando todo aquello? No, no podía ser así. Ella era magnífica en toda la extensión de la palabra al igual que aquello que lograba provocar en mí. Justamente como la que ahora se regocijaba con cosquilleo en la yema de mis dedos después de tocarle la mejilla. — Oh, claro que me siento hiper feliz. Al igual que tu deberías de estarlo después de que yo haya hecho un acto así, déjame decirte que eres de las pocas personas a las que me permito hacer algo así— sonreí alzando una ceja un par de veces.

Asentí —muy malvadoso— sonreí aunque conservé un semblante casi serio. Aunque no duró demasiado porque eso de ser serio no me iba bien. Pff, y se supone que debía serlo siempre mientras trabajara aquí. Rayos. Ahora mejor buscaré otro empleo, uno más acorde a mi locura. Uhmm no, no creo que haya algo así, mejor me quedo aquí por un tiempo. Y más cuando tenía esta clase de lectoras. No, más cuando…, cuando se me acercaba tanto que me permitía percibir hasta el último latido de su corazón durante los segundos en que la tenía tan cerca. Hubiera querido inhalar profundamente su exquisito aroma pero solo me quedé con las ganas porque sino se daría cuenta que la olfateaba, ok, eso no era el calificativo pero, como si lo fuese. —Si, lo sé, uso como unos 40 mil productos para su cuidado, un día de estos te pasos algunos tips— reí soltando el aire que sin darme cuenta había contenido mientras ella tocada mi cabello. Hice un gesto de descontento para después sonreír —pff, claro que no. Los musicales son aburridísimos— fruncí el ceño —ni que fuera uno de esos de Glee o algo así— a todo esto ¿cómo es que sabía tanto de programas televisivos si apenas veía la tv.? Quizá lo haya escuchado alguna vez. Yo qué se. Volví a fruncir el ceño al escucharle, una vez más se sentía la sinceridad en sus palabras, por lo que me hizo pensar que ella sí que era de otro mundo. El mundo de los ricos. —Ah…,— murmuré —eres socia mayoritaria del Greenpeace?— sonreí acariciando mi frente; —Bah, ni siquiera la conocí. Pero seguramente era así de ambiciosa como tu— reí sin emitir sonido.

Si claro, una emoción que apenas y se reflejaba. Seguro que era porque no quería entrar al colegio a hacer miles de tareas y pavadas de esas que no enseñan nada. —Ay si claro—, negué rodando los ojos, —ya te dije que eso de las mentiras no te va— suspiré. En cuanto ella pusiera un pie en el instituto los adolescentes le asaltarían, y nunca le vería de otra vez. Pesimismo? Desde cuando? jhe hasta yo mismo lanzaba comentarios sarcásticos hacia mí. Si, soy extraño.

—Soy al estilo Iron-Man o Batman. Los superpoderes los llevo aquí— llevé el índice y golpeé varias veces mi cráneo —mi inteligencia supera por mucho al hombre más sabio del mundo— que por cierto no se quien es, o existe tal categoría siquiera? —jha, jah que graciosa. Pero es cierto no soy extraño. Soy bien normalin— me hice el muy digno para después soltar una ligera carcajada. —Jobaticas?— inquirí entre risas —no inventes, que ingenio te cargas— rodé los ojos con un gesto burlón —pero descuida, ellas no se enterarán. Además tengo bien controlado a mi club de fans— dije con el pulgar de mi izquierda hacia arriba. Como si en verdad hiciera un buen trabajo, más bien ni siquiera tenía fans, que locura. —Oh si, como nosotros ninguno. Algún día apareceremos en las revistas más famosas del mundo— pff, como si eso me gustara. Odiaba todo ese medio de la farándula cuando ganan mucho más que la gente que en verdad se dedica a trabajar por el bienestar de sus semejantes.

—Lo es— murmuré. Y lo era. Ya llevaba un buen tiempo entre los humanos comportándome como ellos , de hecho soy uno de ellos. Se me antoja divertido decir que soy lo más normal que hay entre humanos- vampiros- licántropos. Cosa que es una falacia, pero, es bueno sentirse que todo va bien conmigo. Sí, soy un híbrido y hasta hace poco aceptaba mi condición con mucha dignidad, últimamente con el encuentro con los vampiros de Forks, como se denominaban, ok, los conocían como los Cullen. En fin desde que nos encontramos me percaté que realmente no aceptaba del todo esa parte que compartía con ellos, me había mentido durante toda mi vida.

La miré abriendo los ojos como platos. Bueno no demasiado. Pero me sorprendió a lo grande su actitud. Eso me pasaba por estar jugando con fuego. Porque aunque yo no fuese un vampiro con necesidad de alimentarme con sangre, en este momento sí que sentí ese impulso. Quería probarla, su sangre claro; puesto que sentía el palpitar en su carótida mientras mostraba su cuello. Era extraño verme en esta situación, pero de haber sido un vampiro más completo seguro no habría habido poder divino que me controlara. Y ahora necesitaba ese control. Porque no solo mi parte vampírica respondía sino aquella contraparte licántropa, que brindaba batalla contra los instintos de ser un chupasangre. Solo necesitas, controlarte. Solo necesitas... Miré su níveo cuello ahora más suplicante por ser atacado? No, ridiculeces.

