Twilight Cronnos & Los hijos de Sangre
Bienvenidos a Twilight Cronnos


 brothersoft.com  brothersoft.com  brothersoft.com  brothersoft.com









¡Bienvenid@!

Bienvenido a Twilight Cronnos & los Hijos de Sangre



¡Conectate!

Ingresa con tu nick, Nombre y Apellido, se admiten iniciales.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 23 el Jue 15 Jun - 6:12.










Administración

Renesmee C. Cullen
MP - PERFIL
Isabella M. Cullen
MP - PERFIL
Alexandra G. Night
MP - PERFIL
Jane E. Vulturi
MP - PERFIL
Didyme Vulturi
MP - PERFIL


Awards


Volker W. Wycliff
Mejor personaje masculino
Últimos temas
» Looking For You
Dom 8 Dic - 0:22 por Invitado

» Twilight Rol Suiza [Afiliación Standard] Dos años ONLINE!!
Vie 15 Mar - 13:04 por Invitado

» Blood´s Hunters [Afiliación Hermana]
Miér 27 Feb - 10:18 por Invitado

» Imperial City || Elite || TVD ; PLL ; TW ; GG ; TSC || Foro nuevo.
Vie 18 Ene - 19:26 por Invitado

» 7th & Spring || Afiliación normal
Miér 2 Ene - 11:56 por Invitado

» Adventures of Merlín - Afiliación Elite
Mar 1 Ene - 23:19 por Invitado

» H2O Sirenas del Mar • Mermaids • Elite • +18 • Nuevo
Mar 1 Ene - 18:44 por Invitado

» Sweet, sweet London (Richie)
Jue 20 Dic - 23:06 por Richie J.

» Make It Up As I Go - Élite, Famosos, Cambio boton
Dom 16 Dic - 5:40 por Invitado









Enlaces Rápidos






Amsterdam

Pasa el ratón por encima para desplazar la información.
Hermanos





Élite

Adventures Of Merlin Titanic RPG Make It Up As I Go


Normales


 brothersoft.com









Créditos&Copyright

Skin diseñado por Skaôi de SourceCodeEl contenido de este foro es propiedad del staff administrativo. La historia se basa en la saga Twilight, con un toque original de Renesmee C. Cullen. Los graficos fueron diseñados en conjunto por Didyme Vulturi y Alexandra G. Nigth, utilizando el coloring de Sidhe.

Shh guarda silencio! // Kendall

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Miér 8 Feb - 20:35

Y la lluvia discurría pesaroza columpiándose entre el viento mientras la rama de un delicado árbol arañaba mi ventana emitiendo un ruidito que me ponía los nervios de punta. Tal parece que las escenas de las películas de terror si eran sacadas de la vida real. Bien no es para tanto, no es que en estos momentos fuera a salir algún mounstro de debajo de la cama o fuese a sonar el teléfono cuando esta descolgado o x situación ridícula. Pero admito que me daba una sensación escalofriante.

Mordí la uña de mi dedo pulgar al tiempo que anotaba un número 6 en el penúltimo recuadro del sudoku al que le había dedicado toda la mañana entre mis descanzos de la pequeña biblioteca.

Había decidido que gastar mi tiempo libre o más bien trabajaba en la biblioteca era lo mejor, si bien no habían tantos libros como lo hubiera esperado podría estar en un lugar tranquilo, leyendo y de vez en cuando aprendiendo nuevas cosas. Sin embargo era el tercer día de trabajo y ya estaba aburrido de tanto silencio. Podría hasta jurar que allá afuera había un gran sol brillante, un cálido clima, flores y risas mientras yo estaba aqui, en la humedad, con varias goteras, sin ruido alguno salvo de las personas que se me acercaban a preguntar por un título.

Solté un suspiro poniendo el último número, cambié la hoja de la revista y una sopa de letras me esperaba. "Belleza" leí mentalmente buscando la palabra comenzando a tamborillear con el lapicero sobre la hoja. Mordí mi labio inferior hallando la bendita palabra aunque cuando ya la iba a encerrar me di cuenta que estaba mal escrita, en lugar de llevar una z estaba escrito con s; o era una falta ortográfica o aún no encontraba la dichosa palabra. Fruncí el ceño para después cerrar los ojos concentrándome en el murmullo de unos estudiantes al fondo de la biblioteca. Odiosos.
avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Jue 9 Feb - 17:25

Cuando tome la decisión de irme de Londres a un pueblo pequeño como este, nunca había medita del todo lo aburrido que seria, pues no había encontrado nada divertido que hacer en mi tiempo libre, que generalmente era siempre, pues no me dejaban muchos deberes escolares en los que pudiera pasar la tarde. Ir al la playa en la Push era sin duda lo que ahora me gustaba más hacer, pero debido al mal tiempo que caracteriza a Forks ir a bucear, surfear o solo nadar era como un acto suicida, pues el agua se enfriaba demasiado y las olas eran demasiado altas para mi, lo que me impedía ir para allá.

Mis amigas tenían cosas que hacer y no podían acompañarme, las envidiaba un poco pues ellas tenían a su familia, alguna parte aunque fuera, pero no estaban tan solas como yo. Suspire mirando por la ventana de mi recamara viendo las gotas de lluvia que caían del otro lado, nostálgica, sin duda era la escena en la que estaba.

Después de intentar ver televisión sin encontrar algo realmente interesante, tome mi chamarra blanca a juego con mi ropa, mi bolsa, metí mi Ipod en la bolsa de mi chamarra colocándome los audífonos, un paraguas de colores pastel, salí por la puerta de mi casa caminando por las calles. Los más probable es que encontrara algo más interesante que hacer fuera de casa que dentro de esta. Camine sin rumbo un rato, cantando en un tono de voz bajo las canciones que sonaban en mi reproductor, hasta que pase delante de la biblioteca del pueblo, lo pensé unos minutos antes de entrar sacudiéndome las pocas gotas que habían caído sobre mi.

Le sonrei a la recepcionsta, gracias a que no era la primera vez que venia ya me conocia y sin ningun problema me dejo pasar, vi algunos chicos del colegio que reía y platicaban yo solo les sonreí y salude con un simple movimiento de mano. Me dirigí a los estantes donde estaban las novelas y ese tipos de libros, sin poder evitar como era mi costumbre al escuchar música cantar las canciones, sobretodo esta que acababa de comenzar, Super Bass de Nicki Minaj.
-Boy you got my heartbeat runnin' away, Beating like a drum and it's coming your way ,Can't you hear that boom, badoom, boom, boom, badoom, boom, bass - Cantaba una parte del coro mientras incluso me movía al ritmo de la musica
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Jue 9 Feb - 23:32

Mentalmente comencé a trazar todas las opciones de posibles trabajos a los que podría tener acceso. Hace dos días había uno en el supermercado, aunque eso implicaba mancharme la ropa, terminar oliendo a fruta o detergente dependiendo del área donde me asignaran. En la pequeña cafetería también solicitaban personal. Soy un buen cocinero pensé e inmediatamente me vino a la mente las tantas veces que eché a perder la comida que Alma había dejado a mi cuidado. Ok, ese puesto queda fuera. ¿Que tal la gasolinería? Soy bueno con los automóviles y todo eso, seguro no sería tan difícil, ¿o si? No puedo creer que fuese a desertar tan rápido ni una semana llevaba aqui y me sentía hasta la coronilla del susurrar de las hojas al ser pasadas.

Llevé mi mano a la frente todavía con los ojos cerrados. Me encogí y decidí que era mejor pensar en esto después, al menos hasta que los chicos que reían quedamente guardaran silencio. Imposible, los adolescentes siempre estan intentando violar las reglas. Pff como si yo no lo hiciera. Bueno pero éste vez es diferente, pues al menos por el día de hoy soy quien marca la autoridad y las normas. Y aunque eso no me tranquilizaba ni era mucho de mi agrado debía hacer mi mejor trabajo. Qué fastidio.

Justo cuando terminé de pensar en esa frase -qué fastidio- escuché la voz cantarina de una humana a quien pude identificar por su aroma dulcemente cálido. Ella parecía estar cantando, más bien ella cantaba. Abrí mis ojos encontrándome con una chica que iba caminando o casi danzando al ritmo de una música que no reconocía del todo; pero, de sus audífonos saltaban las notas musicales fuertes como para dejar sordo a cualquiera. Bueno era obvio que no a todos ya que ella sí que podía.

No había visto a la chica con anterioridad en la biblioteca, sin embargo apenas y llevaba tres días aquí asi que no tenía tanto tiempo como para conocer a los usuarios frecuentes. Además la joven humana era bastante mona, podría dejarla andar así como si nada. No, Job, se deben seguir las reglas. El letrero de "Guarda silencio" todavía parpadeaba en casi todas las secciones de las estanterías en la biblioteca como para que yo estuviera haciendo caso emiso de esas palabras en neón.

Solté un suspiro y fruncí el ceño al tiempo que me ponía de pie colocando el lápiz en mi oreja. Con paso rápido me dirigí hacia la chica y di unos cuantos golpesitos con dos dedos sobre su hombro esperando no ser tan brusco ni parecer la típica bibliotecaria de las películas cuando "gritan" o más bien reprenden en voz baja. "Shh guarda silencio" y señalan el letrero. Aunque yo no tengo nada de ello, no soy una chica, no tengo lentes y mucho menos son un anciano. Ok, demasiados estereotipos. Nota: Dejar de vez tanta televisión.

Sonreí con cautela y afabilidad para que no quisiera que le estaba atacando o algo así. —Disculpa— murmuré. ¿Ahora qué? Ah si —¿podrías bajar la voz?— cuando terminé de pedírselo pensé en que quizá yo era el único que escuchara su cantar tan fuerte y en realidad solo estaba musitándola. Oh, oh espero que no sea así.
avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Vie 10 Feb - 23:50

Estaba concentrada en la gran variedad de libros y títulos de novelas que tenia ante mí, al igual que en la música que continuaba cantando suavemente y moviéndome al ritmo de esta, algo que no podía evitar, cantar y bailar eran parte importante de mi y cualquiera que me conocía lo sabía perfectamente y más una canción pegajosa como esta y significativa para mi pues me traía recuerdos a mi mente, mis amigos ingleses, vacaciones en Bora Bora, mis locas ocurrencias y todo esto frente a una cama web , de solo recordarlo una sonrisa enorme se posaba en mis labios, sin duda buenos tiempos aquellos.

No había pensado que el lugar en el que me encontraba no era el más apropiado para hacer esto, y me percate de eso hasta que alguien me dio dos suaves toques en mi hombro los cuales me sobresaltaron un poco, haciéndome saltar levemente al tiempo que me quitaba los audífonos y me giraba a ver al susodicho. No era alguien a quien conociera o hubiera visto antes por aquí, aunque sin duda lo recordaría no olvidaba unos ojos así tan fácilmente, aunque por lo que había alcanzado a escuchar que me decía, debía de trabajar aquí o ¿sería un estudiante que se había incomodado al escucharme cantar?, tal vez podría ser una opción – Disculpame – dije apagando la música que continuaba sonando – No me percate de lo que estaba haciendo, me deje llevar por la música – dije sonriéndole un poco , pasándome una mano por mi cabello apenada, aunque ciertamente no pensaba que había estado cantando tan fuerte como para que toda la biblioteca se enterar, tal vez estaba él más cerca para escucharme a diferencia de los demás, “ debes poner más atención, Kenny” me recrimine a mí misma, pues lo más probable es que no lo hubiera visto al pasar por estar tan metida en mi burbuja personal.

-¿Trabajas aquí? – dije girándome sobre mis talones a “mirar los libros de los estantes – Creo que no te había visto por aquí - dijo girando lo suficiente para verlo uno momentos antes de volver la mirada a los libros que tenía enfrente, no era como que ella fuera muy seguido por ahí pero él no tenía por qué saberlo.
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Dom 12 Feb - 16:34

Entonces allí estaba yo; haciendo mi trabajo como un buen contribuyente de la fuerza laboral del país, creo que solo quería aparentarlo porque sinceramente estaba a nada de colgar la toalla y ser otro más de la población económicamente inactiva. Aunque admito que esa opción me sonaba demasiado tentadora, ya que a lo largo de los años mi madre y yo habíamos hecho buen dinero, así que practicamente no lo necesitabamos. No obstante estar en casa o en el bosque merodeando era algo que se me antojaba hacer de vez en vez para marcar la diferencia en la semana. Lo que me hacía volver a recarlar el hecho del porqué estaba yo aqui. ¿Hobbie? Nah, tampoco hay que exagerar.

Casi pude haber reido de su reacción. No había pretendido asustarla y tal vez eso no se catalogue como asustar sino tomar desprevenido a alguien. Aunque no se habría visto bien que yo me pusiera a mofarme de ella cuando le había pedido que guardara silencio. Además de que en cuanto ella se giró y me miró con esos enormes ojos castaño no pude más que sonreirle y olvidarme de la burla. Típico. Las mujeres tienen armas tan delicadas y sutiles que ni te das cuenta cuando caes en ella, simplemente te enganchas y no hay vuelta atrás.

Tuve que esforzarme por escucharle, pero de todas maneras me fue imposible ya que sus labios llamaron toda mi atención. Debo admitir que eso no fue del todo malo ya que pude leerlos y enterarme del mensaje que me estaba comunicando. JOB, anda presta atención!!!!. Supongo que el gritarme a mí mismo en algún lugar de mi psique ya esta siendo demasiado extraño, hasta comienzo a creer que me cataloga entre las personas con locura extrema. Pero, eso siempre he sabido que soy, ¿cuál es el problema entonces?

—Entiendo— dije en voz baja —no te preocupes, solo baja un poco la voz— una vez más creo que he sido un poco exagerado, igual y ni cantaba fuerte. Esta bien podría ser una excusa de haber dejado el trabajo ¿no? Podría decirle a mi madre "Dejé el trabajo porque mi oído capta cosas de más". No, eso me hace lucir como un chismoso nada más. Para la próxima solo haré cao omiso y si alguien llega a quejarse entonces entraré en acción. Oh pero que inteligente soy. Jah, jah.

Uy no, no trabajo aqui solo me gusta ir diciéndole a la gente que se calle. Es un buen hobbie. —Si— musité escuchando el repiqueteo constante de mi corazón que ¿se había acelerado? No, asi siempre esta ¿no? —soy el nuevo empleado así que me verás mucho por aquí— rodé mis ojos por el final de mi frase ¿por qué no solo dije que era nuevo y ya? talvez ella solo venía por una tarea y al juzgar por su apariencia seguro que era la típica chica hermosa, popular y todo eso pero, hueca.

—¿Buscar algún libro en particular?— inquirí desviando mi mirada de ella hacia el estante —¿algún tema quizá?— me acerqué mirando por encima de su hombro —digo..., por si necesitas ayuda de encontrarlo, ya sabes es mi..., trabajo— demonios, malditas palabras. Nota 2: Largarse después de pedir que se guarde silencio.


avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Lun 13 Feb - 20:31

Le dedique una sonrisa ladeada - Y veo - dije mirando una vez más los libros, claro que era nuevo y trabajaba aquí pero que más podía decirle, y había obtenido buena información, tal vez me pase más tiempo por aquí, no es como que la biblioteca se me hiciera aburiida, creo que de hecho todo lo contrario, la lectura era uno de mis hábitos favoritos y si pudiera leer un libro todo el tiempo yo seria más que feliz, pero ahora ya tenia un motivo mejor y nada mal ese motivo.

Lo más probable es que mis amigas del otro lado del mundo, se sintieran muy orgullosas de mi, bueno, generalmente no soy una chica que se acerque a los muchachos ciertamente guapos, pena, pues algo así, generalmente no se que decir que no suene tan mal, pero por suerte el se había acercado solo, ¿destino?, quizá, "Su trabajo diría yo", me recrimino esa voz es tu cabeza que es la más sensata siempre, y esta vez no se había equivocado.

Preste especial atención a los libros ahora que la pregunta iba directa sobre ellos, no pensaba dejar que creyera que era una chica que había caído por equivocación a ese lugar - Mmmm...la verdad no - dije haciéndome a un lado para que el pudiera ver los mismo libros que yo - Estoy buscando algo...la verdad no – dije girándome a verlo unos instantes – Busco algo interesante, tal vez suspenso, romántico, no lo sé estoy perdida esta vez – y era verdad, generalmente siempre sabia que quería leer, pero ahora no tenía nada en mente por lo que cualquier cosa era buena. - ¿Tendrán algo sobre animales, perros siendo más especifica? – dije mirándolo interrogada, desde el día que vi cerca mi muerte en un café en Seattle, tenía la idea de tener una mascota, pero no sabía nada de ellos, bueno no tanto como debería – Si no tienes es comprensible, pues no es una librería, ni tiene de mascotas ni nada por el estilo, quizá debería ir a una, seguramente ahí me darán mejor información y ver a los cachorros será tan …. – cerré la boca antes de sonreírle tierna y avergonzada al mismo tiempo – Lo siento, suelo hablar demasiado rápido en algunas ocasiones – Era algo realmente molesto, pues me pongo nerviosa y comienzo a hablar sin control, cambiando el tema de conversación cada minuto haciendo difícil que las demás personas entiendan mi mensaje.
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Mar 14 Feb - 16:04

Uff que bien se sentía que no se había dado cuenta de mis repentinos nervios, era eso o estaba fingiendo no darse cuenta de ello; en caso de ser lo segundo le doy el crédito por no hacerme sentir tan mal por las palabras tontas que decía. Lo bueno de ser yo..., pensé, negué y suspiré dentro de mí, otra vez, lo bueno de ser yo. Demonios no encuentro nada que quede con esa frase, no hay nada que se compense con mi falta de una buena conversación por mi parte y eso que se supone que gracias a mi don las palabras deberías estar revoloteando en mi mente y siendo expulsadas por mi boca con elocuencia; sin embargo solo demostraba mi falta de practica en las relaciones personales.

Ok, habiendo quedado en claro que yo trabajaba allí solo quedaba la retirada. No había estado mal. Bueno no tan mal. Podría decirse que en la escala del 1 al 10 obtenía un 3.5 lo que era excelente. Ah no sé ni lo que digo, entablar comunicación con las personas siempre es difícil y más cuando son chicas lindas. Rayos debí haber tomado alguna clase motivacional o esas conferencias de "cómo hablar con chicas", si es que existieran. Aunque si existiera no iría, ¿para qué escuchar hablar a personas que son exitosas dando conferencias pero en sus casas solo tienen un perro?

La miré enarcando una ceja, si quería alguna novela romántica se había equivocado de sección. Eso solo me indicaba dos cosas la primera, nunca entraba a la biblioteca como muchos alumnos, que inclusive no van aunque les dejen miles de tareas, porque hacerlo si existe el internet; y la segunda que en verdad estaba buscando un buen título que atrajera su atención para sumergirla en el fantástico mundo de la lectura. A mi parecer la segunda opción me resultaba más convincente. Bonita y culta, buenos atributos, difíciles de hallar además.

—Bueno la sección de literatura es el siguiente estante— di un paso atrás señalando —si tiene etiqueta azul turqueza es literatura— sonreí dejando de señalar para pasar a rascar mi nuca distraídamente , —la biblioteca cuenta con buenos títulos pocos, pero— me encogí de hombros —literatura inglesa, francesa, america de todos los estilos y para todos los gustos— pensé rápidamente en algunos títulos que había visto la tarde de ayer, Anne Rice entre mis favoritas aunque solo estaban dos de la larga serie y eran alternados. Emily Brönte, Claudia Gray o quizá Oscar Wilde. Pero, la chica -que por cierto aún no sabía su nombre- comenzó a hablar.