Me obligué a sonreír con la broma que se había salido de control. No obstante tampoco lo permití. —Podría hacerlo— sonreí concentrado en el río de sangre que abarrotaba su sistema circulatorio, aquel punto que le causaba ese sonrojo tan adorable y que ahora se concentraba en su blanco cuello. —Pero, no. No hueles tan apetitosa— hice como si olfateara en el ambiente estando lo bastante cerca de ella para empaparme de su aroma, pero en realidad no estaba llenando mis pulmones con su aire. Me contuve hasta que mis instintos regresaran a su cauce. Por poco y me ponía a temblar en plena face. Porque justamente esto era lo delicado en mí. Uno que mis instintos de vampiro me alertaban y se volvían meramente salvajes y de pronto mi sentido licántropo saltaba como si hubiera una verdadera lucha de poder vampiro vs licántropo, y lo peor es que se llevaba todo dentro de un mismo cuerpo. Extraño. —Lástima, tendrás que buscarte a otro vampiro— retrocedí un paso muy casualmente, quería poder asomarme por la ventana para inhalar fuertemente el aroma del exterior y calmar mis propios nervios.

—Cómo si lo necesitaras— murmuré con una sonrisa traviesa. Pues era obvio que no necesitaba la mano mágica de ningún cirujano plástico porque ya era de por sí hermosa. Solté un suspiro —pues por eso, solo comenté lo que en el libro describía— rodé los ojos con una sonrisa risueña —si, así mismo es, la chica que todo hombre quiere— todo hombre lobo jah —si les gustara las nada cariñosas, poco amables y conversadoras mujeres que es mucho más fuerte que cualquiera—me encogí, seguro que no me hubiera gustado eso último, aunque en momentos de guerra sí que sería práctico para cuidarte las espaldas al estilo heroína de juegos de video. —Si, qué trágico y cruel destino el de nosotros como espectadores— acompañé su suspiro afligido con el mismo tono de voz —es una película de niños, normalmente son buenas…, creo— reí —pero es que la extrañeza en la vida es lo que la hace divertida. Sino mírame a mi— cierto, no vería más extrañeza de la que aparentaba, no sabía de mis herencias.

—Eso mismo me había preguntado en mi época de infante— negué divertido
—pero mi madre siempre contestaba "Es la magia del cuento de hadas", para ese entonces valía mucho esa respuesta y no volví a preguntármelo— reí encogiéndome de hombros
—y sinceramente no tengo teorías al respecto. Seguro si le mandas una carta al inventor de esa historia te cuenta el secreto tras la zapatilla— me quedé serio pensando
—aunque no creo que siga vivo ¿o si?— quizá si lo fuera, al igual que mi teoría que Oscar Wilde es vampiro y sigue vagando en el mundo tras los pasos de Dorian Gray. Otra tontería de mi mente en los momentos faltos de lucidez.

Sonreí ampliamente al ver su expresión iluminada en su rostro. —Y quien serías? La buena o el mala? Déjame adivinar, serias la mala de la historia— enarqué una ceja repetidamente —bueno, bueno no seguiré criticando tus favoritos, porque ya me bastó con Basty como para echarme a algún programa más a la bolsa y me tengas en mal concepto— suspiré con una sonrisa surcando mis labios. No podía quitarme las sonrisas desde que la conocí. A lo mejor cuando estuviera en casa tendría que darme un masaje en las mejillas después de tanto sonreír.

Dios, esa mujer era buena. Muy dulce, tierna y encantadora; sobretodo mi salvadora.
—Ah, seguro, deja y te agendo para que te diga cuando debes usar tu labial. Que sea rico eh, nada de cereza ni frambuesa que no me gusta— reí nervioso. Que tonto he sido, me fastidiaba el hecho de no poder pensar bien ni hablar perfectamente. Por qué no podía hacer uso de mi poder para retroceder a mis palabras? Porque tienes ética…, poca, pero tienes.

—Ah si? Mira que no me sabía eso. Ahora ya tengo un arma para que me dejen pasar gratis al cinema o me inviten un café— le guiñé un ojo con cierta coquetería, pero no sería esa clase de coquetería sino con mi poder mental. —Naah no creo, más bien pienso que has visto o leido demasiadas novelas. Aquí todos te miran como bicho raro, pero vamos que no importa,— sonreí de lado soltando un suspiro. Yo esperaba quedarme poco tiempo, y luego irme a no sé donde, bueno irme con mi madre y hermano o hermana. O quizá ya llegara la hora de la independencia. ¿cómo sería eso? Supongo que difícil pero bueno. Madurez, creo. —Pues claro, es obvio que te pasa— pero a ella solo le dedicarían lo que dijo "miradas de deseo" porque ¿de qué otra manera podría ser? —Sí, por eso se dice, pueblo chico infierno grande— eso es lo que no me agradaba de los poblados. De que eran muy pequeños, todos se conocen, se hablan y tratan, los rumores corren y de ellos nadie se escapa. Pero, de las grandes ciudades muchas veces jamás volvías a cruzarte con gente que habías visto en alguna ocasión. Solo eran encuentros de una vez.

—Claro, hasta creo que nos darán un dos por uno— reí ante su mohín tierno. Era muy bueno verla de esa manera, como una pequeña, porque realmente era así. Una mujer pero que a la vez dejaba entrever su lado más infantil. Como una niña a la que se le debía proteger. Y yo quería ser ese alguien que pudiera protegerla ante esa fragilidad humana que poseía. Me hubiera gustado poder decirlo, pero, vamos que sería demasiado extremo. No podía decirle que…, estaba enamorado? No, eso no podía ser. Jamás. Yo no estaba enamorado. Eso jamás. Es una tontería. Y pude haber seguido con mis divagaciones pero ella me hizo reír. Y ahora no tenía que controlarlo por lo que solté una fuerte risotada. Prácticamente yo podría ser súper can. Graciosa. —Rayos, eso no se vale. Me has descubierto— dije entre risas percibiendo su calor corporal muy cerca de mí. Una sensación agradable me recorrió y mentiría al decir que no ha sido lo más maravilloso que había sentido hasta ahora. —Ahora tendré que enterrarte con mi súper poder de excavación para que no vayas a divulgar mi identidad secreta— miré al fondo de la calle donde solo algunas personas caminaban lentamente perdiéndose en la oscuridad. Fácilmente Kendall podría desaparecer sin que nadie lo notara. Que triste. —Lo es, ¿qué sería un héroe sin su disfraz ridículo?— reí quedamente y rodé los ojos por lo de capitán América —ay por favor. También era ridículo. No juegues— le enseñé la lengua. Nota mental sin número: Dejar de hacer cosas de niños, adiós a enseñar la lengua, aunque si esta permitido a la hora de ser lobo. Era un perro después de todo.
avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Lun 19 Mar - 23:26

Ese sentimiento, sensación que te invade cuando conoces a alguien nuevo, cuando sabes o te da la sensación, esperanza o como sea de que se convertirá en tu mejor amigo de ese del que jamás podrás separarte, que te gusta y te sientes feliz, completa tal vez, estando a su lado, era bueno y malo, porque sin duda mucho tiempo había querido tener una persona así en la vida, que fuera simplemente yo sin mascaras, que se convirtiera en el hermano molesto y sobre protector que no tuve. Aunque tenía algo claro y era que no quería que el fuera mi hermano, o bueno considerarlo mi hermano, podíamos ser amigos, claro que si, digo no por muy bien que nos llevemos en este rato quiere decir que ya vamos a casarnos mañana, claro que no, creo que todo lleva un proceso, puede que al final nos demos cuenta de que no nos caemos tan bien, espero que no, pero puede pasar. Y me gustan las cosas nuevas, los retos, se corrían riesgos como en todo, pero estaba dispuesta a correrlos.

Rodee los ojos, en cuanto a mentiras no era la mejor, generalmente siempre terminaba riéndome como histérica, poniéndome lo suficientemente roja para que nadie me creyera, por lo que terminaba confesando sola, además las mentiras no me gustan y si me molesta que me mientan a mi, yo no debería de hacerlo, pero bueno de vez en cuando eso de “Bromas estudiantiles” es bueno para desestresarte y reírte un rato, aunque la persona termine odiándote un rato, experiencia propia, sin duda - Bueno, creo que la lectora te gana – dije señalándome sonriéndole con suficiencia, antes de ponerme una mano en el corazón dramáticamente – Si tu estas hiper feliz, yo estoy ….. Recontrahipermega feliz de que lo hicieras, no puedo describir el sentimiento ya sabes – dije echándome aire con la mano, fingiéndome sofocada.

Me reí tierna – Deberías, que daría yo por un cabello así – dije sonriendo asintiendo suspirando dramáticamente, - Te diré la verdad, no es así que digas que cabello mato por él, pero no está mal – dije encogiéndome de hombros antes de reírme divertida - No se te ocurra hablar de esa manera conmigo sobre los musicales – dije mirándolo seria y molesta – Aunque bueno, para poder apreciar lo bueno de un musical se necesita mucha cultura y sentido de lo bueno – dije mirándolo malvada, fingiendo superior – Glee es…. Bueno para mi no es musical es algo muy extraño y no me gusta – Era la típica historia de la antisocial que quiere ser popular, las porristas superficiales y malas que se burlan de ella, el jugar de lo que sea que es el más popular se enamora de la mas ñoña, lo mismo solo que con canciones – Aunque bueno no diré que algunos de sus musicales no me gustan, prefiero el teatro musical, no la televisión con música – como si no me hubiera traumado varias semanas con su versión de Poker Face. – Bueno, lastima yo que ya pensaba en llevarte conmigo a Broadway, tú te lo pierdes – dije encogiéndome de hombros suspirando – Greenpeace… ídolo – dije sonriendo asintiendo, conocía algunas de las cosas que hacen y me gusta y de poder ser socia con él lo haría sin pensarlo – Si, somos unos ambiciosos, que no nos damos abasto con el dinero que nos dan y siempre queremos más – dije asintiendo malvada, como si realmente lo hiciera.
Me encogí de hombros, haciendo una mueca – Tienes razón no tengo muchas ganas de entrar, los chicos no me molestan pero, tareas, exámenes, no es lo mío – dije negando, pues generalmente siempre dejaba todo a último momento y terminaba desvelada, cansada y las cosas no me salían como quería, siempre me prometía a mi misma hacer las cosas con tiempo y era una promesa que jamás cumpliría.