Llevé mi índice hasta mis labios para pensar algún título, pero todavía no conocía todos los libros inventariados por lo que a ciencia exacta no conocía todo en la biblioteca. Lamí mis labios —la verdad no sé, creo que había uno pero en la sección de niños— dije lo último con una risita ahogada. —Pero iré a ver en la base de datos quizá exista alguno— me encogí de hombros, tuve que esforzarme por reprimir una risotada.

—Ah descuida, eres buena hablando— ¿eres buena hablando? ¿qué tonterías digo? —quizá si deberías ir a una librería, aunque en el pueblo tampoco es como que haya mucho— me crucé de brazos. Aja y ahora qué?

avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Mar 14 Feb - 20:11

Me gire a mirarlo un tanto sorprendida, no iba muy seguido a la biblioteca, pero esta no era lo suficientemente grande como para que no me hubiera aprendido la ubicación de algunos libros, de menos los libros que más me interesaban, sobretodo literatura. Hice una mueca mirando el pasillo que me señalaba y asentí pensativa, mirando número de estante y los libros delante de mi, ningún titulo o tema que buscara por el momento, aunque si me dejaran tarea de Química, Bioquímica, Fisicoquímica y todas sus ramas ya no seria problema para mi a la hora de buscar un libro relacionado a eso.

- ¿Me equivoque? - dije más para mi que para él, no era algo que me pasara muy seguido ( la presumida no vino) pero el hecho de ponerte a cantar y a bailar y solo pensar es una buena excusa, no excusa mas bien la realidad. Tal vez una buena nota personal seria no perderme en la música, claro, como si eso fuera posible. - Bueno, suele suceder - dije encogiéndome de hombros dedicándole una sonrisa, asentí escuchándolo, ahora ya no se olvidaría la etiqueta azul turquesa nunca más, y la información de los diferentes tipos de libros con los que contaban, aunque tendría que leer los títulos que tienen.

Lo mire un poco molesta, libros para niños, tenia sentido pero no me sentaría a leer libros así ademas no creo que me dieran la información que quería y necesitaba para encontrar una mascota - No creó que me sirva pero gracias de todas maneras - dije apartándome un mechón de mi cabello que había caído sobre mis hombros fingiéndome indignada, al ver la manera en que contenía la risa.

Suspire al escucharlo, tenia toda la razón, tendría que ir a Port Angels, o Seattle, la primera era la mejor opción, por ahora no volvería sola a Seattle, trauma psicológico que no superare en un tiempo. - Esa sera la mejor opción - dije encogiéndome de hombros mirándolo, además podría ir a comprar algunas cosas y a ver mascotas, lo más probable es que no comprara una ahora, pero si en un futuro cercano. Lo mire unos momentos, pero estar en silencio con otra persona nunca me había gustado me ponía lo suficiente nerviosa como para que me pasara cualquier cosa estúpida, lo que no era nada bueno, por lo que decidí romper con el.

- Tal vez deba ir a ver los libros que vine a buscar - dije caminando hacia el estante que me había señalado, pasando frente a él - Podrías continuar con tu trabajo e instruirme en los mejores libros que tienen - dije sonriendo le coqueta siguiendo mi camino hasta el siguiente estante - Por cierto, soy Kendall - dije extendiéndole mi mano tiernamente con una sonrisa en los labios.
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Jue 16 Feb - 0:33

Perfecto ahora me veía extraño. Siempre lo he sido pero no tenía porque dedicarme una mirada extrañada. Mujeres quién las entiende!? Enarcando una ceja le escuché y puedo hasta decir que comprendí el porqué de la mirada. Jah, claro se había equivocado de lugar, me habían comentado que hacía poco menos de dos semanas que se cambió la ubicación de los libros según por el ánalisis del psique, ok, eso último lo acabo de inventar. Más bien era porque los libros más pedidos eran matemática, lengua y a veces ciencias, era por ello que literatura ahora se encontraba en la última parte de la biblioteca. Aunque no entiendo del todo el porque si también se daba clases de eso ¿no? Debería preguntar a Alma sobre ello, ah quizá no les dejaran tarea ya que mi madre no se había ido a parar a lo que ahora era mi trabajo.

Asentí con una mueca de burla. Se supone que ya le había dicho que se equivocó, ¿por qué vuelve a preguntar? Es una pregunta retórica listillo. Oh si, claro. —Por supuesto— solté un suspiro solo por no reír. A todo mundo le pasa equivocarse, si, todos entran a una biblioteca con música retumbando en los oídos al grado de dejarte sordo, cantando a todos los vientos y bailando. Era totalmente comprensible. Aunque eso de cantando a los mil vientos no sé si sea totalmente cierto, todavía tengo la duda de si fui yo solamente el que lo pudo oír fuertemente o ella en verdad cantaba alto. Una duda de toda la vida. Exagero lo sé.

Tuve que volver a reprimir una risotada y es que ella me causaba gracia. Sus gestos eran demasiado inocentes y transparentes, como si pudiese leer un pensamiento o más bien identificarlo. Me es divertido. Además que eran acompañados con ademanes que me atrevo a aseverar me gustaban. Ya me veía arrastrándola hasta el lugar específico de infantes, sentándose en las pequeñas sillas de colores mientras hojeaba un libro ilustrado que en su mayoría comienza con "Érase una vez..., un cachorro". Bueno seguro que sería tierno y divertido observarla. Pff ¿qué cosas digo? ¿Observarla? No, podrían llamarme espía o acosador. Cielos que paranóico.

A todo esto ¿para qué querría un libro de perros? Si quería una mascota solo debía ir a la tienda de mascotas -que no sé si haya en Forks-, y comprar uno, normalmente las personas no suelen comprar libros para definir la raza que necesita, ni siquiera para cuando necesitan educarlos. Vuelvo a recalcar que la chica es medio extraña... —avísame cuando vayas a la ciudad a comprar, necesito quien me traiga un poco de calor, igual y hasta lo venden embotellado— si con el mundo tan competitivo de hoy seguro y ya hasta ofertan los rayos de sol, así al estilo de los dibujos animados con todo y arcoíris.

—Si— musité encogiéndome de hombros. Le miré pasar de largo frente a mí; el aroma de su cabello me sobrecogió aunque no pude distinguir cuál era el olor exacto. ¿Citricos? Quizá fuese su perfume.

Supongo que ya era hora de regresar a mi puesto de trabajo, allá junto a la sopa de letras o el crucigrama. Dinamismo, justo lo que necesita mi cerebro para pensar, si es que lo hace. Lamí mis labios preparándome para irme, quité el bolígrafo de mi oreja y me preparaba mentalmente para irme. Otra vez exagero pero casi pude haberlo hecho si ella no hubiese hablado. Eso era bueno, seguía hablándome y significaba que le agradaba? No, simplemente es mi trabajo.

Sonreí caminando hacia ella tenía una linda sonrisa y hasta creo que me estaba coqueteando. Jhajha Job ese ego. —Claro, mi trabajo— reí quedito —recuérdame qué tipo de género te gusta? o talves alguna preferencia sobre un escritor?— no conocía a muchos escritores y mucho menos tantos libros, no soy la clase de chico que se la vive con las narices en ellos. De hecho no soy la clase de chico de nada, no hay demasiado hobbies o a lo mejor sean tantos como para aburrime y terminar sin hacer nada de todas formas.

La miré con una sonrisa extrañada. Ella iba varios pasos por delante de mí. Soy demasiado lento con estos asuntos de relaciones humanas. Estreché su mano dándole una leve sacudida —un gusto— ¿Kendall? Peculiar. —Soy Job— acto seguido retiré mi mano no sin antes darle un apretón a la suya, y seguimos avanzando. El no tan alto estante alineaba los libros con una tristeza aparente, porque los libros estaban algo dañados aunque no por ello dejaban de parecer ansiosos porque alguién volviera a leerles. Nota 3. Leer más, vagar menos.
avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Jue 16 Feb - 21:52

Una nueva sonrisa se formo en mis labios, pensando en la idea de tener un compañero para ir a la ciudad, no es como si no tuviera con quien ir, pero bueno, era diferente, digo no es como que yo salga todos los días con un chico – Claro, puedes ir conmigo a la ciudad cuando quieras, pero no sabes el riesgo que corres – dije encogiéndome de hombros sonriéndole tierna, compradora compulsiva, es algo que me describe en algunos sentidos, la moda está en mi sangre y comprar no es algo que pueda evitar . – Seria increíble que lo vendieran embotellado, por aquí no se le ve muy seguido – dije suspirando levemente, amaba el sol y lo extrañaba demasiado, pero la lluvia constante, el viento y la humedad del lugar no estaba tan….mal.

Le sonreí cuando estrecho mi mano – El gusto es mío, Job – dije girando caminando hacia el estante, mire con una mezcla de sentimientos los libros que había, sorpresa, un tanto extrañada y sorprendentemente triste, no se parecía en nada a las bibliotecas inglesas a las que estaba acostumbrada, los libros estaban en mal estado, maltratados y dañados, los mire unos momentos todos sin prestar real atención a los títulos que me ofrecían, por pocos que fueran.

Suspire mirándolo, pensando en su pregunta – Pues yo diría que ya leí demasiada literatura inglesa, por lo que queda descartada, los franceses no me gustan demasiado así que no, por lo que solo me quedaría con literatura americana yo creó – dije acercándome a mirar algunos libros de cerca, leyendo los títulos – Escritores, no tengo ningún favorito, me gustaría leer a V.C. Andrews, pero su saga es lo suficientemente triste para hacerme no querer volver a leerla en un tiempo – dije sonriendo levemente, Flores en el Ático, era de mis sagas favoritas, pero no por ello menos triste, tres de cuatro libros lograron arrebatarme unas cuantas lagrimas, sin contar el revuelo de emociones que sentía en cada hoja que leía, por lo que no pensaba leerlo, no ahora, posiblemente de deprimiría un poco.

Leía algún títulos de los libros que quedaban a la altura de mi vista, Romeo y Julieta, no demasiado cursi, romance y tragedia no es para mí, Orgullo y Prejuicio, tal vez en otro momento, Hamlett, no lo creó, Paulo Coelho, aunque amo gran parte de sus libros, en este momento no era lo que buscaba, en otra ocasión tal vez. - Medianoche, Claudia Gray - lo saque del estante un tanto apresurada con una enorme sonrisa, sin duda era de mis libros de vampiros favoritos – Oh, amo este libro – dije sonriéndole – Es un lastima que no tengan los demás, aunque no se si leerlo, ósea me gusta mucho y eso, pero ya lo leí, de hecho creo que lo tengo, aunque no se si lo traje conmigo… - comencé a reime negando – Lo siento de nuevo, es costumbre en mi hablar rápido, tal vez en otro momento “Lucas” – dije al libro poniéndolo en su lugar, usando el nombre del personaje masculino principal de la historia, antes de girarme a ver a Job, con una sonrisa. – Tal vez si deba irme con los libros infantiles, son más fáciles de escoger – dije sonriéndole tierna y divertida, girándome haber si encontraba alguno que si me interesara leer, pues sería un tanto triste salir con las manos vacías, aunque podría decirse que no saldría así, pues al menos ya conocí a alguien nuevo.
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Vie 17 Feb - 16:06

Encuentros casuales. Comenzaba a creer que en mi destino estaba tener esta clase de encuentros. Primero la familia de vampiros que son demasiado mmm ¿extraños? Prefiero llamarles, peculiares. Luego la humana, Amethys que por cierto tenía mucho de no verla y también era extraña. Y ahora ella, que vuelvo a decir, es un poco rara. Ok no son muchos encuentros después de todo y quizá el raro aquí soy yo. De hecho lo soy. Pero vamos que sin rarezas en el mundo nada sería divertido. Además este encuentro era el mejor. Porque lejos de sentirme molesto o en constante competencia, sintiendo la necesidad de probarme -como con los vampiros-, alejado de la realidad, me hacía sentir…, nervioso claro, como si no se hubiese demostrado ya, y… bueno descifrarlos todavía sería una hazaña. Mejor no pensar en ellos hasta que pudiera identificarlos. Y ya hablando de ello me sentí realmente emocionado al tener la idea de salir juntos. No era una cita, pero al menos era un plan, y esperaba que fuese pronto. Por favor Job, piensa bien, solo lo dijo por cortesía. Claro, era de pensarse.

—¿Un riesgo?— sonreí alzando una ceja —creo que soy yo quien debería decir eso, aunque— me encogí de hombros —…, mentiría, la verdad es que soy un amor— bueno eso sí que era creerse demasiado y lo hacía. No tanto, solo tenía la suficiente autoestima, nada que fuese extremo. Supongo que hasta cierto punto era totalmente comprensible no? —ya lo creo, solo llevo unos días y el sol ni me ha querido venir a dar la bienvenida. Quiero pensar que es porque alguien lo necesita más— para ser sinceros odiaba -un poco nada más- la idea de que la mayor parte del tiempo caía agua a raudales, y no terminaba de entender el porque mi madre había elegido éste lugar. Existen muchos poblados en el mundo igual de pequeños, aislados pero con la compañía del sol. Pero…, y el doctor vampiro? ¿Existe otro lugar que posea uno?

Jugueteaba con el bolígrafo mientras ella miraba los libros. Habían pocos, algunos hasta con el simple roce del viento podrían caer deshojados. Pero eso no impedía que pudieran ser leídos, al menos que le hicieran falta páginas, aunque siempre se podía usar la imaginación. Siempre y cuando fuese leído por una persona que acostumbraba el gusto por la lectura, porque si era otro llámese Job, pues se quedaría con cara de what? Y quizá no volvería a abrirlo.

Me crucé de brazos sin saber quien era ese tal Andrews, lo que me hacía volver a recalcarme que debería leer más; aunque no había divisado ese nombre entre los inventarios. Quizá pudiera pedirlo para la próxima vez que se hiciera una requisición nueva. Por lo visto no teníamos en común la lectura. Yo no era tan aficionado a ella, no al menos cuando se trataba de novelas. Siempre preferí algo más científico, aunque tampoco es que hubiese incursionado en esos libros. Ya debería ponerme a leer más, sino no podre ser un buen bibliotecario? Cielos, solamente para no pensar tonterías debería leer.

Desvié la mirada de Kendall, que hasta ese momento no me había percatado de que le estaba observando medio embobado. ¿Medio?... Mi vista recayó en la pasta oscura de un libro que no reconocía, pero supuse que se trataba de algún tipo de escritura que hoy en día atrae bastante, justo…, justo como la que Kendall sostenía entre sus níveas manos con entusiasmo. Una vez más me parecieron encantadores sus gestos, además de que me daba gracia que ella apreciara todo eso de los seres mitológicos, eternos, fuertes y bellos. Que exactamente así es como eran en la realidad. ¿Serian algunos de esos escritores hijos de la noche, hijos de la luna o sus derivados? Ay no, por dios. Cuántos talentos perdidos en la eternidad. Jha, que drama.

Sonreí asintiendo. Era un buen ejemplar. De hecho Gray entraba en la categoría de buenas escritoras. Además siempre te dejaba con la duda en cada uno de sus libros, incluso tuve que leerme toda la saga solo para descubrir que no siempre se gana, pero que pese a ello siempre hay opciones para no sentirse derrocado. Superación ya no era la palabra que definía a cada personaje, y no sé cual era porque no me encantó que "Lucas" -que ya había mencionado la chica-, se convirtiera en lo que tanto odiaba. Pero al menos le quedó la dignidad. Aja, esa palabra era perfecta.

—Así que te gusta esta clase de lectura sobrenatural— comenté escaneando con la mirada el estante. Y cierto no estaban los demás libros, ¿por cuál número iba esa saga, el 4to. O el 5to.? Quien sabe. —Pues entonces dejemos a Lucas y Bianca por hoy, existen otros buenos escritores del mismo género— mi mirada pasó por Anne Rice, una pionera y a mi criterio una buena mezcla de erotismo y sensual misticismo, aunque cuando le leí por vez primera no era mi mejor momento. Aprendí que no solo existían las relaciones entre hombre y mujer a muy temprana edad. Lestast no era precisamente el vampiro bueno que amaba a la humanidad. Después estaba Kim Harrison, libros divertidos, aunque la mayor parte se trataba de la bruja atolondrada. Y el mito de las brujas se quedaba solo en mito ¿o no? Vampiros, licántropos, metamorfos, bla, bla…, no, ya no puedo aseverar que se trate solo de un mito. —Podrías leerte cazadores de sombras de Cassandra Clare— busqué el libro con la mirada, "Ciudad de Cristal" el tercero y único libro que estaba. []iDemonios[/i]. Mis Nephilim favoritos no estaban. Lástima el sarcasmo de Jace podría atraerle.

—…, Aunque siempre está la opción de L. J Smith— tomé el libro de "Despertar" el primero de la larga saga —no sé si ya lo hayas leído. Es muy buen libro para pasar el rato— se alejaba mucho de lo que realmente eran los vampiros, pero como había dicho era bueno para vagar entre letras. Un triángulo amoroso divertido, la típica protagonista hermosa y los amigos que nunca pueden faltar, sin contar que la autora era buena para seguir dando de que hablar en sus otros libros. Los Salvatore, podrían ser el próximo grito de la moda vampírica. Inclusive había querido tener su sortija para salir al sol, como todo buen vampiro, jah.—Espero no me digas que prefieres la serie televisiva que según se "basa en el libro" que sino mejor toma...— cogí uno de P.C.T Kristin Cast "Marcada". Sí todos ellos de vampiros. ¿Quién diría que los chupasangres eran tan rentables? —este, no tiene película ni programa en tv.— reí —pero si quieres salirte de los vampiros y hombres lobo entonces pueda haber algo de— alcancé a ver a Laurent Kate, pero solo estaba la "Traición" y aunque me agradaba no era lo que buscaba para ella…, pero éste si: —o si, "Oscuros" ángeles, reencarnación y fantasías no hay nada mejor que esto.

Valoré la posibilidad de que me viera como un fanático de lo sobrenatural pero un tiempo sí que lo fui. El leer tantos libros referentes al tema de los vampiros y seres mitológicos era lo más cercano que tenía a saber de un vampiro, igual que mi padre. Después me di cuenta -más bien Alma hizo que me entrara en la cabezota- que los libros realmente no plasman lo que es un vampiro. se alejan un poco de la realidad. Y digo un poco porque en lo que sí mentían era en que mueren con estacas, se calcinan bajo la luz del sol, les hiere el agua bendita, a su vez que los "hombre lobo" perecen con las balas de plata y solo se transforman bajo el influjo de la luna, aunque creo que esto último si es cierto cuando se habla de los hijos de la luna. Además algunos hablaban de los naguales -hombres o mujeres capaces de transformarse en un animal- aunque solo sabía de la existencia de los licántropos o metamorfos, y solo eran lobos. Como yo.

—Oh si, la sección de infantes es la mejor— reí —aunque no sé si puedas elegir entre "El búho que no sabía ulular pero sabía decir pío" o "Sopa de ratones" son libros tan extraordinarios que los querrás a los dos— sacudí la cabeza, aún recordaba esos libros que no recuerdo si mi madre los leía por la noche para mí o fue en el jardín de infantes cuando aprendíamos a leer. Como fuese todavía recordaba que eran libros tan pequeños y llenos de dibujos que más que leer era admirar las ilustraciones. —…, será muy difícil la verdad— me pregunto ¿qué seguirá después de esto?