Negué, rodando lo ojos, no es como que los súper héroes me gustaran mucho pero los conocía al menos algunos – Iron-Man me gusta sí, y Batman, prefiero a Robin o al Guason, eso de los malos me gusta y qué decir del actor puff… me encanta, lástima que muriera – dije negando con la cabeza, suspirando triste , antes de reírme de su comentario – Ok, señor sabelotodo tendrás que hacer mis tareas de matemáticas a partir de ahora – dije asintiendo divertida – Ser la persona más inteligente del mundo te hace extraño, no lo niegues mejor acéptate con todo y tu rareza así serás una persona más feliz – dije al puro estilo de una charla motivacional – Soy tan ingeniosa – dije sonriendo con suficiencia – Bueno saber que las controlas me hace sentir mejor – sonreí aliviada y divertida, todo esto de bromas y chistes era más fácil de lo que suponía y me gustaba – Yo puedo arreglarlo, dime en que revista quieres salir, Hola, Vanidades, Ok, Cosmo es mi favorita – dije sonriendo divertida, no es como que las leyera, bueno a quien en engañar soy una chica Cosmo, además tengo los contactos, una llamada y listo, no es como que lo fuera a hacer.
Sonreí encogiéndome de hombros – No es lo que me han dicho- dije asiendo una mueca quedándome pensativa unos momentos - Pero ya encontrare otro que me encuentre “apetitosa” – dije remarcando las comillas con los dedos, regresando el saco y mi cabello a su lugar – Tú te lo pierdes – dije sonriéndole divertida cruzándome de brazos, bufando.

Le fingí una sonrisa superficial – Lo se soy tan hermosa que no creo que puedan hacer nada mejor – dije riendo de mi misma eso de ser superficial no era para mí – Yo no podría ser como ella – dije haciendo una mueca, pensando en una posibilidad de comportarme como ella, no podría simplemente – Aunque supongo que a la hora de la pelea era lo mejor – Supongo que mientras menos sensible seas, te es más fácil matar a las personas. Asentí completamente de acuerdo, era lo malo de leer los libros antes de las películas, aunque siempre lo prefiero a la hora de estar el cine te molesta que la película no sea exactamente igual a lo que leíste y eso es muy frustrante la mayor parte de las veces. – Pues sí, que sería de nuestras vidas sin cosas tan extrañas como tú – dije sonriendo malvada y divertida.

Medite unos momentos su respuesta, sabía que jamás tendría la verdad sobre esas preguntas trascendentes en las películas, pues lo más probable es que no existan respuestas a estas, nadie debía hacérselas y era normal, pues son películas de niños – Tu madre es muy sabia, si a mí me hubieran dicho eso me hubiera quedado mas resignada tal vez - digo mi madre me dijo “ cállate niña tonta”, no tanto así pero seguro lo pensó, uno ya no puede tener preguntas – Tampoco creo que viva, pero puedo intentarlo igual y resuelve mi pregunta y me cambia la vida – dije asintiendo dramáticamente, como si de verdad pasara.

Medite unos momentos – Sí, la mala obviamente, es más divertido ser mala a ser la típica bonachona de siempre – rodé los ojos, pues en la vida real yo siempre seria la buena, pero actuando las malas son más divertidas. No pude evitar reírme, negando divertida – Siento mucho si te cause un trauma con Balty, pero tu tuviste la culpa por recordármelo yo ya lo había superado – dije asintiendo, aunque es de esos personajes que nunca olvidas ya no lo tenía tan presente como cuando leía los libros, ahora posiblemente me re-obsesione con él.
Asentí sonriendo divertida – Uso algo mas como sabor fresa, tengo uno de dulce es muy bueno tal vez te guste….. No, es de cereza ni modo te lo perderás – dije sonriendo, era real era un dulce de cereza en un bote para ponértelo como brillo, no sé cómo es que lo compre pero sabe rico – Solo me envías un mensaje y listo – dije sonriendo, negando.

- Solo en caso de que sean chicas las que atiendan de ser lo contrario no creo que te den nada - dije sonriendo divertida – Pues si somos bichos raros, no podemos hacer nada para cambiarlo, somos unos invasores – reí divertida, pues de cierta manera era real, todos aquí eran como muy protectores con su pueblo, como si hubiera llegado a robármelo todo y a reinar malvadosamente - Son muy sabias tus palabras, y con lo que odio los chismes – dije negando un tanto molesta, odiaba los chismes sin duda, mas cuando me llevan incluida a mi – Ni modo, seres de los que todos hablaran por un tiempo, mejor acostumbrarnos de una vez – dije suspirando, ya me había resignado, pero sabía que lo sentiría mas al momento de entrar al colegio.

-Yeei…. Amo los dos por uno – dije divertida riendo – Todo menos enterrarme, soy así o mas claustrofóbica ya sabes – dije negando dramáticamente - Te lo súper mega prometo que no diré nada, Super Can – lo mira uno momentos – Pregunta?? En qué clase de perro te comprendes, eres demasiado grande para ser un Beagle, te veo mas cara de mmm…. Viejo pastor ingles? Son perros bonitos, con su melena blanca con gris – le sonreí divertida y tierna - Te diría Gran Danes pero son perros muy sexys no puedes ser uno de esos – dije divertida, sabiendo lo extraña que sonaba al decir que un perro era sexy, ya me había escuchado antes pero era la verdad, son perros muy sexys - No es cierto, podrían hacer algo así… padre y ser diferente a los demás ridículos súper héroes – le sonreí asintiendo divertida – Bueno, estaba padre, su trajecito y el escudo, a mi me gusto, bien puedes ponerte algo como Iron-Man que tanto te gusta – dije encogiéndome de hombros – Oh… algo mas al estilo de Los 4 Fantásticos, es mas deportivo creo, tienes más movimiento y así, pero con eso de que eres un perro, creo que será más complicado – dije rodando los ojos, fingiendo molestia, antes de sonreír divertida.