Off: Lo siento me extendí demasiado u.ú
avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Dom 19 Feb - 12:37


Todas las personas que conocía desde mi llegada que, bueno, en si no eran muchas, parecían llegar a mí de manera espontanea y en algunos casos un tanto extraña, Birdg y Amethys en la playa de la Push, y ciertamente ya no me podía separar de ninguna de las dos, un policía un tanto extraño en un café en Seattle, que la manera de conocernos no había sido la más, mm… como decirlo adecuada y ahora la biblioteca, no me molestaba conocer personas, de hecho era todo lo contrario, conocer personas y hacer amigos me encantaba. Puesto que estaba acostumbrada a estar rodeada de muchas personas, ser el centro de atención aunque no me gustara tanto, pero nunca sentí que fueran…reales, falsos la mayor parte del tiempo, buscando siempre lo más beneficioso para ellos, por lo que ahora me iría con un poco de más cuidado a la hora de hacer amigos.

Lo mire con una ceja levantada y una sonrisa en los labios – Nadie es más adorable que yo, pero ya veremos – le dije riendo suavemente – Esa es una buena perspectiva – dije pensándolo un poco, no había visto mucho el sol por aquí, aunque tampoco es como que llevara mucho viviendo aquí, las pocas veces que eh tenido la oportunidad de tomar un poco de vitamina D había sido en mis excursiones a la Push – Nos has tenido la oportunidad de ver como toman los rayitos de Sol los de aquí –dije riendo un poco al recordarlos, se visten todos primaverales, pantalones cortos, sandalias, blusas de tirantes como si de verdad pudieran tomar el Sol – Creó que no conocen al verdadero Sol por aquí – dije encogiéndome de hombros, pues la verdad es que extrañaba mucho los rayos del Sol sobre mi piel.

Lo mire uno momentos, si me gustaba lo sobrenatural, pero comenzaba a desear cambiar un poco de género ya había sido mucho tiempo leyendo vampiros, hombres lobos, brujas, llegaba un momento en que ya no podías leer más sobre ellos. Era un poco sorpresivo para mí que el conociera sobre Medianoche y esa saga pues por lo que yo sabía no muchas personas leían esa saga, preferían sagas más comerciales, sin pensar que Claudia y sus libros para mi eran de los mejores hablando del tema sobrenatural, - Si podemos dejarlos, aunque por volver a leer e imaginarme a Baltazar lo leería un montón de veces – dije sonriendo para mi, pues me había enamorado de ese vampiro perdidamente y pensaba que Bianca era demasiado tonta por preferir a Lucas, pero ni modo. Mire un momento a Anne Rice, Entreviste me había gustado u mucho, pero era el único que había leído de todos los que tiene y de haber visto el titulo “Lestat”, “Reina de los Condenados”, sin pensarlo los hubiera tomado, pero no estaban.
Cazadores de sombras sin duda eran unos grandes libros, no los había leído, pero por la manera de hablar de mis amigas acerca de ellos tenia la tentación de leerlo – Me encantaría leerlo, pero solo está el tercero y no podría saltármelos los dos anteriores – dije soltando un suspiro de frustración, igual y la mejor opción sería comprarlos cuando fuera a la ciudad. – Ya los leí y si me gustaron, como dices para pasar el rato, no es de los mejores – dije mirando el libro en sus manos, mientras recordaba un poco de los libros, aunque era lo típico, el vampiro enamorado de una humana, su hermano completaba el triangulo amoros, la exnovia de ambos hermanos regresa pidiendo venganza y cosas como esas, gracias a ellos el lapislázuli era mi piedra favorita y quería una a sortija, un collar o lo que fuera con ella – Y no, no prefiero la serie, es una cosa…horrible?, para quien leyó los libros, cambiaron literalmente todo – dije negando indignada, había visto, por una extraña razón que no sabía cual…a quien engaño In Somerhalder era la razón, y me indignaba cada capítulo y me enojaba cada vez conforme pasaba la serie.

Miraba los libros que me ofrecía y el único que llamo mi atención fue el último, lo tome mirándolo unos momentos – Puede ser – dije encogiéndome de hombros, mirando otros libros – No tienen nada de…no se asesinos sériales o psicópatas, me gustan demasiado – dije sonriendo un poco para mi buscando algún libro conocido como “Psicoanalista” o “Mary, Mary”, algo parecido – Lo sé, soy extraña – dije dedicándole una sonrisa dulce, pues supondría que sería extraño que me gustara ese tipo de lecturas. – Oh algo de un escritor mexicano, no recuerdo muy bien el nombre de él, pero si del libro “Principe Maldito” – dije sonriendo ilusionada, sería extraño que yo leyera eso pues en Inglaterra no era como que muy común ver libros mexicanos, pero por obra del destino había llegado a mis manos y lo amaba sin duda – El mejor libro de vampiros que el leído y si tuvieran el tercero y o lo aparecieran te amaría demasiado – le dije sonriendo, recordándolo un poco, me gustaba y mucho y no había terminado de leer la trilogía y sin duda buscaría el ultimo para leerlo. - Ramón Obón, me parece que es su nombre-.

Me reí divertida ante su comentario – Tienes toda la razón, será una decisión muy difícil - sonreí divertida – Al búho ya lo leí por lo que ese no, “Sopa de ratones” me parece que no – dije poniéndome un dedo en la barbilla pensando un poco – No creó que no, tal vez me lleve ese – dije con una sonrisa, no es como que yo tomara los libros infantiles, pero mis padres en alguna ocasión me habían decidido castigar llevándome a hacer obras de caridad, que al final no fue castigo, más bien algo que cambio mi perspectiva de la vida y ahora ir a ver niños de la calle, niños enfermos, ansíanos y sobretodo refugios de animales, era parte de mi y una actividad que llevaba a cabo feliz de hacerle bien a alguien más sin la necesidad de recibir nada a cambio – Pero prefiero algo más como princesas o hadas – dije sonriéndole, si me gustaban las princesas mentiría si no, pero no eran como mis cuentos favoritos, ciertamente no creó que les dejaran un buen mensaje o enseñanza a las niñas que lo leen.

off: no me di cuenta >>.....iba a darte un buen golpe por ello(rosalie al habla)
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Miér 22 Feb - 8:01

¿Quién lo diría? Después de todo éste trabajo no fue tan aburrido, al final. Ya me sentía mucho mejor desempeñando una labor bastante aburrida y hasta común, o más bien rutinaria. Lo único bueno que había rescatado de éste empleo era que: 1. Podía vivírmela sencillo, es decir, no había mucho que hacer, solo colocar los libros en su sitio, callar a los habladores, ayudar a encontrar los títulos, etc, etc. 2. El silencio relativo, solo tenía que escuchar el pasar de las hojas miles de veces, cuchicheos de vez en cuando y la tonta lluvia en el exterior. 3. Bueno ese número todavía tenía que inventarmelo, o quizá podría ser el hecho de que podría pensar, reflexionar o leer, cosa que no había realizado desde que entré. Nota 4. Dejar de perder el tiempo. Espero que sí sea la nota 4 aunque el número realmente no importa. Pero ahora tenía mejores razones para conservar mi puesto ya que si Kendall era una lectora nata, pues solo me quedaba esperarle ¿no? Algún día tendría que regresar.

—Tienes razón— solté haciendo un mohín desalentado —me llevas la delantera— y claro que lo hacía. No podríamos comparar hasta donde llegaba su encanto contra el mío. Las mujeres siempre llevan las de ganar y más la castaña que tenía más de encanto en sus cabellos que cualquiera en el cuerpo entero. Y yo estaba tomando demasiadas notas sobre ello; como la manera en que sus cabellos adquirían un tono broncíneo allí donde la luz le tocaba, sus ojos se tornaban caramelo por la escasa luz de esta sección y parecían absorber la humedad del exterior como si pudieran mezclarse y hasta su sonrisa era sumamente encantadora con ese toque exacto entre inocencia y travesura. Eh! Basta Job, recuerda que solo es una cliente.

—No me digas que piensan que estan en la playa apenas y se asoma el sol en Forks— comenté en burla. Ya podía imaginarlos con sus playeras manga corta lejos de esos horribles impermeables, sus sandálias sin las pastosas botas, pantalones cortos dejando atrás los enormes ropajes y gafas oscuras. Sí, las gafas serían muy exageradas pero me apuesto a que algunos las traerán puestas. Creo que seré uno de ellos. Jah. —Ya te digo, llegué hace unos días y ha estado lloviendo desde entonces— suspiré —bueno un día hubo un poco de sol pero el tiempo que duró fue tan poco que ya no estoy seguro de que así haya sido— y en realidad no lo recordaría sino fuese porque había sido el día en que me puse a juguetear con mi parte licántropa y hurté una mochila. Había sido divertido de todas formas.

Reí quedamente al escuchar acerca de Baltazar. Bueno las mujeres siempre buscan al mejor de los chicos. La verdad a mi todos me parecían identicos salvo que uno era humano y el otro vampiro. En lo personal por mi podrían poner a Bianca con cualquier otro fulano y estaría bien. Supongo que allí radica la diferencia entre los pensamientos chicas vs chicos. —Ah vaya, otra más del club de fan de los vampiros— supuse que era solo el hecho de que éste era el sobrenatural en lugar de Lucas. En fin, uno siempre busca el misticismo y la magia en todos lados, incluso en las fantasías de los libros.

—Uhmm bueno será para la próxima— me encogí de hombros mirando el libro de cazadores. Una buena saga pero no la tenían. Después volví a reír extrañado por los gustos de la chica. Lo atribuí a que era demasiado curiosa y le gustaba desentrañar misterios. No podía culparla, con un mundo tan monótono y lleno de problemas lo que más se quiere es librarse de esa carga con un poco de magia.

Asentí al dejar los libros sobre los estantes. Sin duda la televisión siempre quita esa parte agradable de los libros, por supuesto no falta decir que odiaba todo ello. —Creo que lo tenían por aqui— busqué el libro con la mirada. La verdad era un tanto difícil de identificar cada libro cuando todos eran de pastas negras. ¿Acaso no hay otro color que identifique esta clase de literatura? —¿los amantes de la sangre?— leí aunque negué después, ese era el segundo tomo. —Creo que no esta el tercero— suspiré con cierta frustación. ¿Cómo se podía leer una serie completa sino se tenía? Odiaba ese aspecto de las bibliotecas, o se tenían los muy avanzados o escaseaban los primeros tomos.

—No conozco mucho la clase de libros de asesinos seriales y esas cosas,— decapitaciones, persecusiones policiacas no eran lo mío, —pero esta el libro de Hannibal— qe odiaba —o médicos bajo sospecha, es un libro muy bueno, excelente trama y una buena escritura,— ya ni recordaba cuando lo había leído o en realidad si lo había terminado siquiera —los juegos del hambre también es excelente aunque no trae nada del misterio de los vampiros ni asesinos psicópatas— me encogí de hombros girándome y recostándome sobre el estante mientras pasaba el pequeño libro de médicos bajo sospecha de mano en mano —ahora que si quieres algo totalmente distinto..., pues no tengo ni idea— reí una vez más modulando el volúmen —el Albergue de las Mujeres Tristes, la tegua, La Celestina, Carta al Padre, Metamorfosis...,— suspiré volviéndo a encogerme —no sé, demasiados que podrías tomar, además algunos no son sagas por lo que no habrá problema el que no se encuentren después.

Me crucé de brazos admirando cada uno de sus gestos con una sonrisa ladeada —la verdad es que no sé si tenga el de Sopa de Ratones— solté una risita divertida porque era cierto. Aún no me paseaba por el área infantil ya que los pequeños apenas y entraban —princesas?— reprimí una risotada, ¿cómo se podía pasar de vampiros, brujas y psicópatas a princesas y hadas? —seguro que habrá alguno, aunque creo que solo serán historias de disney o al menos eso creo porque en realidad no conozco otros— negué con la cabeza —entonces ¿qué libro te buscamos?




avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Vie 24 Feb - 23:56

La perspectiva de vivir en un pueblo nada interesante, al principio no era nada alentadora, pero con el paso del tiempo, que en si no era mucho, me había dado cuenta de que estaba equivocada. Sin duda era un lugar muy bueno para vivir, pero estaba segura de que no a todas las personas les gustaría estar tan alejados de la ciudad, mis padres por ejemplo, aunque tampoco era como que los quisiera cerca….bueno, el punto era que las personas que había conocido, que tampoco eran muchas, las suficientes para tenerme más sonriente de lo normal, me habían hecho apreciar el lugar, incluso el clima ya no era tan malo. Mis nuevas amigas eran algo bueno en mi nueva vida, pero este chico que tenía delante, bueno técnicamente a un lado, era sin duda la que le había dado un poco de más sentido a vivir aquí, bueno no tanto así pero si lo mejoraba. Las bibliotecas y las lecturas nunca me habían gustado tanto, además me iría despidiendo del internet porque a partir de hoy mis tareas las sacaría de libros prestados.

Le sonreí lo más tierno que pude, un poco creída también, aunque era falsa – Lo sé, pero me da gusto que te des cuenta – le sonreí de nuevo obsverbandolo rápidamente, era atractivo sí, mi tipo, podría serlo, tenía ese toque encantador y misterioso que llamaba demasiado mi atención, un poco serio, aunque las sonrisas ocasionales eran encantadoras, igual que sus ojos que me habían gustado en el momento en que los mire por primera vez, y si algo a mi me podía gustar y mucho en otra persona eran sus ojos y la sonrisa y él tenía ambas cosas a su favor. Sin poder evitarlo solté una risita asintiendo ante su afirmación, pues él aun no los había visto, pues era ocasional que el Sol saliera, pero para los extranjeros como nosotros, la manera de actuar de los “pueblerinos” era un poco extraña, exagerada y en mi opinión un poco ridícula, ¿Cómo si de verdad fueran a tomar un buen bronceado con dos rayitos de Sol? – Que si lo creen, solo les falta el traje de baño y el bloqueador solar – dije riendo suavemente negando, aquí no lo usaban pero en las playas de cerca sí, yo era una de ellos, que puedo hacer mi piel es delicada.

Algo que de cierta manera me sorprendía era que todas las personas que llevaba conociendo eran nuevas en el pueblo, dato que me parecía muy curioso, pues para cuando yo investigaba sobre el lugar, no me parecía el lugar más concurrido o por el que las personas rogaran por irse a vivir aquí, pero ya ellos tendrían sus motivos para hacerlo, un lugar tranquilo, lejos de los estrés y ruidos de las ciudades grandes como en el caso de Bridg, para huir de tus padres, como yo, como él tendría sus motivos, tal vez los sabría en algún momento o algún día, igual y no – También soy nueva en el lugar, pero a mí el Sol si me quiere – dije sonriéndole tierna – Y si no viene a “saludarte” pronto puedes buscarlo en las playas o ir a la ciudad, igual y cuando vayamos puedas verlo y disfrutar un poco de el – dije sonriendo, pues la idea de salir juntos en algún momento no sonaba mal ahora y ciertamente me gustaba la idea.

Medite sus palabras unos momentos “club de fan de vampiro”, no sonaba tan mal y entro momento lo había sido, pero llego un momento en que los vampiros se volvieron lo más común como si de humanos se trataran, era más divertido antes, sin tantas películas, series, incluso libros que quitan muchas veces quitan la escancia de los vampiros – No, bueno, tal vez un poco, es solo que Balty es tan….no se me gusta mucho, es como, mm….el chico perfecto, no tanto por ser vampiro - dije encogiéndome de hombros, aunque el que fuera una ser inmortal no me molestaba en absoluto - ¿A ti te gusta eso de los vampiros, hombres lobos, criaturas mitológicas? - le pregunte sonriente, yo no creía tanto en ellos, pero el hecho de que las chicas con las que me junto tengas una cierta obsesión, o gusto respecto a ellos, en algunas ocasiones terminaban contagiándome de su entusiasmo y ganas de conocer más de ellos. Además sería algo bueno para conocer algo de él.

No pude contener el suspiro que broto de mis labios al ver que de todos los libros y sagas que me ofrecía no se encontraban completas, se saltaban volúmenes o no tenían ni idea de la existencia de ellos, me sentí triste y comprendí por que estaba tan abandonada y por que las pocas personas que aun se molestaban en entrar a una biblioteca no les apetecía entrar aquí, yo tampoco lo haría si no fuera por que encontré algo más interesante que libros, aun así lo que me llevaba al lugar parecía que no lo encontraría. Incluso paso por mi mente la idea de pedirle a mi padre una donación anónima de libros al lugar, para mejor este lugar, aunque fuera un poco.

Negué escuchando los demás títulos, ninguno me llamaba la atención, Hannibal lo había leído o eso creía, suspire mirando los libros pensando en que tal vez no encontraría nada bueno que leer pero sus labios pronunciaron un titulo que me hizo sonreí como niña pequeña, mientras mi ojos seguramente brillaban con emoción, “Los juegos del hambre”, había escuchado hablar tanto y tantas cosas de esos libros que deseaba demasiado tener la oportunidad de leerlos.

- Disney me gusta, pero prefiero ver las películas – dije sonriendo inocente, pues me podían ver muy grande pero no me molestaba sentarme a ver “La Bella y la Bestia”, “El Rey León” o cosas de ese estilo – Además me ilusionas y no tienes el libro, yo ya quería leerlo – dije haciendo un puchero de manera infantil antes de soltar una risita, los libros infantiles eran dulces, inocentes y me gustaban, pero no leería uno ahora, aunque de no encontrar otro era salir con uno de esos o salir sin nada – Bueno, no recordaba que escoger un libro para leer fuera tan difícil – dije asintiendo soltando un largo suspiro – Creo que me inclino más a “Los juegos de hambre”, pero nada más no los tienes y volviste a ilusionarme y me iré para no volver – dije un tanto dramática, cruzándome de hombros mirándolo.
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Vie 2 Mar - 15:18

Excelente.
Uhmm si, creo que esa palabra podría definir perfectamente lo que acontecía. Era un suceso que podría catalogarlo excelente. No, no era así, no cuando me la había pasado hablando de libros sin haber indagado más. Ella parecía ser la clase de chica con la que puedes hablar de todo, quizá fingiría saberlo pero al menos te daría rienda suelta. Eso me hacía pensar que tal ves estuviera aburriéndole el hecho de estar aquí conmigo hablando de… claro, libros porque ese es mi trabajo ¿No? Es decir, si estuviéramos en una tienda de electrónicos, estaríamos hablando de bueno, eso cosas electrónicas. Mejor un ejemplo más sencillo para que mi mente divague un poco. Si estuviera en una tienda de deportes hablaría del futbol, los zapatos deportivos más vendidos, baloncesto y seguro de los atléticos cuerpos que ellos suelen cargarse. Entonces era más que certero que hablar de libros era la mejor opción. De hecho la única. Vaya la palabra excelente no era la idónea. Genial. Ahora que lo pienso, soy patético. ¿Acaso no podía dar otro tema de conversación? Ah si ya me veo haciendo un cliché "¿Y … cuál es tu color favorito?" sin duda alguna no era de esos tipos. ¡¡¡Momento!!! Si lo soy. Bueno, lo era. Cielos. Ya sé, le echaré la culpa a este pueblo de que mi yo divertido se haya esfumado y mi repentina falta de cordura. Es más fácil y tendré menos trauma. ¿No? Job, en serio, estás desquiciado.

—Tenlo por seguro, es difícil no verlo y más aún no aceptarlo— sí, definitivamente ella era diferente. Algunas personas suelen hacer uso de su arrogancia por la vida en momentos como éstos, siempre sacando a relucir su parte "encantadora" con demasiada presunción, y ella parecía disfrutar de esa parte de sí, aunque de una manera muy diferente. Me agradaba pensar que habían más personas que la vanidad no es su primer y único atributo si es que a ello se le puede llamar así. Por lo que me queda preguntarme, ¿cuáles serán sus verdaderos atributos? Y no me refiero al de los demás, sino a los de Kendall. Sin duda alguna me encantaría poder conocerle, saber mucho más de ella que esa fachada inocente, o es que en realidad es así? No, bueno, no mucho.