Mire las calles unos momentos suspirando divertida – Creo… y digo creo que es por aquí – dije girando por la calle, intentando distinguir entre los colores de las casa la obscuridad de la calle no ayudaba mucho, eso era lo malo de ser la nueva no conocía muy bien las calles, y eso era lo malo de caminar con otra persona nueva que lo más probable es que conozca tan poco como yo.
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Vie 30 Mar - 21:35

Dejar de pensar es lo que realmente quería hacer. Dejar esa sensación de confort que a veces terminaba por aburrirme se encaramara a mí y me dejara nadando en esas cálidas emociones que en un santiamén se tornaban frías y turbulentas. Pero, yo no podría aburrirme de esto ¿o si? Bueno, estaba seguro que de quien no iba a aburrirme era de ella, de su mirada que me recordaba a los años en que vivía en esa casita solariega en los largos veranos, y su sonrisa inocente que se alzaba triunfante como los diminutos diamantes del cielo nocturno. No, ella no podría hacerme sentir otra cosa sino adoración. Y eso era malo. Total y absurdamente malo puesto que eso acreditaba mi fatídico sentido de la orientación emocional. Eso quizá pudiera servirme de consuelo, puesto que gracias a ello me resarciría de las emociones con un chasquido de dedos. Demonios, no sé ni lo que estoy pensando. Eso está muy mal. Es una tontería...

—¿Qué lectora?— miré a ambos lados como si la buscara y sonreí frunciendo ligeramente la nariz. A veces creo que soy un tonto, siempre diciendo cantidad de pavadas ridículas y terminaba siendo un hazmerreír (eso nunca me ha pasado, claro esta) o simplemente no me tomaba en cuenta nada. O era que yo soy quien realmente se considera así, ya no lo sé. Si lo sé, pero no quiero admitirlo. —Jah, jha, que graciosa— rodé los ojos con fingida exasperación mientras cruzaba los brazos —aunque deberías sentirte la mujer más feliz del mundo, con mi magnífica presencia y luego un toque. Realmente deberías ser infinitamente feliz. Yo que tu ya no me lavaba los cabellos— asentí con una mirada brillante, creo que la clase de mirada que los libros la describirían como cristalina y centelleante con ese matiz burlón que a todos parece gustarle.

—Uhmm pues cuando quieras te paso el nombre de mi shampoo, aunque dudo que quieras usarlo— ¿por qué no querría usar un shampoo comercial cualquiera? Seguro me inventaría algo sumamente asqueroso solo por ver su reacción. No iba a hacerlo, no cuando seguro yo terminaría igual de asqueado que ella. Ok, no es para tanto ni que fuera una niña. —¿Hablar como?— enarqué una ceja dubitativo para después fruncir el ceño con su siguiente comentario —puaj, primero Baltazar y luego esto?— negué enérgicamente airado —eres muuuuy extraña. Pero qué se puede pedir de una chica que gusta de venir a pelearse con el empleado de la biblioteca?— reí rodando los ojos otra vez. —Uhmm si, Glee es demasiado ñoño. Realmente creí que era muy de tu estilo— reí nuevamente soltando un suspiro, solo tres veces había visto ese programa y con eso me bastó. Yo ya era un desadaptado social como para ver un programa así. En serio tenían fans? Aburrido. —Llevarme? Naaah— abrí los ojos con exagerada sorpresa y reí —una vez mi madre lo intentó y terminó lo bastante molesta como para que siguiera intentando convencerme, aunque ella alegó lo mismo del buen gusto pero claramente solo era un triste estrategia de convencimiento. Igual que la tuya— solté un suspiro.

—Yo creo que solo es una organización que gusta de estafar a todos con sus "actos" altruistas— señalé muy digno —y no ayudan a nadie más que a sus bolsillos. Son solamente con fines políticos. Pero vamos que si tu piensas que es una buena causa ¿quién soy yo para desencantarte?— concluí muy serio pero pronto sonreír burlón y suspiré —no te sientas mal, son lo que son pero la gente es demasiado ingenua— solté una risita divertida. En verdad no sabía que pensar sobre ellos. Aunque siempre decía cosas que me vinieran a la mente todo. —Cierto, las tareas y proyectos son lo peor, más cuando se acercan los finales— recordé ese pasaje de mi vida estudiantil y eso era justamente lo que agradecía de ya no tener. Las benditas tareas que casi nunca hice y por la cual mandaban a traer a mi madre.

—Ahora a todos les gusta el Guasón— resoplé —si ese actor no hubiera muerto nadie diría nada— rodé los ojos con una sonrisa caprichosa casi irónica, porque también me gustaba el actor, más bien su actuación. —Uy no, no hago tareas, son aburridas, yo nunca hice una sola tarea en mi vida…, bueno solo cuando infante pero solo porque mi madre me obligaba de allí no he vuelto a hacer nada— sonreí triunfal respingando la nariz —pero, me hace falta algo de efectivo, quizá si me pagaras por hacerlo, podría considerarlo— clavé la mirada en ella entrecerrando los ojos con suma lentitud reflejando una chispa divertida en ellos —si me acepto, más de lo que creerías— dije lo último con un susurro. Me aceptaba? Si, prueba superada, eso desde hacía mucho tiempo atrás. —Tu en cambio…, tienes de rareza lo de ingeniosa— una risita divertida se expandió por mi pecho pero la reprimí. —Cosmos? Pfff, mejor una revista más glamorosa— ¿cómo cuál? Puaj, como si yo lo supiera.

Reí nervioso, ya creía yo que era apetitosa y por nada del mundo podría permitirme algo atroz como el llegar a morderla, además no podría hacerlo, mi control siempre había sido bárbaro, así que estaba fuera de peligro, no obstante siempre era importante estar precavido y con la posibilidad de que yo pudiera convertirla, latente, no podía pensarlo siquiera. —Bah, no encontrarás a nadie— hice un gesto con la mano de manera despreocupada posando mis orbes en un punto delicado que me hacía sentir seguro…, sus ojos.

—Si es muy sabia, — sonreí asintiendo. Después de todo tenía tantos años recorriendo el mundo mortal que sus actos se habían solidificado y se mantenían en el margen de la probidad. —Pero ¿qué no es lo que siempre dices las madres?— me encogí de hombros con una mueca extrañada. Supongo que el vivir con Alma siempre había sido tan fácil de sobrellevar salvo cuando se enojaba y sacaba esa parte salvaje que hasta escalofríos causaba.

—Pues yo siempre prefiero a las buenas, damiselas en apuros, siempre es entretenido y causa una ternura muy propia del estilo romántico de las novelas rosas— asentí convencido de ello, aunque en realidad no sé quien era mi "tipo", nunca me había detenido a pensar en ello, eso era demasiado banal para mí. Simplemente me dedicaba a disfrutar a la persona que estuviera a mi lado, abrazándome a ese pequeño o gran sentimiento que pudieran hacer aflorar en mi interior. —Bueno, lo siento, no volveré a hablar mal de B a l t y— arrastré las palabras del nombre del vampiro con un dejo de sorna. La verdad es que también me agradaba el tipejo, de hecho nunca me había disgustado nadie de ningún libro, siempre eran importantes los personajes y yo intentaba apreciarlos.

Lamí mis labios soltando un resoplido imperceptible de entre los labios —bueno ya, puedes usar el de cereza, solo porque soy bueno y me gusta ser innovador — mi corazón aún retumbaba ruidosamente en mi caja torácica pero que gracias al todopoderoso Kendall no era capaz de escucharlo, fiu, salvado. —Ay si, genio, y donde demonios te mandaré el mensaje?— enarqué una ceja con seriedad —oooh, ya sé, te referías a mensajes de humo ¿verdad?— sonreí como si de verdad hubiese sido esa la idea principal. Que tonterías estaba diciendo, que tonterías.

—También los chicos, soy demasiado encantador y se dice que con las personas encantadoras no se es imparcial— alcé una ceja divertido y mordí mi labio inferior con la punta de mi colmillo sin llegar a rasgarlo, odiaba ese sabor ferroso de la sangre además de la horrible esencia seca y con ese fuerte olor que siempre me recordaba al color ocre de los barrotes de una celda. —Si, somos invasores pero espero no sea por mucho— solté un suspiro demasiado dramático —sabias dices? Woow nadie nunca había dado un cumplido tan hermoso para mi jha— mi risa era un poco trémula y se notaba lo fingida que era —bueno, según Oscar Wilde, "Que hablen de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen."— sonreí malicioso con un encogimiento de hombros mientras asentía a su comentario, era mejor acostumbrarse, mucho mejor. Y eso era exactamente lo que debía hacer, acostumbrarme, pero, pero con ella siempre podía ser muy fácil.

—Yo también, como cuando compré veinte helados y estaban al dos por uno y pues tuve que irme a casa con 40 helados que comí todos de un lengüetazo— había sido un día memorable comer tantos helados y en verdad había sido a lengüetazos, mientras estaba convertido en lobo; lo malo fue cuando al caer la noche no aguantaba el dolor de estómago y ya que los medicamentos no me hacían ni cosquillas, entonces tuve que soportar un suplicio.
—Ok, nada de entierros— fingí desilusión —ah, ¿quieres verme?— enarqué la ceja repetidamente, seguro que le sorprendería. Nada de un gran danés. Soy un lobo de tamaño descomunal con largos pelajes color del trigo tostado. Y luego de recapacitar sus palabras caí en la cuenta de algo —dijiste que era sexy?— reí con una sonora carcajada. —No, mi traje es el de Adán— volví a reír con fuerza al tiempo que pasaba una mano sobre mis cabellos, —es más práctico, así ando cómodo y sin necesidad de traer el traje todo el tiempo conmigo, tu sabes— vuelvo a repetirme. Que tonterías digo.