—Vamos, seguro y ni conocen el bloqueador, podrías hacerte rica si lo vendes— reí con disimulo. Riéndome a costa de los lugareños. Que bajo había caído. Ok, no, he caído mucho más bajo cuando acepté una competencia contra Hulk el vampiro. Pero, todo ese asunto ya estaba superado. Al menos que volviéramos a hacerlo, cosa que podría hacer…, con el tiempo.
—O quizá nadie lo compre, con eso de que solo una vez al año sale el sol y eso en temporada de vacaciones cuando todos se han ido— a decir verdad no creo que nadie saliera de vacaciones. Seguro y nadie sale de este pueblo. Eso si da miedo…

Bingo. Ya sabía que era muy diferente. No era de aquí. Si debería de haberlo intuido con ese cabello tan reluciente, su mirada curiosa y risueña, y la forma en como se comunica sin esa renuencia recelosa que la mayoría emplea al hablar con los foráneos. Eso era un punto extra, porque significaba que estaba más acostumbrada a salir de este pueblucho y así no tendría que quedarme mucho tiempo vagando en los bosques —aunque eso realmente no me desagradaba—. Pero, ¿qué demonios estoy pensando? Falsas ilusiones. Shu, aléjense. ¿Hay algo más ridículo que planear un futuro? Planes. Lo que me faltaba.

—Bueno, quien no te querría— rayos, debí haberme mordido la lengua cuando pude. Cierto, encontré algo más ridículo. ¡Yo hablando! —mmm, qué coincidencia. ¿Y hace cuanto llegaste?— Eh! Y casi me distraigo con mis pensamientos cuando volvía a escucharle hablar de una posibilidad de salir juntos, más bien un paseo. Supongo que no eran suposiciones mías ¿o si? Esperaba que no, porque me parecía acertado entonces hacer uno que otro plan. ¿Tendría ella auto? Quizá llevara el de mi madre, no, mejor debería comprarme uno nuevo. Contaminación ambiental, Job. Genial, gracias genes arraigados a la naturaleza. Un auto híbrido? Pff eso…, demasiada coincidencia ¿no lo creen? —Espero sea pronto— dije con más entusiasmo del que habría querido aparentar. Solo a mi podría traicionarme mi propio yo. —Por cierto ¿qué playa?— ah, cambiar tema. Inteligente. Un poco. Más bien un intento desesperado.

Un chico perfecto. Tendría que meditar las características después, porque de momento solo llegaba a mi mente su inmortalidad, ah si por supuesto su atractivo físico. Pff ¿Quién piensa en esas cosas primero? —uhmm…, perfecto— musité —¿quién no lo consideraría perfecto cuando mató a su hermana, la convirtió en inmortal volviéndole loca y no pelea por lo que quiere?— me encogí de hombros soltando un resoplido. Desde mi perspectiva no había nada peor que convertirse en vampiro. Puag.

Volví a encogerme de hombros. Claro, me encanta todo eso de los seres mitológico, de hecho soy uno de hecho y sabes que es lo mejor? Ah pues que comparto muchas cosas con ambos, vampiros y licántropos. Seguro que eso ha de aumentar el interés ¿no? —si, bueno, eso era antes. Solía tener un especial interés en esos temas— y era cierto, hasta un punto retorcido pero ahora quería alejarme de ello lo más posible —ahora tengo otros intereses— reí porque eso no era del todo cierto. Qué otros intereses podría tener? Espero que me invente uno rápido por si llega a preguntar. O simplemente podría usar mi don y… Nada, olvídalo.

Reí al ver su mirada. Claro una vez más me alucinaba su manera de mostrarse, tan, tan… genuina. Y no puedo negar que me gustaba más de lo que debería y hasta me asustaba ese sentimiento a tal grado que pensé que era mejor pasarlo por alto y demostrarme a mí mismo que era capaz de controlarme. Si, yo puedo. —No me digas, esperas la llegada del príncipe azul en su fiel corcel blanco con espada en mano para matar al dragón lanza llamas para rescatarte de la torre más alta de tu castillo— bien, lo admito, exageré esa fantasía común de niñas.

Me giré dejando los libros sobre el estante y reí por lo bajo. —Lo siento, prometo no volver a ilusionarte— ¿con qué otra cosa lo haría? —seguro encuentras otro cuento de algún ratón— hice una mueca burlona para responder a su puchero encantador —de hecho no es difícil, solo toma uno y listo. Puedes imaginarte la continuación o el inicio, depende de lo que le haga falta a la saga— no, eso era tonto, imaginarse a mmm a quién? A algún pj de cualquier libro sería difícil, mejor no esforzarme.

Casi pude haber soltado una risotada por su comentario y su actuación. Era simplemente una delicia estar apreciando cada gesto. Deliro. Llevé mi índice a los labios y me giré para mirar el estante, mis orbes buscaron rápidamente los libros pero nada que estaba. ¿Cómo no podían tenerlo? Por suerte Alma lo había leído hace poco así que debería estar entre sus cosas, quizá podría decirle que mañana se lo tendría. Eso me garantizaba que volvería. Era una buena estrategia ¿no? —Bueno— murmuré girándome con lentitud hacia ella —…, pues no lo tenemos en existencia por ahora, pero podría conseguírtelo para mañana ¿qué dices?— Divinas esperanzas, es hora de desaparecer.

Off: Oops siento la mega demora, u.ú pero ya esta aqui el mini post xD... mmm ya seré constante lo prometo jhejhe
avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Sáb 3 Mar - 0:05

Por extraño que pareciera yo no era el tipo de persona que puede hablar abiertamente con una persona, aunque era muy sociable y mis amigas decían que les encantaba a hablar conmigo por mi amplia gama de temas de conversación, hablar con una chica era, al menos para mí, mucho más fácil que con un chico, que bueno por alguna extraña razón hablaba con cualquier chico y me ponía lo suficientemente nerviosa como para no saber que decir o en menos de unos segundos ya estaba extremadamente roja, lo que era causa de burla para mis amigas. Una razón para odiar el ser tan blanca, aunque prefería tener ese tono rozado en las mejillas, pero no es nada cómodo cuando aparecen en el momento menos indicado. Aunque con Job era, diferente, por alguna extraña razón me sentía cómoda en ese sitio, tal vez era él, tal vez conocía los suficiente de libros para mantener una conversación normal, igual y no soy una experta y conozco de todo tipo de libros, pero al menos una conversación decente como esta si podía mantener, aun así me gustaba la idea de poder platicar en otra situación en otro lugar de otras cosas , con la oportunidad de conocerlo.

-Lo sé, soy tan adorable - dije riendo tierna, pasando una mano por mi cabello aparándolo de mi rostro de manera inconsciente, una de mis manías favoritas. No pude evitar reírme lo más bajito que podía, aunque me era divertido su comentario – Podríamos asociarnos y venderlos, sería un buen negocio – generalmente no era mi estilo burlarme de las personas, pues no me gustaba hacerlo, pero en ocasiones es como yo digo en algunas veces “no es que uno quiera criticar, es que ellos se prestan para que lo haga” – Aunque creo que tienes razón podríamos irnos a la quiebra, mejor pensemos en algo así como vender…. ¿abrigos, sombrillas o impermeables?, creo que será un mejor negocio – dije sonriendo divertida, pues la mayoría de las personas del pueblo siempre cargaban con su impermeable y algunos con sombrillas, yo en lo personal detesto los impermeables, pero debido al clima tan…húmedo del lugar era lo debería usar. Debería, pero no lo hago, prefiero mi gran variedad de sombrillas, son más….coquetas.

Lo mire un tanto sorprendida por sus palabras, no sé exactamente qué fue lo que sucedió en mi, el corazón se acelera, sientes un vacio en el estomago y por que no seguramente mis mejillas se encendieron, solo baje la mirada unos momentos, pasándome una mano por el cabello antes de voltearlo a ver – Bueno, dejo ese sentimiento en las personas – dije sonriéndole tierna, era una de mis frases favoritas, porque en otras personas sonaba arrogante, pero en mi no, aunque mis amigos se burlaran de mi cuando lo digo, pero era la verdad, las personas me querían cuando se daban la oportunidad de conocerme – No mucho, máximo como unas tres semanas, un mes, no se muy bien cuanto – lo suficiente para conocer el pueblo, que no tiene mucho que ver igual que sus alrededores, de hecho pensándolo bien, había pasado más tiempo fuera del pueblo que en el. – Y ¿tú?, no creo que lleves mucho- dije mirándolo curiosa.

Sonreí con un tanto de ilusión al notar su emoción ante la idea o propuesta de salir juntos, igual y era solo por salir del pueblo más que por pasar tiempo juntos, pero un poco de ilusión no hace mal a nadie – Pues el día que tú me digas vamos – dije sonriéndole emocionada, porque claro por mi este preciso momento estaría bien, pero eso de decirle ¿A qué hora sales de trabajar? o ¿A qué hora tienes un descanso?, se escucharía un poco….bitch? – No es muy lejos de aquí, La Push me parece, es un sitio ciertamente bonito, bueno a mí me gusta – dije encogiéndome de hombros, pues había pasado el tiempo suficiente ahí para enamorarme de la playa, más de lo que ya me gustaba – Si te gusta la arena, el agua, los acantilados, nadar, el surf o algo de eso pues es perfecta – dije sonriendo pues de todo lo que acababa de decir ya lo había hecho, al menos la mayoría, pues eso de lanzarme por un acantilado no me parecía muy.... seguro, una cosa era que me gustaran los deportes extremos pero eso ya era mucho para mí.

No pude evitar mirarlo un poco molesta, nadie hablaba así de Balty estando yo presente - Cometió errores como todos – dije defendiéndolo - Además el sabe que Bianca no lo quiere no puede hacer nada al respecto y es increíble que respete la decisión de Bianca sobre a quién quiere – había pasado muchas veces por esta situación sobre todo cuando a tus amigas les gusta Lucas y tú tienes la responsabilidad de defenderlo – Además no cualquiera hace lo que él hizo, eso de fingir andar contigo para que te dejen salir y poder ver al otro no cualquiera – A mi me encantaba por lo tierno que era, dulce y así, tan adorable, tanto que cuando lo captura la Cruz Negra y lo torturan yo casi lloraba de lo triste que me sentía, igualito que Bianca. Y si existiera una persona como él, sin duda estaría loca por él.- Y Charity, simplemente está loca, y eso no fue culpa de Baltazar – dije cruzándome de brazos, generalmente me apasionaba un poco al hablar sobre un libro. Una vez más quedaba claro que la manera de pensar de una niña con una niño siempre sería diferente.

Sabía bien que de cada conversación con una persona que acabas de conocer en una conversación puedes conocer muchas cosas de ella, en este caso podría que si pero no tan directamente, pues no platicábamos de manera… directa sobre nuestras vidas, pero al menos podíamos rescatar algunas cosas que nos gustaran, aunque en este momento todo se resumía a géneros literarios, personajes favoritos de una saga en especial y el clima, no era una relación de temas normales, pero al menos era algo. – Lo normal es cambiar de intereses con forme pasa el tiempo – dije encogiéndome de hombros sonriendo levemente.

Me reí ante su comentario, todo era tan fácil con él - ¿Príncipe azul?, no lo creó, no me gusta mucho ese tipo de cosas, eso del beso del verdadero amor que te despertara del profundo sueño en que caíste por pincharte el dedo, no es para mí - dije negando con la cabeza riendo un poco mas - Prefiero algo así como, “Rapunzel, deja caer tu cabello”, es más divertido – dije sonriendo, moviendo mi cabello, no era tan largo como el de ella, ni creo que llegara a serlo – Ciertamente me encantaría conocerla y preguntarle cómo se cuida ese cabello – Dije meditándolo un poco, mi cabello era lo suficientemente largo para en ocasiones ser una molestia, tan largo como el del dibujo, no lo era pero más que algunas chicas sí, pero dejarte crecer el cabello hasta la cintura en muchas ocasiones es un verdadero embrollo – Me sorprende que lo tenga tan largo y no se le maltrate ni nada, sería bueno saber cómo le hace – dije sonriéndole inocente, en muchas ocasiones debrallaba sin darme cuenta – Lo sé, es un cuento para niñas pequeñas que no hacen ese tipo de preguntas – dije mirándolo repitiendo las palabras que siempre me decía mi madre, cuando ocasionalmente veía alguna película conmigo

Rodee los ojos ante su comentario, claro, imaginarme el final de la saga podría ser algo interesante, pues pondrías el final que tu quisieras pero el principio supongo que sería más, mucho más difícil. Sonreí muy emocionada esperando tener el libro en las manos, pues me moría tanto por leerlo que no podría esperar más para poder hacerlo. Lo mire fingiendo molestia – Lo volviste hacer – dije haciendo un poco de berrinche – Otra vez me ilusionas, eres muy malo – dije haciendo un puchero molesta, aunque se borro al escuchar lo que dijo, vernos mañana, bueno, no me molestaba en lo absoluto - Pues ya no sé si creerte, igual y vengo mañana y no lo tienes y solo me vuelves a ilusionar – dije minándolo unos momentos – Confiare en ti, pero si no lo tienes dime que te hare – dije mirándolo con una ceja levantada y una sonrisa ladeada en el rostro, con un montón de ideas sobre qué hacer en "venganza". – Invitarme un café, te parece suficiente castigo – dije sonriéndole coqueta, rogando casi al cielo por qué no trajera el libro mañana.

off: Perdonado Smile
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Dom 4 Mar - 18:54

Entonces parecía marchar bien. Vale no es tan bueno comenzar un escrito con la misma frase de todo marcha bien. Y aunque en efecto lo hacía, se me antojaba tentador para el destino porque éste podría dar un vuelco y darme de bruces contra las narices. Por eso siempre intentaba recordarme que no hay que cantar victoria bajo ninguna circunstancia. Técnicamente no estaba cantando victoria de ningún tipo pero siempre podía equivocarme en cualquier comentario y regarla apartando a la chica. Y no es que me haya ocurrido nunca. Ok, lo admito solo una vez pero fue hace tanto… como sea me gustaba esta plática que ya he dejado en claro el porque se suscitaba de esta manera. Sin embargo bien podría sugerirle, bueno, no sé, tener una conversación menos subjetiva y pasar a lo que verdaderamente me atañía, conocerla. Ciertamente lo que estábamos haciendo era eso ¿no…, conocernos? Saber sus gustos literarios me daban una buena ventaja. Al menos ya conocía un punto importante, ya que todo cuanto a gustos se reduce en partes de un pensar. No estoy separado de lo que se dice conocerle. Por el contrario. De todas maneras quería… bueno después pensaría en qué quería realmente.

Quizá puedas invitarla a salir a…, la adorable chica, Job.
Justo como ella se describía que si bien sabía que bromeaba un poco sí que acertaba a la forma en que yo le veía. Le creía más cuando jugueteaba con sus castaños cabellos que poco a poco iban reflejando el matiz de las lamparillas de la biblioteca mientras que la luz del exterior se apagaba con el nubarrón que escondía tras su espumosa consistencia al sol y que no era solo por la lluvia que caía cual cascada constante en el poblado de Forks, sino porque la noche comenzaba a ceñirse con sus furtivas sombras buscando el cobijo lejos de la cualquier signo de luz. Pero volviendo al tema en que ella me daba la impresión de ternura y despertaba en mí el instinto protector, tenía que… ¡Dejar de mirarla sería prudente![I] —Bueno, adorable no es la palabra que tenía en mente, pero… funciona— enarqué una ceja de manera burlona perdiéndome en ese sonido que ahora me parecía tan familiar que era su risa. Decir que podría acostumbrarme a ello era una falacia, puesto que nunca podría acostumbrarme más sin en cambio me era tan fácil sentirla como una parte sustancial de mi vida. Me era ridículo que pudiera sentirme de esa manera con tan poco tiempo y además apenas habiendo cruzando palabras "comunes", no sabía nada de ella. Apenas y conocía su nombre y que Baltazar era su chico perfecto, que se reducía a apenas nada.

—Si perfecto, puedo ser quien haga demostraciones de cómo aplicarlo— no, creo que le iba mejor a ella, después de todo los comerciales eran de mujeres sexys untándose bloqueados en la playa, en bikini y esas cosas. Aunque esa idea era agradable, creo que no iría bien con ella, supongo que le vendría mejor algo así como hacer publicidad sobre algún costoso perfume, Channel por ejemplo. Pero, tenía razón. Incluso Alma usaba impermeable, y pronto hasta me haría usarlo cuando adoptara mi forma lobuna, sus palabras imprecisas sería: "No quiero que entres a casa con el pelaje chorreando" . Bueno eso sería rayar lo absurdo. —Si, esa idea es interesante. Podrías incluso venderlo a vampiros, tengo entendido que les da miedo el agua fría— jha, ya me imagino al grandote de Emmett huyéndole a la lluvia. Me encantaría verlo, de hecho cuando leí algo semejante me dio bastante gracia. —…, y ni te imaginas a los hombre lobo, dicen que el agua les echa a perder el pelaje. Es un triste caso para cuando tienen que ir a la estética canina— negué con demasiada pesadumbre. Un día debería ir a darme un pasaje a uno de esos spa caninos de Hollywood. —Pero ya que la idea fue mía el porcentaje será 60-40 debo velar por los intereses — hablando de intereses, ¿cuáles serían los suyos?

Aquí venía ese tono rosado en sus mejillas, era por mucho un signo adorable. Me fascinaba poder apreciar cada tinte en su rostro, como su piel iba subiendo ese tono por encima de su palidez y sus labios se movían suaves, rojizos. Pero, lo que indudablemente me gustaba más, era ese repiqueteo de su corazón que aunque no podía sincronizarse con el mío -puesto que el mío era una marcha constante- estaba por encima de los demás. Me atrevo a decir que podría captarlo a distancia y reconocerlo inmediatamente aún en un tumulto.

—Ah, entonces has de estar muy acostumbrada ¿no?— sonreí con una mueca burlona —a que admitan que eres… adorable— pasé la mano sobre mis cabellos sin quitarle la mirada y sintiendo mi propio corazón dar unos toques más rápidos de lo habitual. —Uhmm… llevo tres días, seis días— miré mi reloj —ocho horas y 24, 23, 22, 21 bueno varios minutos— reí por lo bajo encogiéndome de hombros. —Pero, ya casi me acostumbré, de hecho conozco todo Forks— era mentira, solo conocía el bosque y perfectamente, mi casa, el colegio y algunas calles; casi nada, aunque el pueblo de todas maneras era pequeño, supongo que pronto podría recorrerlo de hito a hito.

—Perfecto— exclamé con bastante entusiasmo. [i]Demonios
. —Podría ser este sábado— doblemente demonios. ¿Es que no podía pensar antes de hablar? Seguro Kendall pensará que es precipitado, porque no me conocía lo suficiente para viajar juntos y solos, —si no tienes otros planes, claro, o si prefieres podríamos dejarlo para otro día, después— una cosa era precipitarse y otra no dejar de hablar, por el bien de la chica y el mío decidí callar antes de que pudiera decir alguna cosa que en verdad pusiera en tela de juicio mi razón. Para mi suerte, o mi infortunio salía a la luz la Push. Había dicho a Alma que iría a verlos un día no muy lejano, eso de ir donde había una concentración de gen de licantropía siempre podría ser… impredecible. Porque aunque no fueran licántropos aún si podrían suponer un peligro para ambos mundos. Pff que extraño sonaba aquello. —Ah ya había escuchado hablar de ella. Tal ves sería una buena idea ir, quiero suponer que allí el sol es menos renuente— sonreí al escuchar la serie de cosas por hacer, y parecer a ella le gustaba eso de los deportes extremos. Y eso le daba otro punto extra al listado de cualidades. ¿Dónde habías estado durante toda mi vida? ok, tampoco es que la hubiera estado buscando. Drama. —Si, eso suena prometedor. Los agregaré a mi lista por hacer, si por mi fuera creo que iría en este momento— y lo haría pero ya estaba por anochecer, la lluvia seguía cayendo a raudales, Alma y su mal genio, y bueno muchas cosas más que me estaba inventando.