Seguí el camino con un suspiro, me mantenía muy pegado a ella mientras contemplaba el cielo nocturno que se abría paso con esas espantosas nubes arremolinadas en lo alto, alejando a todo lucero que en la ciudad donde antes vivía parecían diminutos diamantes en un manto oscuro. Mis pisadas no se escuchaban más sin en cambio las de Kendall eran fácilmente perceptibles, me tranquilizaba escucharle. Así como perceptible eran sus pasos, lo era su aroma que pronto salió a relucir en la frialdad del clima. Y estaba en un pequeño error porque me hizo girar en la calle abajo mientras que su aroma provenía del sitio correcto disparado por una fría brisa nocturna. ¿Cómo iba a decirle que por allí no era? —¿Estas segura?— inquirí con demasiada duda en mi voz para hacerla dudar más a ella. —Porque parece muy desolado de este lado— continué en un tono bajo pero seguro de todo, podría ser el momento de usar mi don. No, cómo para qué? Mejor seguir con esto, además yo estaba aquí para cuidarle, nada malo podría pasarnos.
avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Lun 2 Abr - 19:08

No podía dejar de sentirme bien, dejar de sentirme tan y extrañamente bien, feliz y no se era una sensación extraña, al menos para mí, que me dejaba un tanto extrañada, si solo pudiera dejar de hacerme cuestionamientos sin sentido y solo disfrutar de su compañía, creo eso sería lo mejor. Sería lo mejor pero no podía evitarlo, no soy esa persona que le entrega su confianza a cualquier persona y mucho menos dejar que las personas me conozcan tal cual soy. Pero con él es diferente, por alguna
razón que no comprendo del todo bien, lo era, me daba esa sensación de poder hablar de quien, o como realmente soy sin ese temor a ser rechazada o juzgada, me hacía sentir protegida creó. Y no sé hasta qué punto eso es bueno.

Lo mire unos momentos fingiendo molestia cruzándome de brazos – Bueno, supongo que me refiero a mi misma con eso, tampoco es como que allá muchas – gire mirando a las personas que estaba en el lugar, que, como había dicho, no eran muchas – Bueno ser graciosa es de mis mejores cualidades – sonreí con suficiencia – Bueno, no es para tanto, pero tú eres el que no debería volver a bañarse digo no creo que vuelva a suceder eso de acercarme a tocarte, no – negué con la cabeza, fingiendo que un escalofrió me recorría, como si me fuera repulsivo tocarlo.

Fruncí la nariz mirándolo - ¿Por qué no lo usaría?, acaso usas shampoo a base de placenta – dije sonriéndole divertida, pensando algo un poco mas asqueroso, aunque realmente no se me ocurría algo mas asqueroso que eso – O de esperma de ballena – había escuchado de ellos y no comprendía como por que las personas lo usarían, digo me daría más asco que nada. Pero cada quien usa lo que quiere – Bueno solo no digas que los musicales son aburridos por no lo son – podía mencionar algunos que lo eran, “Cats”, es el único musical que nunca me gusto pero no se lo diría claro, lo mire unos momentos antes de reír rodando lo ojos – Soy extraña que puedo decir – dije encogiéndome de hombros, sonriente – No metas a Baltazar en esto, además quien pelean con quien, yo solo estaba
bailando y así – dije rodando los ojos, imantándolo – Bueno, parezco del estilo Glee, pero no, no me gusta – me encogí de hombros, lo conocía, lo había visto algunas veces, me gustaban algunas canciones pero no era lo mío – Seguramente nunca has ido a un musical, por eso no te gusta – dije sonriéndole, pues yo pensaba igual, hasta que me llevaron y me enamore y ahora no podía evitar ir a todos los musicales existentes o a la mayoría - ¿Estrategía?, no lo creó, supongo que abra algún chico que quiera ir conmigo a New York – dije encogiéndome de hombros.

Me encogí de hombros con una mueca – Puedes tener la razón en eso o en algunas cosas – dije meditándolo un poco, seguramente había personas o fundaciones que “ayudaban” a otras solo para hacerse más famosos, ganar más dinero o lo que fuera, muchas veces yo pensaba de la misma manera – Pero no todos, al menos yo no – dije sonriendo a medias, yo daba lo que tenia sin la necesidad o sin buscar recibir algo a cambio y conocía personas que eran igual a mí, no muchas por desgracia, pero existían – Ya se, la escuela no debería existir, bueno si, no debería existir la tarea ni los exámenes, todo sería más fácil – Yo no era precisamente la persona que hacia sus deberes o estudiaba para los exámenes, bueno si pero una hora o clase antes.

Negué, mirándolo – A mi me gusto desde “las diez cosas que odio de ti”, mas cuando canta la de “can´t take my eyes off you”, ya sabes, I love you, baby – sonreí emocionada, pues eran de esas películas que las ves una y otra vez y no te cansas, mas esa parte, simplemente me encanto – En ese momento me entere que estaba muerto y casi lloro, lo juro - asentí levantando la mano izquierda – Ya se, los padres son tan malos por obligarnos a hacer tarea – dije negando indignada – Bueno, no prometo pagarte demasiado pero veré que puedo hacer, ya encontrare la manera de recompensártelo – dije sonriéndole malvada – Me da gusto que te aceptes, así las personas te aceptaran – dije dándole unas palmaditas en la espalda, sonando bien motivacional – Soy rara, puedo vivir con ello y puedo ser muy ingeniosa – me encogí de hombros con una sonrisa – No sé qué revista puede ser mas glamurosa de las que te dije, pero dime como cual “sabelotodo” – lo mire divertida, riendo suavemente sin poder evitarlo.