Solté una fuerte carcajada que aunque hubiese intentado ahogar no podía hacerlo, pero la acallé con una clásica tos. Su manera de defender al vampiro -que según ella no era por eso que lo quería- se me antojó divertida. Por eso no era bueno meterse con los fanáticos de ningún tipo. Resoplé encogiéndome de hombros —ok, tranquila, no criticaré a tu hombre perfecto y le doy el punto de credibilidad para con Bianca,— seguía pareciéndome increíble eso. Los errores bueno en ello estaba de acuerdo, no así con convertir a su hermana en vampiro. Eso era reprochable. —Aunque el único que en verdad me agradaba de ese libro era Vic— reí modulando una vez más mi tono —y él no tenía a nadie a quien haya perjudicado, aunque no habría mucha historia si él hubiera sido el pj principal— me rasqué la nuca por mi pobre intento de cambiar el tema del vampiro y su hermana loca. En la realidad existían muchos vampiros con historias similares.

—Creo que si, o más bien los reemplazas, aunque aún no encuentro con qué he reemplazado los míos— suspiré frunciendo ligeramente el ceño. Kendall seguía sumando puntos. Debo decir que me encantaba platicar con ella. Al menos no daba la impresión de estar siendo taaan aburrido, aunque sé que lo era. —¿Qué es lo que te gustan de esos libros?— me crucé de brazos volviendo a soltar un suspiro —digo a parte de amores imposibles, hombres o mujeres con esa carga de misticismo, poderes, perspectivas de mundos diferentes, fantasías y esas cosas?— no podía ver nada más allá de eso. El simple hecho de leer creía que se reducía al perderse en mundos que jamás imaginaste, que te enseñaban nuevos parajes y que pensabas que en realidad todo eso podría existir. Hablando en serio. Existía. Y como y sabía que todo ello existía, entonces en mí solo se resumía a… nada. Hechos falsos.

—Rapunzel— musité lamiendo mis labios, hacía un par de años había salido una película de ella, creo. Y prácticamente era lo mismo. Un tipo fue a rescatarla a la torre, no había dragones, y el caballo no le pertenecía, pero la idea era la misma. No obstante se me hizo gracioso que ella se enfocara en su cabello como si la idea romántica fuera un plus extra a la historia. —Oh si claro. Seguro que ha ido a la hacerse un tratamiento, no te creas que lo tiene así como si nada— sonreí con un leve resoplido —pero vamos, tienes un hermoso cabello nada que envidiar. Aún con esta lluvia lo conservas todo sedoso y bien peinado, no todas las mujeres pueden con ello mi ma… hermana siempre necesita ponerle más empeño— aquí venía mi bocaza otra vez. Agradecí que mi madre no me escuchara porque sino se molestaría, las mujeres son tan sensibles con esos temas y más en el estado en que ella se encontraba.


Reí mirando su puchero. Me hubiera gustado hacerle un par de fotos. Para el recuerdo, lo bueno que tenía mi memoria que funcionaba perfectamente pero la evidencia física me iría genial. —Ay ya, lo siento no volveré a hacerlo— reí viendo como su expresión cambiaba, cosa que me hizo que mi entusiasmo se acrecentara. Parecía que no le desagradaba la idea de regresar. Es por el libro. ¿Un café, en serio? Asentí con la cara afligida como si en verdad fuera un gran castigo, para después sonreírle con picardía —aunque de ser así, creo que me arriesgaré y no traeré el libro, incluso te daré largas para que tengas que ponerme castigos más fuerte— me incliné hacia ella conservando mi gesto. Pronto el sonido de la minúscula campanilla en el mostrador me alerto. Suspiré encogiéndome de hombros —tengo que ir a ver— dije sin estar completamente seguro de si ella la había escuchado.

Off: wiiii gracias, gracias siempre tan linda xD
avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Dom 4 Mar - 23:27

Suerte?, destino?, circunstancias ajenas?, no tengo la menor idea de que fue lo que me trajo hasta aquí, pero no podía decir que no me gustaba y que no le agradecía a….lo que fuera que interfiriera para conocerlo, bueno el punto era que me sentía, especialmente feliz de conocerlo, parecía una persona muy interesante y yo que me imaginaba que sería una atisocial-semi conocida en el pueblo, no me imaginaba que conocería gente tan linda e interesante y claro, simplemente no imaginaba que encontraría a bueno, a un chico tan…así como él. Pero ahora me parecía mucho más interesante mi estancia en este lugar, ya hasta me gustaba más vivir aquí. Y mira que jamás pensé decir eso, pero todo desde que había llegado era muy favorable para mí y me encantaba.

Mire unos escasos momento por la ventana de la biblioteca y me sorprendió un poco el cambio del clima, o bueno, el hecho de que ahora la poca luz que había comenzaba a desaparecer dándole pasa a la noche, que parecía seria lluviosa una vez más, como si de verdad sorprendiera, el tiempo se me había ido muy rápido, no sabia cuanto tiempo había pasado o bueno a qué hora había llegado, pero mi extraño masoquismo a ver películas de terror me ponía un poco paranoica al llegar la noche. No es como que creyera que me iba a saltar un asesino serial enfrente o un no se algo paranormal, pero no me gustaba andar por las calles sola por la noche. Eso debí pensar antes de vivir sola. – Existen muchas palabras que funcionan en mi, adorable es una, pero loca, divertida, despistada y así, también funcionan, pero me gustaría saber cuál era la que tú pensabas – dije sonriéndole levantando una ceja divertida, saber que pensaba o creía de mi, sin duda sería algo interesante ya que, bueno, no llevábamos mucho tiempo de conocernos y menos de hablar. Nos es como que ya conociéramos todo uno del otro, de hecho creo que en realidad en estos momentos el conoce más de mi, de cierta manera, que yo de él.

Me reí sin poder evitarlo de tan solo imaginármelo posando para una cámara, el chico era lo suficientemente guapo para pasar por modelo – Imagino que las chicas no se cansaran de pedirte que les repitas el proceso de aplicado, no me sorprende si se proponen para ayudarte a hacerlo – le dije riendo divertida, por qué no, yo lo haría, obvio no pero tal vez lo pensaría. – Claro, aunque no creo que a las chicas les guste verte modelar con un aburrido impermeable – dije encogiéndome de hombros. – No estoy segura de que los vampiros les de miedo, pero no creo que quieran mojarse su costosa ropa – dije sonriendo divertida, ciertamente no me imaginaba a un vampiro usando un impermeable – Pobre lobitos, tienes toda la razón ellos si lo necesitan – dije suspirando dalmáticamente – Claro que no, yo mejor la idea por lo que es igual o no existe ningún trato – dije mirándolo cruzándome de hombros – Aunque podría darte un poco más, solo poco porque serás el guapo modelo – dije sonriéndole divertida, esperando que no notara o no le diera mucha importancia a lo último, debe aprender a morderme la lengua antes de hablar.

Me encogí de hombros, mirándole lo más dulce que pude - Pues no tanto, no todos lo creen – era real, muchas personas creían que era más loca, alborotada, dramática e histérica, antes de aceptar mi ternura - Que bueno que lleves tu tiempo muy medido, además no es como que Forks tenga mucho que ver, no creo que necesites más tiempo que ese para recorrer el lugar – dije haciendo un mueca, acostumbrada a las grandes ciudades, aquí me sentía un tanto…. enclaustrada ? . No pude evitar la sonrisa que apareció en mis labios al escucharlo, al parecer le entusiasmaba que saliéramos juntos, lo que hizo a mi corazón latir un tanto más rápido – Claro – dije rápidamente, pero sabia que no debería verme tan, desesperada, urgida, aunque tampoco es que lo estuviera - Tendría que revisar mi agenda, haber si tengo libre este sábado - dije sacando mi Ipod de la bolsa mirando realmente nada - Tienes suerte, querido Job, tengo este sábado libre, solo espero que no te arrepientas a última hora – dije sonriendo volviendo a guardar mi reproductor en la bolsa. – Pues las veces que eh ido siempre sale el Sol, igual y no tanto como en otra playa pero sí que sale más que aquí – al menos no llovía tanto como aquí, que eso ya era bueno – La verdad es que tiene buenas olas para surfear – dije entrando en uno de mis temas favoritos – No son las mejores pero si para pasar el rato – dije sonriente, si por mi fuera también me iría en este momento, a donde fuera, siempre que fuera con él. Ay! Que profundo.

- Lo sé, Vic es genial – dije recordando al mucha con sus características camisas hawaianas, me divertía mucho en realidad – Aunque a mí me encanta Ranulf – dije mientras recordaba momentáneamente a uno de los vampiros más viejos del instituto, que todo eso de la tecnología moderna no se le daba bien, pero que tal a la hora de pelear – El hecho de que se hace amigo de Vic y que resulta haber convivido con Vikingos sin duda me encanta – dije sonriéndole divertida. Medite un momento su pregunta, no sabía muy bien que era lo que me gustaba de esos libros, sabía que los había leído por recomendaciones y porque era la época en la que moría por los vampiros – Bueno, creo que principalmente fue lo que dijiste, aunque parece que en todos los libros de vampiros siempre debe existir ese amor prohibido por el que se lucha, pero Claudia te lo maneja de una manera, no se diferente, es de esos libros que no puedes soltar, te atrapan desde un principio hasta el final, te pone a los vampiros de una manera totalmente diferente al “prototipo” conocido, hace que te enamores, o te sientes identificado con cada uno de los personajes – dije intentando ser lo más precisa en lo que me parecían los libros, eran una de mis sagas favoritas – Me gustan los tres libros que eh leído de la saga aunque sin duda me quedo con el primero – como siempre el mejor libro de una saga es el primero, aunque los siguientes me habían gustado, el tercereo quise gritar unas cuantas cosas al fina… que sentido tenía que Bianca se convirtiera en fantasma y Lucas en vampiro, yo no le encontraba un sentido común a ello.

- Sí, Rapunzel, aunque prefiero la versión más nueva, Enredados es la película más linda que eh visto – dije sonriendo cual niña pequeña, pues que niña que hubiera visto la película no querría ir en un barquito, lancha lo que fuera, en la noche rodeada de linternas flotantes, cumpliendo el sueño de tu vida, con un lindo chico que te cante “Veo en ti la luz”, bueno, al menos yo si – Yo no creó, ya ves que si madrastra es medio mala, además si le cortan el cabello pierde el hechizo ese raro – dije encogiéndome de hombros, antes de sonreírle – Ya sé que mi cabello es hermoso, pero gracias por notarlo – dije dedicándole una gran sonrisa tierna. – Bueno, se porta bien, pero no siempre es tan liso - dije pasando una mano por mi cabello – En ocasiones suele ser muy rebelde – dije asintiendo con una sonrisa, algo bueno había sacado, sabía que tenía una hermana.

Me reí suavemente al darme cuenta que no le desagrada el que saliéramos por lo que fuera, eso comenzaba a agradarme demasiado – No se que clase de castigo podría ser - dije poniéndome un dedo en los labios, meditando - Así como, una comida, cena, el cine, un helado y así puedo seguir – dije sonriéndole divertida – Aunque poniéndolo así, sería mejor que no lo trajeras o mejor aún me traes el libro y aun así salimos – dije sonriendo. “Muérdete la lengua, Kenny”, me reclamo mi conciencia, pero a veces no podía evitar ser tan impulsiva. Fruncí el ceño un tanto molesta con lo que fuera que distrajera o estropeara el momento, que no sabía muy bien que había sido - Te diría que no fueras, pero arriesgaría tu trabajo, por lo que te dejare ir, o ¿te secuestrare? – dije mirándolo malvada unos momentos antes de reí – No es mala idea pero tal vez sea hora de irme a casa, comienza anochecer y no me gusta andar sola en la noche – dije encogiéndome de hombros, suspirando.- Mi paranoica al habla, ya sabes los padres suelen meterte ideas extrañas sobre lo que pasa en la noche y yo soy muy susceptible a eso - dije haciendo una mueca, tal vez no debía saber lo rara que era, que aun sabiendo que no soporta las películas de miedo ahí sigue viéndolas.

off: Lo se, soy tan adorable!!...nahh que bueno que regresaste ya te extrañaba Smile
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Mar 6 Mar - 12:39

Admito que hay algunas cosas que en definitiva no me van bien, como el trato con las personas, tiendo a ser… demasiado. Demasiado brusco, demasiado servicial, demasiado tonto (eso no mucho), pero el caso es que es demasiado. Algunas ocasiones me esfuerzo más de la cuenta y creo que ese es el motivo por el cual las cosas siempre tienen un resultado que no esperaba. Quería pensar que de un día para otro podría cambiarlo. Hacer que todo fuese diferente a lo que era, y sé que eso no podría hacerlo, por más que intentara remediarlo, los resultados eran semejantes. Entonces, dejé de intentarlo. Era mejor que todo fluyera tal cual lo haría. Dejar que el río volviera a su cauce, o como se dijera. Desde allí puede que sí haya logrado ese cambio, no estoy del todo seguro que es así, pero vale la pena pensar que sí. Y a qué me lleva todo esto? Bueno a que justamente ahora podría dar sentencia de que sí. Había cambiado. Porque, con ella no tenía que esforzarme demasiado, y si, hablo muy pronto al aseverar eso cuando solo tenemos un par de hrs hablando, pero, era cierto, sentía que -aunque suene cliché- podía ser yo mismo. Una persona común y corriente, puesto que no me veía en la necesidad de contar mi existencia. No me sentía como siempre, un híbrido. ¿Madurez? Nah, no se puede lograr eso en tan poco tiempo. Francamente gustaba de esta nueva… ¿faceta? Eso no lo sé aún, pero me gustaba. Este sentimiento de estar en completa sincronía es de lo más agradable que había sentido. Era diferente a muchos otros y mucho más intenso. Me gustaba, es más incluso podría acostumbrarme a ello, a todo ese sentir que ella me inspiraba.

Divertida, sí creo que esa le iba bien. —Fantástica— respondí con suma facilidad, esperen, ¿respondí? No, se supone que eso debería estar en mi mente. Es que en mi no funcionaba nada de piensa antes de hablar porque yo siempre hablo antes de pensar. De hecho creo que ni pienso realmente. —Y hermosa por supuesto— ajá, a esta clase de cosas es a las que me refería. Por favor, ya cállate. Vamos no era para tanto, además debo asumir que al menos sonaron totalmente sinceras esas palabras ¿no? Patética manera de consolarte. —entre otras— ¿qué no me había pedido a mí mismo callarme? Quiero pensar que solo es una etapa de lengua floja, de hecho siempre soy así ¿no? He ahí el porque de los líos que me metí cuando adolescente. Era tan fácil, lo único difícil era salir de ellos y tristemente digo que la causa por la cual pude salir de la mayoría es que tenía a una licántropa lo suficientemente -por no decir exageradamente- fuerte para ayudarme a librarlos. Un día, aprendí la lección…, creo.

—Chicas?— enarqué una ceja juguetonamente —creí que yo lo untaría a los chicos— solté una risita ¿Qué bobadas decía? No quería ni imaginarme esa idea. Es más, hasta me dio escalofrío. Que horrible. —Oh, si se me olvidaba que todos los vampiros son hermosos ejemplares millonarios, para ser sinceros no sé ni como le hacen para evadir los impuestos y las cámaras, con tanto dinero deberían engalanar las revistar de los 10 vampiros más ricos del mundo—rodé los ojos, pero había algo de cierto en ello. Con toda la eternidad de su lado lo más factible es que se hubieran hecho de mucho dinero, y lo de ser hermosos, bueno a las pruebas me remitía. ¿Acaso solo se convierten a humanos "guapos"? Quizá sea el "virus" vampírico. Si convirtieran a Kendall…, no, cielos. Sería más hermosa que cualquiera eso que ni qué, pero, solo de pensarle de esa manera, era peor que imaginarme poniéndoles bronceador a los hombres del poblado. Yuck. —Y tendremos que ver la forma en que los impermeables se adapten para que los licántropos no se tropiecen con los cordones, sino imagínate, después vendrán con su estado irritable a reclamarnos, aunque yo puedo decir, Fue idea de Kendall— la apunté con el índice poniendo cara inocente —será fácil— será fácil, asentí dando por sentado el hecho.

—Bueno 55-45 es mi última palabra— imité su gesto cruzándome de brazos aunque mirando nuestras expresiones hizo que me ganara la risa por lo que no mantuve el mismo nivel de credibilidad. Y tampoco lo hubiese mantenido al momento en que ella menciono… ¿guapo modelo? Vamos, era en serio? Eso cambia algo ¿no? ¿Cómo qué? Volví a reír negando ligeramente con la cabeza —tienes razón me necesitas para que esto funcione, yo que tú aceptaba— era sencillo bromear con ella. Pero debía dejar de hacerlo, después podría tomarme como alguien a quien solo le gusta bromear sin tomar en serio ninguna clase de conversación. Pensándolo bien casi era esa mi descripción… exagero, yo podría ser la persona más comprensible y soy bueno escuchando -cuando me conviene- y esas cosas.

—En serio? No me lo creo— suspiré, hay quienes no se dan cuenta de ello o quizá tenía más facetas que mostrar, después de todo apenas la estaba conociendo. —Si, de hecho me tengo previsto que en dos días recorreré todo Forks— volví a mentir, en mis planes no estaba recorrerlo, quería hacerlo poco a poco para que pudiera descubrir algo, y no algo nuevo sino simplemente…, algo. Pero no me importó nada de ello y sinceramente creo que no volvería a importarme en lo absoluto cuando podría pasar algunos momento con su compañía.

Sonreí ampliamente ante su respuesta. Estaba muy emocionado con ello. Faltaban pocos días para que fuera sábado, bueno primero tendría que ir a ver que día era, porque había perdido esa noción, pero lo cierto es que sí faltaba poco. Y no tengo que volver a decir que me encantaba que pudiéramos salir, y no tanto porque quería huir de Forks, sino porque tenía a la compañera perfecta para hacerlo. Reí por lo bajo cuando ella checó si tenía el día libre, —entonces arreglado, el sábado será…, esto, ¿paso por ti?— factible, pero podría seguir siendo demaisado para ella —y descuida que si quiero cancelarte pegaré un papel en la puerta de la biblioteca, "Job, no disponible"— metí las manos dentro de los bolsillos.

—Oh si, su amistad es de lo más singular, hasta la manera en como el riquillo humano influye en el vampiro que por en sus tantos años de longevidad encontró una buena amistad— sin duda alguna era lo más difícil en este mundo donde el reloj no rige la vida, no cuando tienes a la eternidad de tu lado. Las personas en quienes confías son tan escasas que lo único que te queda es aferrarte a lo poco que has conseguido, supongo que hasta cierto punto era lo que esa clase de libros plasma. Una felicidad subjetiva al lado de las personas que realmente se quieren. —Tienes razón, comparten mucho, inclusive con la vida. Y la escritora es muy buena para hacer ver esos pequeños detalles, aunque en lo particular los estereotipos también se adaptaron a lo que los demás plantan, solo que con una varianza…, humanidad— tal como yo lo veía, era de los pocos libros que daban más credibilidad al hecho de que los vampiros no odiaran su manera mostruosa de comportarse sino la ansia de volver a formar parte del mundo mortal como fue la pelea entre fantasmas. Que por cierto me pareció poco imaginativa ¿qué hará un Lucas humano con Bianca fantasma? Una idea retorcida. —Claro, las primeras partes siempre son las mejores. Me encanta cuando Bianca intenta fugarse de Medianoche con las galletas oreo, en resumidas cuentas cuando se encuentra con Lucas. Alguna vez pensé hacer lo mismo…, aunque no creo que me hubiera encontrado a ninguna Bianca— me encogí de hombros —y ya que no has leído el cuarto te adelantaré que Baltazar muere— hice un gesto fingido de tristeza aunque era una total mentira, pero vamos quería ver su expresión.

Enredados, cierto, la había escuchado y también era de Disney. —Cierto, pero allí también había un príncipe, bueno un hombre de por medio y esa clásica historia del amor verdadero, no se aparta mucho de las princesas clásicas esperando a su fiel caballero— la historia del amor verdadero esta tan vendida y explotada por el mundo del cine que algunas veces crees que en verdad llegará, pero lo cierto era que quizá jamás pudieras comprobarlo, sino entonces ¿por qué tantos divorcios? —jha, tienes razón cuando se lo cortó hasta se volvió oscuro, pero regresó a casa y vivieron felices para siempre— eso era lo que más me gustaba de los cuentos, y vivieron felices para siempre. Romanticismo puro. —Mujeres, siempre se quejan por ello. Deberían aceptar lo feo de su cabello— reí pensando en las que en verdad tenían un cabello de lo más espantoso. Por suerte Kendall era perfecta…, digo su cabello era perfecto.

—No— sonreí —tan mala puedes ser?— escuché sus supuestos castigos, para mí todos valían y claro podría llevarle e invitarle donde quisiera y era obvio que el que se entusiasmaba más de la cuenta que ello era yo. Pero, ¿qué podría hacer? Y más cuando expresaba esas palabras. Me daba pauta a que pudiera verla fuera del trabajo, y salir de vez en cuando. Me encantaba. Quería invitarla ahora mismo. —Esa idea me gusta más, te traeré el libro con la condición de que sea yo quien te ponga castigos— reí disimuladamente —ya sabes por agradecimiento tendrás que aceptar que te invite a salir…, mañana— enarqué una ceja con un dejo de diversión.

Reí con más entusiasmo mientras comenzaba a andar —no creo que te atrevas, mancharías tu reputación de adorable— divisé a lo lejos la chica que siempre iba por una cantidad exagerada de libros. Me había cuestionado si en verdad los leía todos. Rara. —Pues, podría llevarte yo, encaminarte. Si no te molesta. Termino en diez minutos— ¿quién querría ir a la biblioteca por la tarde-noche? —O puede que sea yo quien te termine secuestrando, quien sabe, quizá tu paranoia deba ser fundada ¿no?— sonreí sombríamente haciendo uso de lo que mis genes me dotaban. Dicen que los vampiros pueden inspirar miedo con solo una mirada que inclusive sin que ellos lo quieran los instintos humanos se disparan saboreando el temor hacia ellos. Igual podría usarlo yo ¿cierto?
avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Mar 6 Mar - 23:42

Desde hace unos años, no tantos en realidad, me había prometido a mi misma no volver a confiar en ninguna persona tan fácilmente, especialmente en los hombres, muchas personas me consideraban muy dramática, exagerada y ese tipo de cosas y lo era pero no tanto por ese motivo en especial. Cuando los hombres más cercanos a ti o los que deberían ser los más importantes en tu vida, no dejan de lastimarte y pisotear en muchas ocasiones tus esperanzas, sueños y metas, llega el momento en que no puedes confiar más en ellos, sobretodo tu padre que no te hace caso jamás y tiene poco interés en ti y cree que con darte suficiente dinero para vivir cumple con sus deberes como padre, podrían comenzar a entender un poco mi manera de ver la vida y la poca confianza que tengo. Pensaba de una manera y por desgracia no había llegado una persona que la cambiara, yo no encontraba sentido a entregarles mi completa confianza a una persona, porque siempre que comenzaba a hacerlo terminaba más lastimada yo y como parecía ser un patrón repetitivo deje de intentarlo. Pero tantos años de vivir y pensar de esa manera me habían hecho una persona mucho más fuerte, pero gracias el cielo y por extraño que pareciera yo era feliz de esa manera y estaba muy segura de que ninguna persona pensaría que había un lado….obscuro?, no, pero un lado no tan….feliz y sonriente de Kendall.

¿Fantástica?, no es como que no lo fuera pero, no puedo negar que me gusto como suena viniendo de él – Tienes razón esa es mejor – dije sonriéndole divertida, era simple, me sentía extrañamente bien es su compañía, tampoco era como que lleváramos las horas juntos o el tiempo de conocernos, lo que lo convertía en algo aun más extraño. No pude evitar una gran sonrisa en el momento que volvió hablar al mismo tiempo que sentía mis mejillas arder, al mismo tiempo que sentía el brinco que daba mi corazón, se hacía sentir ese….no sé qué que no había sentido en mucho tiempo. ¿Amor?, ¿Qué?, obvio no, yo lo diría más como esa sensación agradable que hace que te digas “Sí, él me gusta”, creó que lo definiría mejor, además no creo que alguien se enamore así de rápido – Lo sé, pero gracias por notarlo – dije sonriéndole tomando un mechón de cabello entre mis dedos un tanto nerviosa.

Lo mire sorprendida unos momentos sin poder evitar reírme después – Oh bueno, como quieras – dije encogiéndome de hombros sin poder dejar de reírme, el solo imaginarlo hacia que me dieran ataque de risa que no podía controlar - Deberían de hacerlo, además no creo que necesiten tanto el dinero, deberían donarlo, otras personas lo necesitan más que ellos – dije meditando en que gastarían todo ese dinero, a mí se me ocurrían algunas y la comida era una de ellas sin duda, las compras era la que le seguía, aunque igual y por eso es que tienen tanto dinero pues se ahorran la comida. – Claro, claro, échame a mí la culpa, cuando tú – dije señalándolo acusadora – Fuiste el de la idea de vendérselos a los lobos - dije sonriendo malvada – Además entre los dos, me creerán mas a mí que a ti, soy adorable lo recuerdas – dije sonriéndole tierna.

-Si el 55 es mío me parece bien –
dije sonriéndole al escucharlo reí sin poder evitar hacer lo mismo, teníamos esa “chispa” que hacía que no dejáramos de reí de cualquier cosa, un punto bueno en cualquier conversación son las risas que lleva – Tienes la razón, no voy a encontrar un chico más guapo que tú para que patrocine las cosas – dije poniéndome seria unos momentos antes de reír levemente – Aun así no acepto, como si yo no pudiera hacer lo que tu haces, además supongo que los chicos prefieren que lo haga yo a que lo hagas tú – dije sonriendo triunfante poniéndome una mano en la cadera mirándolo divertida.

- Bueno, eso es lo que dicen las personas que conozco – dije encogiéndome de hombros – Mienten…..soy un amor, es pura envidia – dije sonriéndole dulce y divertida – No creo que te tardes mucho, no tiene mucho que ver – dije encogiéndome de hombros, unas cuantas vueltas en auto o a pie y veías todo lo que tenia, que repetía no era mucho, pero a lo mejor el encontraba algo interesante que yo no había visto.

Ahora tenía una cosa clara, contaría las horas para que fuera sábado, la simple idea de salir con él, hacía que mi corazón latiera a una velocidad interesante – Pues…tienes auto o algo así?? – pregunte mirándolo unos momentos – Por que no es muy cerca y caminando como que no esta tan padre, pero si quieres puedes ir a mi casa y de ahí nos vamos – dije sonriéndole emocionada, si ya ir a la playa me gustaba mucho, ir con él era aun mejor – Bueno, mas te vale que no me canceles – dije mirándolo unos momentos – Puedo ser muy mala – dije asintiendo era una parte que el mundo no debía conocer de mi – Además ese letrero lo debes de poner de todas formas para que las chicas que vengan por aquí exclusivamente a verte sepan que no estás y no pierdan su tiempo esperándote, no te soltare en todo el día – dije sonriendo entre tierna y malvada.

Asentí sonriente, recordando lo divertida y feliz que me sentía cuando leí esa parte en el libro – Confía tanto en él para decirle lo que en realidad es… una amistad así no se encuentra tan fácil – dije sonriente, suspirando levemente, mientras lo escuchaba, asintiendo ante sus palabras, pues pensaba igual a él – Te hace creer que en realidad existe – dije sonriendo, recordando el cómo me hubiera gustado ir a la internado de Medianoche, con tal de vivir lo mismo que Bianca – Quien no se ha querido escapar alguna vez….pero si me dicen que me voy a encontrar a alguien así como Lucas, aunque prefiero a Baltazar como ya te abras dado cuenta, me hubiera ido hace muchos años – dije sonriendo, lo mire entre sorprendida, no queriendo creerle y molestia – No!, dime que me estas mintiendo! – dije un tanto alterada dando un paso en su dirección con la intensión de darle un buen golpe. – Todos menos mi Balty – dije dramática.

No podía negarlo, pero era el estilo de Disney, rescatar a la princesa o lo que fuera y vivir felices por siempre, igual y no existía pero había los casos en que si – Era un ladrón, muy guapo por cierto, el caballo era lo máximo igual la ranita, camaleón lo que fuera, Pascal, me parece que se llama y bueno, un poco de fantasía de vez en cuando no está mal – dije sonriéndole, encogiéndome de hombros, yo no creía tanto en el felices por siempre, pero era una película bonita que me había hecho reír demasiado – Además, la canción de “ Mi sueño ideal”, es algo muy motivacional – dije sonriendo, pues yo me había traumado un tiempo con las canciones, aun me las ponen y no me molesta ponerme a cantarlas - Eso me molesto mucho, está bien que esté muriendo y así pero,,,, ¿Tenia que cortarle el cabello tan corto? - pensé unos momento esa escena, era interesante de lo mucho que los dos sufrían y yo fijándome en el cabello – Pero no te niego que con el “Tú eras mi nuevo sueño” cuando el está muriendo no llore – dije sonriendo romántica recordándolo, no es como que de verdad llorara pero casi - Aun así me quedo mas con algo así como "Mi villano Favorito" - sonreí tierna, igual y pensara que me la pasaba viendo películas infantiles, pero esta en particular me había gustado mucho y anda muy en mi mente desde que me entere que ya va a salir la dos – Me ofendería, pero como se que el mío no lo es no me enojare – dije sonriéndole.

Sonreí pasándome una mano por el cabello mirándolo - Puedo ser muy mala si me lo propongo, pero te daré el beneficio de la duda – dije mirándolo mientras sonreí malvada - Tú eres más malo que yo? , tendría que probarlo – dije mirándolo antes de reír – Realmente es un castigo muy difícil, salir contigo es un verdadero castigo – dije dramática, fingiendo sufrimiento, pues salir con él era lo que estaba esperando - ¿Mañana?.... pues aceptare dependiendo si lo traes o no – dije sonriéndole, como si no fue a aceptar que saliéramos lo trajera o no.

Me encogí de hombros caminando a su lado, le sonreí a la chica del mostrador – Ahora entiendo porque no encuentro ningún libro que leer, todos los tiene ella – le susurre acercándome un poco a él, “aja puro pretexto”, conciencia mala, yo soy inocente de eso. Me gire a mirarlo sorprendida – Por mi encantada – dije sin poder contener mi sonrisa. Lo mire unos momento con los ojos entrecerrado - Bueno, si me secuestras tú la cosa es diferente – dije sonriendo encogiéndome de hombros, ciertamente no me molestaba mucho que lo hiciera, mirando sus ojos una sensación extraña recorrió mi ser, sensación que me dijo que tuviera un poco de cuidado con é chico que tenia enfrente.

Off: Me dieron ganas de darte un golpe con lo de Baltazar….eres malo!!
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Miér 7 Mar - 22:39

Algunas ocasiones me pregunto si las personas siente lo mismo que yo. Si hubo una vez que se sintieron realmente solo o con demasiada compañía que les asfixia, o si nunca piensan en nada, bueno es ridículo decir que no se piensa, pero vamos que hay veces en que se cree que no se hace. Entonces volviendo a lo anterior; si alguna vez llegaron a sentirse parte de todo y nada de nada. Era complicado, pero sí que me lo había preguntado y quizá hasta hoy en día no soy capaz de entenderlo por completo. Aunque ¿por qué demonios estoy pensando en ello? Cosas que no logro comprender, mi mente siempre divaga en punto indescriptible e incomprensible para mí. Así que ¿para qué seguir alimentando tantos cuestionamientos? Lo cierto es que, con esto puede que entienda que en efecto, las personas comparten ese pensamiento alguna vez en su vida. y no conforme con ello hay miles de cosas que compartimos entre "humanos"…, sentimientos. Justamente esos llamados sentimientos eran los que ahora tenían mi mente ocupada. Ellos nos llevan a viajar por lares inexplorados que pueden ser fantásticos o escabrosos. En este caso se asemejaban más a lo primero, más sin en cambio tenían ese dejo temeroso que tocaba lo desconocido.

Asentí con una sonrisa ladeada. Probablemente pensaría que soy un tonto, pero eso ya no me importaba, o es que quizá me importaba bastante? De hecho sí que me importaba y más de lo que estaba dispuesto a admitir. Vamos que de todas maneras sí que era un tonto. —Claro que lo es— dije en apenas un murmullo. Ser una adulador nunca se me había dado bien, pensarlo tal ves pero decirlo, bueno siempre me metía en aprietos. Esta vez era diferente, lo sé porque ni siquiera tenía que pensarme demasiado lo que tenía que decirle. Mi lengua floja las decía sin más. En un chasquear de dedos estaba todo cuanto pensaba siendo expulsado por mi boca para dejar en claro el concepto en que le tenía. Sigo insistiendo que era patético, pero no podía hacer absolutamente nada. Así soy y con pena. Y así era ella, con ese encanto tan natural que hasta cierto punto lograba sorprenderme. Con ese latir de su corazón que inmediatamente daba la señal que inconscientemente buscaba acompañado del rubor de sus mejillas. Simplemente encantadora, y no de una forma ocasional, normal, sino de manera…, perfecta. No por nada se dice que "Uno aprende a amar, no cuando encuentre a la persona perfecta, sino cuando aprenda a creer en la perfección de una persona imperfecta". Aunque por el momento la imperfección no tocaba cada minúscula parte de Kendall.

Solté una risita divertida frunciendo ligeramente la nariz. —Uhmm… pues la verdad con lo frío que son seguro y necesitan el dinero para comprarse cobijas— jah como si pudieran sentir algo los vampiros. Arrogantes chupasangres. Ok, no, dije que iba a dejar de usar ese peyorativo; después de todo soy uno de ellos, al menos una tercera parte. —deberían donar algo de su dinero a la Fundación Humanitaria del pobre de Job— puse carita inocente, así como los niños de esas fundaciones ponen en sus anuncios publicitarios aunque yo siempre dudo que en verdad usen el dinero por y para ellos. —Yo?— negué señalándome —qué dices niña, si estas peleando tu porcentaje de interés por la mega idea que tuviste, no quieras voltearme la moneda— resoplé con una mueca dolida que en menos de un segundo se tornó burlona. —Eso no se vale, es trampa— sé que el que haría trampa sería yo, utilizaría mi don para persuadirlos. Sería fácil hacerles ver que la culpable era ella, si es que se suscitara tal caso, además de que tampoco es como que lo fuera a hacer, sería ir demasiado lejos.

—Qué? Naah el 55 es mío y si sigues así bajaré a 43 sin contar los impuestos— otra mueca burlona y hasta fanfarrona. No sé cómo se nos daba eso de bromear por pavadas. Pero era divertido como para no aprovechar estos escasos momentos de charla casual. Hacía mucho que no tenía una que no fuese con mi madre y Hulk, es obvio que me agradaba. Y eso ya lo había dicho. Jah. Soy tan repetitivo. Entrecerré los ojos suspicazmente —ya sé que no hay nada más guapo— hice un gesto el típico que hacen los superficiales —no si es un hombre gay, apuesto a que me querría a mí— bufé por lo bajo cambiando mi gesto a uno de asco. No era porque rechazara las preferencias sexuales, sino por el hecho de pensarme de esa manera. Ay Job, no tengo que recordarte que eres un caso perdido, verdad? —Solo espero que me des la oportunidad de conocerte mejor y ser yo quien juzgue eso— en realidad lo quería. Eso es lo que estaba queriendo hacer desde un principio, conocerla. Y sí que creía que lo que había dicho, la parte de que era un amor.

Por qué no podía ser sábado ya? Mejor aún me plantearía el qué hacer para que el tiempo se hiciera muy corto. —Si, tengo uno pequeño— solté una risita —aunque caminando no suena tan mal, porque podría pasar más tiempo contigo— y ella conmigo lo que pudiera traernos un conflicto, se terminaría hartando de mi. Suele pasar. Pero su emoción era tan palpable que relegaba ese pensamiento. —No, no cancelaré. Si quieres te firmo un contrato— reí por lo bajo encogiéndome de hombros —uy si de hecho ya deberías estarte yendo, porque si no mi extenso ejército de fans va a cortarte la cabeza apenas salgas de la biblioteca, yo que tu tendría cuidado, en la oscuridad todo podría pasar— la mayor parte de la frase sonó como la broma que era, mas sin en cambio a la parte de la oscuridad le imprimí el matiz adecuado de ser una advertencia.

—Si, que en verdad existe— musité. En ocasiones deseaba que ese mundo no existiera, que solo fuesen fantasías de las mentes imaginativas de los escritores, pero no, ese mundo vampírico era más real que el astro rey saliendo por el horizonte. —Jha, graciosa, deberías ir a ver si encuentras a un ejemplar parecido a Balty— dije el nombre del vampiro con desdén. Igual y alguno de los Cullen sirvan. Como si los quisiera más en mi vida. por mi todos ellos podrían morir por una estaca -cosa que por desgracia no podía pasar- y mi sueño no se esfumaría. Para lo siguiente si tuve que reír. Ah esa clase de reacción es la que quería sacar. —Bah, es broma— le dediqué una risa burlona y un ademán de mano para restar importancia —y creo que el cuarto libro te decepcionará. Al menos a mí sí lo hizo. Supongo que a Claudia se le fugo la imaginación— resoplé sin querer adelantarle más. Pero lo cierto es que aunque estuvo más que genial -algunas partes-, el final, bueno dejó mucho que desear.

—Es lo bueno de esa clase de películas, que siempre ponen ese plus al que puedes amar— sonreí [color=lightgreen]—aunque los personajes principales dan vida a la historia los papeles secundarios dan ese no se qué, que qué se yo—[color] reí dejando una sonrisa ladeada. —Ya veo, te gustan las caricaturas— reí divertido —uhmm mi villano favorito… es gracioso y demasiado tierno— añadí no recordando del todo esa caricatura. La habría visto ya? Suelo no recordar muchas cosas sin trascendencia. Y las películas animadas eran unas de ellas. Se componían básicamente de dos factores, drama y diversión…, creo. —¿Qué es lo que más te gusta de esas historias, su inocencia, su humor blanco?— cuestioné con una ceja enarcada para después fruncir el ceño.

—Vaya si que inspiras miedo— reí —claro yo sí que soy malvado, lo llevo en los genes— otra vez hablando de más, Job? —créeme que será un castigo cuando lo compruebes, es más apuesto a que suplicarás porque el paseo termine apenas un par de minutos después— enarqué una ceja rápidamente. Sonreí con un leve asentimiento al tiempo que lamía mis labios —bueno entonces, mañana lo decides. Cuando lo traiga tendrás que aceptar te guste o no. Conste sobre advertencia no hay engaño— resoplé con una mueca divertida.