Me encogí de hombros – Igual y si, Balty podría – dije sonriendo divertida – Ya sabes eso de compartir sangre con él no me molestaría mucho – dije sonriéndole, como que recordaba que en algún momento había pasado en el libro y había sido un tanto…. Interesante – No debí pedírtelo a ti, con él es más seguro y me gustara más – dije asintiendo divertida, perdiéndome unos momentos en sus ojos, pero por alguna extraña razón jamás podía sostenerles la mirada a las personas, solo sonreí bajando la mirada, pasando una mano por mí cabello.

Negué, mirándolo – Bueno eso creo, digo una madre normal lo haría – dije soltando una prolongado suspiro - Digamos que mi madre es mala, bueno no es una buena madre - negué, encogiéndome de hombros, hablar sobre mi padres no era como l más fácil para mí, sobretodo porque las personas tienen padres normales, buenos, y generalmente siempre que las personas sabían cómo eran en realidad, mas allá de lo que les gusta aparentar, sentía algo asi como lastima de mi y eso nunca me a gustado.

Me encogí de hombros – No me molestan las buenas, pero en ocasiones llegan a frustrarme un poco, pudiéndose salvarse solas tienes que esperar a que alguien lo haga – dije rodando los ojos, pero no
ese es el espíritu de esas novelas – Más te vale que sea así, porque esta vez fui una buena persona y no viste mi lado obscuro y malo, Balty me vuelve loca – dije sonriendo divertida, pues era real como muchos otros personajes y la verdad es que entrar en di scusiones con otras fans locas era divertido y luego no tanto, pueden ser personas más locas que yo y me dan un poco de miedo.

Me reí divertida – Que bueno por ti, a lo mejor hasta te gusta la cereza después de eso – dije asintiendo sonriente y emocionada – Aunque ahora tendré que buscarlo – dije encogiéndome de hombros negando, sintiendo el brinco que daba mi corazón, latiendo tan fuerte que sentía que en cualquier momento saltaría fuera de mi - Esa no es la manera correcta de pedir mi teléfono, Job – dije sonriéndole tierna y divertida – Amo todo eso, señales de humo, me encantan – reí divertida, pensándolo bien no es tan ilógico,digo el pueblo es lo suficientemente pequeño como para poder verlo donde sea que estemos.

Rodee los ojos riendo – Oh bien me llevas contigo y las cosas son más fáciles, si son chicas te toca sacar tus encantos y si son niños, pues ya veré que hacer – dije sonriéndole divertida, lo escuche e hice un ademan con la mano restándole importancia – No creó, llega alguien nuevo y se olvidan de ti, al final se acostumbra a verte o se aburren de ti – me encogí de hombros, siempre seria igual, conoces todo de la persona nueva, te das cuenta si tienen algo en común y luego al olvido, bueno no tanto así pero ya no existe tanto interés – Bueno, siempre existe la primera vez, pero no te hagas ilusiones – dije sonriéndole mala – Ese señor si es sabio para que veas, y tiene mucha razón, al menos no estamos solos en esto, sufriremos lo mismo, por lo que podemos ser aliados – dije sonriéndole divertida, sin duda las cosas malas con otra personas son menos… malas.

Lo mire seria unos momentos – ¿Es en serio? – pregunte mirándolo con una ceja levantada, comer cuarenta helados no me sonaba muy real, por mucho que una persona amara los helados - Bueno creo que te gusta mucho el helado, aunque creo que después de comer 40 yo empezaría a odiarlos o a no querer comer uno más – dije encogiéndome de hombros y sería triste pues soy adicta a los helados. – Y puedo regañarte así como “Job… malo” y así – dije sonriendo ampliamente como niña pequeña – Si, me gustaría verte, digo si me convences no tendré que comprar un perro, puedo adoptarte – dije asintiendo divertida. Me sorprendí unos momentos y recapacite recordando lo que le había dicho – Creo haber dicho, “Los perros gran danés son muy sexys como para que tu seas uno”, se que es lo que quieres escuchar pero no pongas palabras en mi boca, Job, malo – dije haciendo un movimiento con mi mano, señalándolo como cuando una persona regaña a un perrito, sin poder evitar reírme después – En ese caso no quiero verte con el puesto, gracias – dije riendo divertida – Supongo que es más fácil quitarse la ropa a tener que meterte en el trajecito – dije asintiendo comprensiva – Todos los supe rhéroes deberían usarlo…… mejor no, creo que crearían traumas en los pequeños niños que los vean – dije negando antes de reírme, todo era tan simple y fácil estando con él.

Fruncí el ceño mirándolo, luego mirando las calles, pues claro que no estaba segura, pero que podía hacer, ¿Sacar mi GPS?, no creo que funcione muy bien, suspire negando – La verdad no tengo ni idea – dije pasando una mano por mi cabello – No se vale, que clase de persona soy si no se regresar a mi casa – dije mientras comenzaba a hacer berrinche – Tal vez este es el mejor momento en el que te conviertes y me dices por donde – dije mirándolo sonriente – O nos sentamos aquí hasta que amanezca, o caminar sin rumbo también es una opción – dije encogiéndome de hombros, suspire mirándolo haciendo un puchero molesta, antes de mirar al cielo, que cada vez se ponía un poco más obscuro, y lo más probable es que volviera a llover pronto. – Pero será mejor tomar una decisión rápido si planeamos no mojarnos – dije mirándolo.
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.