Reí disimuladamente. Le dediqué una sonrisa ladeada a la chica. —Deberías parecerte un poco a ella. Ya sabes una nerd en busca de cualquier libro que caiga en sus manos— musité igual de quedito que ella, inhalando su perfume, o quizá solo fuese ella. Sentí un escalofrío al verme envuelto en esa fragancia tan exquisita suya que me di cuenta estaba dejando pasar gracias a la conversación y la aparente lejanía, no obstante cuando se acercó a mí, me recordó que estaba respirando el mismo aire, tan cerca, tan dulce, tan Kendall. —Ok, permíteme unos minutos— sentía la emoción regocijante en mi interior. En verdad dejaría que le acompañara a casa. Cielos, estaba emocionado por ello. Job, tranquilízate —No digas eso, que sino me tientas a violar la ley— y créeme que para mí sería demasiado fácil.

Tomé la credencial de la joven y pasé al otro lado del mostrador mientras lo capturaba en la computadora. Recogí los libros colocándolos en la mesilla con unos cuantos libros apilados sobre ella que mañana los pondría en su lugar. —Aquí tienes— devolví su carnet de la biblioteca con el libro que había pedido ayer. Me dio un simple gracias con una mirada extrañada y salió. Me encogí de hombros, tomé mi chaqueta, apagué el computador y pasé al otro lado del mostrador. —Listo— sonreí amigable deteniéndome cerca de ella —aún estas a tiempo para rechazar que te acompañe— dije burlón con una ceja levantada mientras me ponía la chaqueta que no necesitaba puesto que mi cuerpo no percibía el frío.
avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Jue 8 Mar - 20:39

Mi vida al otro lado del mundo jamás había sido tan interesante, había tenido mis cosas buenas y grandes momentos, pero mi vida necesitaba un cambio, uno radical y totalmente diferente a lo que había vivido o a lo que estaba acostumbrada, algo que significara un reto nuevo para mí, que me desafiara, que cambiara mi perspectiva del mundo, de las personas y tal vez de mi misma. Hasta ahora las cosas habían salido bien, e incluso me cuestionaba por que había tardado tanto el salirme de casa de mis padres, tal vez porque ellos no lo permitían debido a mi “falta de madurez”, por favor, gracias a ellos tuve que madurar demasiado rápido, pero no podía reclamarles esto en especifico puesto que de no haberme dejado tanto tiempo sola no habría podido llevar también el cambio que tenia ahora, aunque si me pongo a pensar en el sentido de que ellos hubieran sido unos buenos padres no hubiera tenido la necesidad de dejarlos. Bueno no era bueno pensar en eso, como si de verdad fuera a cambiar algo, pero esa era la manera en que tenían que pasar las cosas y si eso me había traído hasta este lugar donde al parecer estaba todo lo que buscaba cual era el problema real.

Correspondí con una sonrisa igual a la suya, con un poco de superioridad fingida – Tú no estás nada mal, no te comparas conmigo, pero eres lindo sí – dije encogiéndome de hombros riendo nerviosa, odiaba ponerme en ese estado, como si nunca hubiera estado con un chico, claro que sí, pero era él, tenía ese….algo que hace que no puedas despegar los ojos de los suyos, que no puedas evitar sonreír ante sus palabras, simple de esas personas que hacen que tu corazón se acelere, tus mejillas se pongas rojas y lo más probable es que cuando salga de aquí no pueda evitar pensar en él y tus ojos brillen junto a un sonoro suspiro. Me sentía extraña con ese sentimiento y esos pensamientos pues tenía ciertamente un tiempo sin encontrar una persona que despertara en mi esas sensaciones y él aquí, con unas cuantas horas o minutos lo había logrado. Sorprendida y un tanto extrañada era el sentimiento que brotaba en mí.

Negué riendo, era tan fácil ser yo misma con él – Tienes razón, mejor un calefactor, creo les serviría más – dije asintiendo seria, antes de comenzar a reír una vez más, era divertido no, él me había venido a callar por estar cantando, pero si podíamos reírnos abiertamente, no es como que me molestara pero era un punto interesante – Claro, igual y seas mi proyecto caritativo del año, tu carita de niño tierno me convenció – dije sonriéndole divertida, asintiendo, con esa cara que chica no le daría su dinero, es como esos mensajes subliminales, que los ves y te dan ganas de comprar lo que sea que anuncie, era lo mismo – Te recuerdo que fue mi idea, bueno, los protectores solares fue tuya, pero lo demás es todo mi idea, además ya habíamos acordado que no se vendería tu idea, por lo que yo merezco el mayor porcentaje – dije mirándolo molesta, antes de sonreírle tierna – Quien te manda a no ser tan adorable como yo – dije sonriéndole divertida, aunque las chicas del poblado a pesar de no necesitar el protector por verlo a él seguramente lo comprarían, aunque eso no se lo diría claro.

Negué mirándolo molesta – No, el 55 es mío, bueno puedo quedarme con un 50 si tú tienes un 40 o 45 no más – dije cruzándome de brazos permaneciendo seria unos momentos, sin poder evitar reírme, era tan fácil hablar con él, sencillo sin la necesidad de fingir, era increíble tenia relativamente un tiempo sin una charla así – Bueno, tampoco te creas mucho, existen mejores – dije asintiendo divertida, aunque en este momento no recordaba ninguno – No, bueno en ese sentido te mando a ti, desconocía que tuvieras esos gustos – dije mirándolo unos momentos, rogaba al cielo por qué no lo fuera y no lo creía, solo era para molestar, pero en estos tiempos ya no se sabe mejor estar segura. Sonreí asintiendo ante sus palabras, conocernos mejor era lo que yo esperaba, lo que quería - Por supuesto que sí, y espero que tu me dejes hacer lo mismo – dije sonriéndole tierna.

Los días de aquí al sábado se me irían sumamente lentos, pero ¿Por qué no podríamos vernos en otro lado antes del sábado?, seguro esa era una buena opción - ¿Caminar? – pregunte mirándolo unos momentos haciendo una mueca, quejándome – Bueno, ese es un buen punto, igual y no sea tan mala idea después de todo por mucho que odie caminar – Y era extraño pues practicaba muchos deportes pero caminar y correr no era lo mío – Pero si me desmayo será tu culpa – Dije sonriéndole tierna, pues no creo que pasara pero solo por si acaso mejor advertirle - Me preocupa, ahora tendré que cuidarme de tus fans, puedes ser muy peligrosas, pienso que para salvar mi cuello debería cancelarte ahora mismo – dije fingiendo miedo, pues aunque estoy segura de que muchas chicas que ya lo descubrieron aquí deben estar esperando el poder regresar para verlo, tendrían que aceptar que saldrá conmigo y si no, pues pobre de ellas. Soy mala.

- Sería interesante, un mundo alternativo con todas esas criaturas – dije sonriendo meditándolo unos momentos, aunque no se qué tan bueno sería - Mira que salir y encontrarlo no me molestaría en nada – pues de verdad si lo encontrara seria una persona muy feliz . Suspire aliviada al escucharlo, pues si Baltazar muriera iría a decirle unas cosas a Claudia – No me digas eso, creo que eso es lo malo de una saga, los finales en ocasiones no son lo que esperamos – dije encogiéndome de hombros, pues era algo que ya me había pasado con anterioridad.

Sonreí divertida asintiendo – Pues sí, creo que ese es el trabajo de los personajes secundarios le dan más….vida a la historia – dije sonriente, pues sin ellos las historias no serian en ocasiones tan entretenidas. – Lo sé, lo amo tanto igual que a los monitos amarillos que trabajan para él – de solo recordarlos me daban ganas de reír, eran sin duda los que le daban ese chiste a la película – Si te gusta deberías ver el tráiler de la parte dos, yo no puedo dejar de verlo y aun en la vez….. no sé qué vez es, sigo riendo – dije asintiendo divertida, pues ver a los minios cantando me mataba de risa – Pues no son muy inocentes y divertidas, te regresan a esa etapa de cuando eras niño – dije sonriendo pues sin duda eran de las películas más lindas y tiernas que existían, te hacían volver a esos momento cuando el mundo de los adultos no importaba nada y al menos olvidas todo mientras estas viendo una - Tampoco es como que me ponga a ver a Barbie que es súper poderosa y todo lo puede – Claro que la veía pues, que niña nunca soñó ser como ella, pero no permitiría que creyera que me la pasaba viendo películas de niños todo el tiempo.

- Lo sé, soy tan mala – dije sonriendo inocente – Me das mucho miedo – dije fingiendo un escalofrió, sin poder evitar reírme – Bueno, pues entonces será tu culpa que nuestro paseo dure unos minutos, o ¿me retendrás contra mi voluntad? - lo mire con una sonrisa ladeada, tampoco es como que pasar el día con él me molestara mucho – Considérame advertida – dije riendo – Sobreviviré a tu maldad – dije sonriendo, de todas formas no se veía tan malvado.

Fingí estremecerme con solo pensarlo – No, Nerd, jamás – una cosa era ser estudiosa y otra era ya ser una persona que no deja de estudiar en ningún momento, jamás me verían así – Se me ocurren unas causa del porque la chica esta aquí…. Más allá de ser una nerd – dije sonriendo, mirando a la chica unos momentos – Yo te espero – dije sonriente, “mirando” los libros del estante más cercano, mirando de reojo al mostrador, intentando o conteniendo mis risa al ver a la niña, bueno no era nada tonta yo en su lugar, vería a Job igual, bueno quien me decía que no lo había hecho ya.

Me gire unos momentos antes de que se fuera, sin poder evitar la risa que broto de mis labios al ver la última mirada que le dirigió y la extrañeza de Job ante esta, negué divertida pues los hombres no muchas veces sabían identificar las miradas de una mujer a diferencia de nosotras. Pobre, lo más probable es que la chica fuera solo para verlo a él, más que por ser una “nerd”. – No te libraras tan rápido de mi, querido Job – dije poniendo una mano sobre su hombro dándole una palmaditas, antes de caminar hacia la puerta – O ¿ya te arrepientes de pasar un rato más conmigo? – dije girándome a mirarlo con una sonrisa tierna.
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Vie 9 Mar - 23:21

Hay sentimentalismos que me parecen absurdos. Sentimientos que te hacen ver como un tonto frente al mundo. Pero hay algunos que en verdad son dignos de disfrutarse, de sentirse con cada poro de tu piel. Yo aún no había entendido eso, es más no quería hacerlo porque significaba exactamente eso, sentir. Y es que sentir era tocar una gran parte de tu interior, experimentar lo que nunca antes desde una perspectiva diferente, más…, profunda. Me pregunté cómo sería aquello, pero una vez que logré "entenderlo" hacía tanto tiempo atrás, me dije que jamás, jamás volvería a caer; ahora que lo recuerdo no había sido exactamente algo llamado enamoramiento, pero casi se le parecía y de todas maneras había sido extraño, por no decir, doloroso. Por ende, no volver a probarlo estaría bien para mí. No obstante esta vez sería diferente, ¿por qué? No sé, solamente sabía que era totalmente diferente. Podría probarlo con facilidad, solo con mirarle. Toda ella me hacía sentir…, extasiado, entusiasmado…, alegre. Porque cada aceleración de su corazón, cada mejilla encendida o cada mirada inocente, descargaba en mí esa sensación de alivio y tranquilidad. Una vez más admitía que ella con su sola presencia me dejaba contemplar aquella parte humana de mí. Pequeña, pero que estaba siempre presente en mi extraña fisiología de híbrido.

—Aah, pues bueno me conformo con ser…, lindo— fingí su tono de voz, que está por demás decir que armonizaba perfectamente con su rostro. Además escuché nuevamente esa tonada nerviosa. Me encantaba aunque no cuando yo lo experimentaba, por suerte ella no podía escucharme y yo sí a ella. Una excelente ventaja si me lo preguntan. Pero, mi corazón de vez en vez también se aceleraba, daba ese vuelco ansioso que declara que una emoción difícil de comprender se suscitaba en alguna parte de mí. Me gusta pensar que tenía todavía el control de mi sentir, pero no era así. Todo yo se mantenía descontrolado. Mi naturaleza siempre se había antepuesto, lo odiaba, sí, y esta vez era diferente, no puedo decir que lo amaba, pero si gustaba. —Pero vamos debes darme más crédito, ningún hombre podría igualar tus pucheros…, eso es trampa— reí queriendo callarme, ¿cómo es que pensara en no hablar y hablara más? Eso no era normal en mí. Jah hasta miento en mi propio pensamiento. ¿será malo eso? Naah.

Nuevamente reí —somos tan innovadores ¿te das cuenta?, siempre pensamos en las necesidades de nuestros futuros clientes— o más bien seguimos tanto la broma. ¿Por qué con ella era diferente? Me gustaba y me asustaba. No podía permitirme sentir tanto en tan poco tiempo, me dejaba ese matiz extraño que me hacía pensar que algo iba mal y no era movido por mis instintos como otras veces, pero quizá el pensar de esa forma era como una clase de escudo. Como fuese me temo que mis sentimientos se han exteriorizado demasiado rápido, lo que motivaba a mis emociones y desarrollaba en mí esa conmoción emocional. ¿Qué pensaría Kendall si se lo dijera? Seguro y me llamaría raro o simplemente se reiría de mí. Al igual que mi propia mente se mofaba de mi estado irracional. —Tu proyecto dices? Nada más no quieras que mi cabello crezca al estilo Rapunzel— enfaticé la última palabra con un tono divertido —seguro que esa sería tu única obra— solté una risita burlona. Aunque creo que di a entender que era medio boba. ¿Cómo me podría retractar? No diciendo nada y pasarlo como broma. —No nada. Sino gano ese porcentaje— me crucé de brazos —te demando— asentí con vehemencia. —¿Quién lo dice?— fruncí el ceño con desagrado —solo tengo que hacer de niño desvalido y acomplejado para que me crean— le enseñé la lengua como un crío y me hice el desentendido.

—No, ya dije. Te demandaré— continué con mi pose muy digna —ay no creo la verdad. Alguien mejor que yo? En Forks? pff— resoplé con una sonrisa. Podría fácilmente mencionarme algunos. Los vampiros de Forks. Asco hasta yo lo reconocía. Ahora si, qué bajo he caído. Tan bajo como para aceptar…, un hecho obvio. —Si, obvio— realmente lo esperaba. No había nada que deseara más. Rayos, otra vez pensando en lo mucho que me gustaba estar cerca de ella. Ojalá pudiera pensar en otra cosa y dejar que esto fluyera de manera más…, lenta. Pero, si no hay otra forma. No estaba haciendo nada malo, que me hacía sentir más que cualquiera en tan poco tiempo, sí, pero hasta allí quedaba ¿no?

Su mohín me dejó en claro que eso de hablar no era nada agradable para ella. Sonreí ampliamente. —Ya veo, eres amante de los deportes extremos siempre y cuando no incluyan el caminar largas jornadas— reí por lo bajo sacudiendo ligeramente la cabeza —Ah descuida— hice un gesto con la mano desgarbado —si te desmayas yo cuidaré de ti quien sabe igual y te guste estarte desmayando seguido, con semejante héroe que tendrás— solté una risa divertida que se prolongó un poco más por su comentario —ay no eso no vale. Se supone que el que debería cancelarte sería yo— solté un suspiro fastidiado que seguía siendo fingido. —Pero tienes razón, deberías cuidarte de seres extraños como… las mujeres— alcé los dedos al estilo fantasmagórico. Siempre hacen ese ademán para hablar de ellos así como de cosas que causan cierto, terror. Las mujeres no es que lo causaran, no del todo, pero bien podrían hacerlo si se lo propusieran.

—Qué locura, no digas pavadas— ¿qué pensaría si le dijera que en verdad existía? ¿Qué se lo mostrara? Ah que sí cambiaba de opinión. —Si existieran esa clases de criaturas, a estas alturas ya hubieras sido bocadillo de un vampiro, eso o ya te hubieran transformado… creo que sería lo segundo— me encogí de hombros para restarle importancia. Yo quería quitarlo porque eso me hacía pensar que ese mundo estaba un poco lejos de la realidad. La mía, obvio. No puedo creer que siguiéramos hablando de Baltazar. Que bobada. Bendito vampiro de pacotilla. Lo que me faltaba, sentirme celoso por un vampiro y además imaginario. —Pues a mi no me importaría encontrar a— ¿a quién? Piensa rápido, Job —Clarissa Fray o Katniss— reí porque esos eran personajes de libros diferentes —o bueno Raquel, aunque ella no me haría caso— hice un puchero y volví a sonreír, ¿Cómo se llamaba su novia? Ah si Dana, por su culpa jah.

—Lo haré, veré el trailer y si no me gusta tendré algo que reclamarte— puse cara seria e inmediatamente sonreí —Barbie? No juegues— reí otra vez, ella me hacía reír mucho a decir verdad. Pero bueno, volví a reír negando con la cabeza —seguro, ya sabes como Barbie puede hacer todo. Ha ido desde alumna de un colegio, hasta princesa, es multifacética, seguro tienes mucho que aprender de ella— bufé pasando una de mis manos sobre los cabellos con una ceja enarcada al recordar la cantidad de esas muñecas que habían vendido en el centro comercial donde había trabajado hace un par de años.

—Deberías— entrecerré los ojos una vez más utilizando ese matiz sombrío en mi mirada —sería bueno que temieras. En verdad puedo llegar a ser…, despiadado— retomé mi semblante amistoso. Técnicamente esto último no era tan cierto. Primero por mi capacidad híbrida, lo que me hacía mantener cierto control, mejor que el de los licántropos al convertirse y además de que no tenía esa ansia de sangre como los vampiros, soy mucho más humano que esos especímenes lo que me confiere más control aún. Así de fácil. Podría ser despiadado, si, movido por instintos salvajes, pero solo cuando había necesidad de defenderme. Aún con ello era divertida esa faceta sombría. —Pues claro, retenerte era mi plan— reí —y quizá no sobrevivas, muajajajaa— intenté verme maloso pero no resultó. Por eso odiaba esto, ¿acaso necesita una situación difícil para que saliera mi instinto asesino? Ok, eso es muy exagerado.

Me la imaginé con sus lentes, miles de libros, una mega mochila, su cabello hecho un moño en lo bajo de su cabeza y su ropa desgarbada. De nerd se vería encantadora, pero la prefería de esta forma. Aunque si quisiera cambiar, de todas formas me gustaría. —¿Ah sí? ¿Cómo cuales?— inquirí curioso enarcando una ceja inquisitiva —porque…, es un lugar demasiado silencioso para poder reflexionar?— me encogí de hombros.

Por fin la chica se marchaba con un peculiar movimiento que casi podría jurar que arrastraba los pies. ¿Por qué camina así la gente? Qué fastidio. Solté un suspiro y sentí las palmaditas de Kendall —oh rayos, era mi manera de persuadirte— sonreí mientras nos dirigíamos a la puerta —no, claro que no, si estoy gustoso de acompañarte— Demonios quise golpearme la frente con la palma de la mano, pero de hacerlo me vería ridículo.


Abrí la puerta para ella para después cerrar tras nosotros y echar llave. [color=lightgreen]—Entonces ¿para dónde? Usted guíeme señorita—[color] sonreí de lado metiendo las manos dentro de mis bolsillos. Como se veía tras de la ventana, la oscuridad había tomado posesión de la calle y más cuando las nubes anunciaban el pronto derrame de agua, como siempre. No es tan malo pensé por primera vez contemplando verdaderamente el poblado de Forks. No es tan malo.
avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Kendall McKenzie el Sáb 10 Mar - 23:30

Me había prometido una y otra vez no volver a sentir este sentimiento, no volver a ilusionarme a sentir esa aceleración del corazón, esa sensación de hueco en el estomago, las conocidas maripositas, no me gustaba, lo había prometido, me lo había prometido a mi misma demasiadas veces, no quería volver a dejarme envolver por las palabras bonitas de una persona, subir a las nubes tontamente enamorada y caer desilusionada y lastimada. ¿Experiencias propias?, por supuesto. Muchas personas me criticaban por ese lema de “no más amor por ahora”, pero digamos que mi última relación “formal”, no había salido del todo bien, traiciones, engaños, sufrimiento demasiado, había preferido abstenerme de volver a enamorarme. No es como que ya hubiera vuelto a enamorarme, porque no era así, no creía mucho en eso del “amor a primera vista”, pero sí que sentía todo eso lo que dije antes y eso no decía nada bueno, igual y sí. Puesto que era la primera vez que una persona me hacía sentir tan bien en tan poco tiempo y eso era algo positivo, ¿no?

Lindo, guapo, divertido y podía seguir pensando algunas cosas de él, pero por primera vez pude quedarme callada y no decirla, tal vez no se vería tan bien de mi parte que lo hiciera, aunque fueran reales. – Realmente te mentí, no eres tan lindo como deberías, o eres más lindo de lo que deberías – dije meditando un poco, sonriéndole divertida – Yo pensaba que las personas que trabajan en una biblioteca son ¿ñoños?, con lentes y así todos amargado, bueno eso si lo eres – dije sonriéndole divertida con intensiones de molestarlo un poco, pues alguien no amargado dejaría cantar a las personas felices, aunque claro ese era su trabajo. – Bueno pues no sabría decirte pues no te eh visto imitando mis puchero – dije encogiéndome de hombros, preguntándome qué tal se veri haciéndolo, adorable seguramente.

Reí asintiendo divertida – Esa es la única manera en que funcionan lo negocioso – dije sonriendo divertida como si fuera real, me gustaba esa cómo llamarla….¿química?, podría ser, esa manera en que podríamos platicar de varias cosas, bromear, reírnos y pasar un buen rato, tenía mucho tiempo en que no conocía a una persona que me hiciera comportarme de esa manera. Era bueno y me gustaba pero por otro lado era extraño, demasiado extraño, las cosas iban rápido, demasiado y en muchas ocasione eso hace que las cosas al final terminen mal y bueno no quería eso. Sonreí divertida – No creo que sea posible, yo lo eh intentado demasiadas veces y a lo más que llego es a la cintura – dije encogiéndome de hombros, pues era lo mas largo que había logrado tener el cabello – Además te verías un tanto extraño de cabello largo – dije poniendo una mueca intentando imaginarlo y sin poder evitarlo comencé a reír. – Pero quien te crees, yo todavía pensando en darte mi dinero y me compañía, te sorprenderías las muchas causas benéficas que tengo – dije fingiendo molestia – Por eso tu porcentaje en ganancias desciende al 40 – comente antes de mirarlo sorprendida – Debí firmar un contrato antes – negué molesta, suspirando – Lo podemos dejar en un 50 – 50, para no entrar en problemas legales – dije sonriéndole tierna.

- Te doy la razón en eso, oh bueno al menos aun no eh conocido a otro mejor que tú – dije pensando rápidamente, era cierto era al primer chico que conocía en el lugar y no creía encontrar a alguien parecido o mejor que él - Solo deja que entre a la escuela y ya veremos – dije mirándolo como si fuera lo más obvio del mundo, como si todas las personas del pueblo fueran tan, tan…..así como él. Le sonreí feliz pues era de alguna forma las palabras que quería escuchar. Salir, conocernos en un lugar diferente, hablando de cosas diferentes y darnos cuenta de si las cosas seguían tan bien como hasta ahora.

Sonreí asintiendo ante sus palabras pues de alguna manera describían una parte de mi – Sí, tienes toda la razón , puedo surfear o bucear, me gusta mucho de hecho, pero caminar, no es lo mío – dije negando, podía caminar de la casa aquí o a la tienda, pero distancias muy largas jamás, uff correr menos, soy pésima en ello – Bueno pues de ser así, fingiré problemas de hipertensión para desmayarme por todos lados – dije sonriéndole tierna, así valía la pena – Además yo te cancelo para salvar mi vida, pero ahora que eres mi “héroe” pues tendrás que defenderme de tus locas fans – dije asintiendo divertida, antes de mirarla entre molesta y ofendida – Yo soy mujer y no soy extraña….bueno un poco – dije sonriendo, además las chicas que lo vean un día que vengas por aquí, seguramente sí que me odiaran, pero tendrán que vivir con eso.

Lo mire unos momentos divertida encogiéndome de hombros – Bueno, igual y si existen y se camuflajean con los humanos – debía dejar de pasar tanto tiempo con mis amigas, comenzaban a pegarme eso de las criaturas mitológicas, creía en ellas hasta cierto punto – Convertirme en uno no es tan mala idea – dije encogiéndome de hombros, pensándolo un momento – Bueno, de hecho si es mala – eso de vivir por siempre, ver morir a todas las personas que conociste, que todo a tu alrededor cambia con el paso del tiempo pero tú no lo haces, no sonaba tan bien - Prefiero ser bocadillo a ser una de ellos – dije encogiéndome de hombros, como si de verdad fuera a suceder, lo creía imposible pero era interesante hablar de eso. – Me han dicho que Katniss es bonita, pero en el tráiler no me lo parece tanto – dije recordando los tráilers que había visto - Por mi parte te digo que Gale, hola buenas noches - dije sonriendo recordando a Liam Hemsworth, actor increíblemente guapo - Pudiendo tener a Bianca prefieres a Raquel?, eres un poco extraño, además no me caí muy bien, bueno ninguno de la cruz negra me cae bien, pobre de mi Balty, todo me lo maltratan – dije haciendo un puchero de tristeza pues en verdad había sufrido al leer esos capítulos.

Me reí recordando el tráiler, que lo podía volver a ver y no paraba de reír – No creo que me reclames nada, pero como quieras – dije sonriéndole, riendo con él ante el comentarios de Barbie – Sí, es mi ejemplo a seguir, igual y algún día descubra que soy la princesa perdida heredera del trono de un país – dije intentando recordar todas las películas que había visto de ella – Pero eso si quiero unas hadas de la moda como las de ellas, los zapatos que crean son….increíbles – dije asintiendo sonriente, Barbie no era mi muñeca favorita pero si podía sentarme a ver sus películas de vez en cuando y bueno al pasar por una tienda de juguetes y ver la gran variedad de muñecas que hay si me quedaba con cara de “por que no existían cuando yo jugaba con ellas”, tampoco es como que jugara con muñecas, de hecho no me gustaban mucho, prefería los bebes, bueno el punto es que podría ser un buen ejemplo para las niñas pequeñas, igual y no lo era tanto.

Lo mire unos momento con los ojos entrecerrados - Mira que yo no me quedo tan atrás, eso de ver tantas series de detectives, asesinos seriales y ese tipo de cosas deja algo bueno – dije pensando las veces que quise poder ser una psicópata asesina, bueno no tanto así pero se veía divertido - ¿ Vas a comerme o algo así? – Dije mirándolo con una ceja levantada – En que momento de nuestra conversación sacaste tu lado caníbal – dije fingiendo sorpresa mirándolo, sin poder evitarlo volví a reír.

Me reí levemente antes de contestare – De verdad no te das cuenta de cómo te miran las niñas? - pregunte curiosa digo, no creía que de la noche a la mañana se convirtiera en todo un galán y aun así las chicas deberían voltearlo a ver al pasar a su lado y me interesaba saber si entendía las miradas que le daban y solo las ignoraba o no sabía nada de nada – Bueno simple la chica posiblemente decido regresar al ver al nuevo chico de la biblioteca, no me sorprende si en estos días llegan una ola de niñas, amigas de ella a las cuales les conto de ti – dije encogiéndome de hombros sonriente – Una verdadera nerd no tiene tiempo de fijarse en un hombre – dije mirando a la chica unos momentos, pero bien podía equivocarme y ella era otro tipo de nerd.

Me reí un poco – No debes ser tan bueno persuadiendo a las personas, yo soy una fácil en eso – dije sonriéndole divertida, pues lo era, caía muy fácil ante cualquier cosa, y en muchas cosas no era tan bueno – Bueno, yo estoy gustosa de que me acompañes – le sonreí tierna – Las calles obscuras ya no son tan “peligrosas” si llevo a mi héroe conmigo – dije riendo divertida. Le agradecía con una movimiento de cabeza saliendo por la puerta de la biblioteca mirando al cielo. Ahora era obscuro y no se veía nada más que nubes negras y espesas – Bueno al menos dejo de llover – comente mirándolo, pues era como milagro que dejara de hacerlo en este lugar, pero el trueno que se escucho me hizo estremecerme un poco, me molestaban los truenos demasiado – Al menos por ahora – dije negando molesta, esperaba llegar a casa antes de que volviera a llover pues no me gustaba mojarme pero eso significaba caminar más rápido lo que haría que pasara menos tiempo juntos – Bueno, creo que es por aquí – dije girando hacia la derecha comenzando a caminar con pasos normales – La obscuridad me desorienta así que si nos perdemos…..pues, no sé qué haremos – dije riendo nerviosa, pues no sabía que pasaría ahora.
avatar
Kendall McKenzie

Mensajes : 68
Monedas de oro : 256
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Localización : London bebé

Hoja de personaje
Fuerza:
0/0  (0/0)
Velocidad:
0/0  (0/0)
Litro de Sangre:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Job Priego el Mar 13 Mar - 13:24

Era fácil perderse entre esta clase de sentimientos. Esos sentimientos volátiles y sinceros que se albergan en lo más profundo de tu alma y que solo esperan salir en cualquier momento, con cada palabra que lograra despertar el anhelo más íntimo. Era tan fácil sentirse satisfecho con cualquier acto que la persona que te gusta hiciera. Sencillo. Perfecto. Algunas veces había llegado a pensar que quizá nunca sentiría algo así y hasta podría aseverar que llegué a negármelo puesto que solo algo podría salir de ello…, dolor. Lo había visto siento de veces, incluso en la persona que más quería en el mundo lo había padecido y todavía ahora parecía marcado en algún lugar de sus facciones y acciones. Yo no podía poder ser "marcado" por aquellos sentires. Eso suponía la pérdida de uno mismo ¿no? Probablemente a estas alturas preguntármelo solo era una premisa que nunca lograría responderme y que para ser sinceros ya no me importaba, puesto que estaba total y absolutamente envuelto en esos sentimientos. Un erro? Tal ves pero bah, era agradable tenerlos…, Sólo acuérdate de ellos cuando deba saber la verdad. La verdad que no estaría dispuesto a contar…, quizá si. No sé. Que extraño me resultaba todo ello.

—Ay por favor, no mientas. No te va bien hacerlo— sonreí pasando una mano sobre mis cabellos. La que era más linda de lo que debería era ella. ¿Por qué dios creaba "criaturas" tan extraordinarias como ella, en otras palabras humanos? Y no refiriéndome a criaturas medio monstruosas porque claramente ese era mi papel de criatura. Yo sí que entraba en esa categoría. —Jha… jha— le enseñé la lengua como niño pequeño —no soy amargado, ñoño ni mucho menos. Lo que pasa es que ahora contratan a gente súper guau. Ya sabes para atraer a buenos lectores y— le miré de arriba abajo con gesto coqueto. ¿A qué viene todo esto? —déjame decirte que ésta estrategia si ha resultado. A no ser que...— me incliné hacia ella estirando mi izquierda con suma lentitud para después darle un apretujamiento suave de mejillas. Su tacto era demasiado suave, delicado y muy frágil —ay, si eres de verdad. Ya comenzaba a creer que eras un sangui… vampiro— reí regresando a mi postura anterior. Un vampiro al que le latía el corazón y que se sonrojaba. Eso seria nuevo. Fascinante más bien.

Otra vez tenía que admitir que me era tan sencillo ser yo con ella. Y no es que alguna vez hubiera deseado ser otra persona. Ok si, lo había deseado tantas veces. Pero era comprensible querer ser normal a los 17 no? Digo, es una etapa muy natural. Más sin en cambio para alguien que tiene todo eso encima, siendo un adolescente que comparte los tres mundos con sus característicos cambios no era para nada agradable y por supuesto ese deseo de ser otro era más fuerte que de ningún otro. Todavía ahora quería cambiarlo. Bien, esto último también era una mentira. Ya no más, puesto que la tranquilidad que ella me inspiraba por ser yo y únicamente yo, era ¿cómo describirlo? Oh sí, casi mágico. Podría pasarme todo el día charlando de ridiculeces tal ves, pero siempre siendo Job.

—No, también esta la de robarse las ideas ajenas— me encogí de hombros —oh, cierto ya lo hice— reí. Técnicamente no teníamos ninguna idea de negocios, pero se supone que en nuestra conversación a juego había hurtado su "fantástica" idea de negocios. Por poco y le daba un zape por burlarse de mí, porque supongo que estaba fantaseando con la idea; pero tuve que reprimirlo y limitarme a verla con los ojos entrecerrados y un rostro ligeramente hostil —la belleza es belleza. Seguiría viéndome igual de lindo, al estilo hollywood— reí fastidiándome por el hecho de tener que moderarme al hablar. Odiaba eso de la biblioteca. —Ay ajá. ¿Qué clase de beneficencias?— enarqué una ceja cuestionándole —seguro solo recabas dinero y te lo guardas. ambiciosa— sonreí burlonamente para después fruncir el ceño —eso es malvado. Bajar mi porcentaje solo por tu egoísta persona— negué con la cabeza enérgicamente. Me crucé de brazos haciendo un gesto pensativo —bueno…, ya que. 50-50 solo porque eres linda. Si fueras como la antigua bibliotecaria— a la que no conocí —te hubiera dado un 70-30. y conste que tu 30 no sería libre de impuestos— reí silenciosamente.

Solté una risita divertida. Ya sabía que algo de extraño tenía esto. Aún no conocía a todo mundo de Forks, aunque no es como que tuviera mucho que ver. De no ser por los vampiros que se la pasaban sintiéndose adolescentes no habría nadie más. Uhmmm bueno en gustos se rompen géneros no? Entonces quizá hasta algún tipo del instituto, un humano cualquiera podría gustarle. Uffa, que fastidio. —Oh, es tan injusto. Allí encontrarás a los mejores chicos— volví a reír —en el instituto de Forks llegan los más prestigiados modelos adolescentes. Incluso algunos actores y chicos con botox— tuve que dejar de hablar antes de que soltara una risotada. Ya la vería entrando y mirando a los chicos con acné, cabellos grasientos y demasiado… raros. —En fin, prodigios del mundo de la belleza.

Esa mujer no dejaba de hacerme reír. Me gustaba mucho que pudiera seguirme el juego, tenía un ingenio divertido. Sí, me encantaba. Ya, lo he dicho. —Cómo que "héroe"? Soy un HEROE en toda la expresión de la palabra. Bueno solo me faltan los superpoderes— cosa que si podría llegar a atribuírseme, aunque no podía volar, ni tenía rayos X ni leía la mente ni nada de eso. Ok, no tenía poderes. —la capa y la kriptonita— sonreí de lado. —Lo sé, por eso lo dije— reprimí una risotada. En verdad las mujeres eran demasiado extrañas, más bien lo son. Mi madre por ejemplo, llevo toda mi vida a su lado y aún no sé que demonios pasa por su cabeza. Y está por demás decir que me frustraba hasta lo verosímil. —Pero descuida es una linda extrañeza— sonreí frunciendo ligeramente la nariz.

—Uy si— me acerqué a ella y susurrándole a manera de secretillo dije: —no se lo digas a nadie, pero…, yo soy uno de ellos— me quedé lo bastante serio contemplándole a los ojos como aquellas novelas mitológicas, acto seguido rompí a reír —de hecho llevo un par de milenios en este mundo y camuflajearme con ustedes los humanos es lo mejor para pasar mi tiempo libre cuando no estoy buscando bocadillos— sonreí mostrando la pequeña punta de mis colmillos, que eran de un tamaño considerable, no tan gruesos y afilados como el de los licántropos, ni filosos y delicadamente desgarradores como el de los vampiros. Solo eran poco más largos que el de los humanos, un respaldo de mi ataque de defensa contra los "malos".

Me tomó de sorpresa que creyera que eso de convertirse en vampiro era mala idea. Yo creí que todos querían ser tantos chupasangre, en fin, cada cabeza es un mundo. —¿Por qué sería una mala idea, acaso no te atrae la idea de ser inmortal y eternamente bella?— enarqué una ceja —así ya no tendrías que hacerte cirugías plásticas— sonreí burlón.

—Pues en el libro nunca la describieron como bonita, más bien era mona. Pero con tal personalidad que tenía creo que bonita era quedarse corto— sonreí. Por eso se dice que más que una belleza física siempre existe la motora de toda belleza y esa es la interior. Quizá era por ello que me gustaba tanto esa novela, puesto que no era la típica damisela en apuros, era fuerte y aguerrida que no necesitaba la ayuda de nadie para salir adelante. La palabra frágil y delicada solo era un concepto susceptible, pero en Katiniss era…, otro mundo. —Bueno, ya vez, no creo que se encuentre jamás a la persona que uno se imagina al leer. Solo espero que la película no vaya a ser otra más como— iba a mencionar Harry Potter, pero era una novela que casi el mundo entero de adolescentes y los que no son admiraban y hasta se convertían en plenos fanáticos. —…, como X-men— reí sabiendo que esa no era una novela, pero vamos a la mente no me venía ninguna. Aunque los comics también eran un punto de mi plena admiración, más los llamados mangas. Buena lectura, dibujos y acción. —Es que Raquel tenía una extraña personalidad. En el fondo me agradaba, al menos era poco más…, auténtica— me encogí de hombros, me gustaba más Bianca, en efecto, pero seguía siguiendo el mismo patrón.

—Claro, ya sabía porque lado irías— reí negando sutilmente con la cabeza. Barbie y su extravagante mundo. Solo dos películas me había visto de ellas, "la princesa y la plebeya" donde debo decir que el final fue lo único que me gusto. La libertad es la capacidad de decidir donde se quiere estar, esa era el concepto básico. Y la segunda "Barbie y el cascanueces" pero en esa no tengo ni idea de la enseñanza ¿No confíes en ratones, quizá? Como sea. —¿Zapatos? Seguro para después perder tu zapatilla como cenicienta. Ya te pillé— sonreí. Aunque de hecho creo que no había dejado de sonreír en ningún momento. Eso es bueno, ¿verdad? Yo quiero pensar que sí, además ella también sonreía, lo que dejaba en claro que no estaba pasando tan mal momento y mucho menos solo estaba en esa mueca de "Me rio pero no me simpatizas en absoluto, o solo rio para que se calle". Parecía distinta.

—Series al estilo NCIS , La ley y el orden, Mentes Criminales y esas cosas? Vaya, creí que esas series tenían el letrero grabado de "Solo para hombres", supuse que verías algo diferente, Sex & the city quizá — me encogí. Ya tenía presente que gustaba de otros géneros, desde que preguntó por esa clase de libros. —Y déjame decirte que en esa clase de episodios, la ley siempre gana. No querrías ser la excepción, o si?— levanté la ceja repetidamente con esa típica mirada de "tienes el valor o te vale". Nota mental… mil. Jha como si llevase tantas. Dejar de ver televisión ES EN SERIO, DEJA ESO PERO YA. Por supuesto que lo haría, siempre y cuando ya no dispusiera de tiempo libre, lo que en últimas instancias me había sobrado. —No, solo quiero probarte— ¿Probarte? Qué demonios… —bueno solo tus labios— Ay por Dios ahora si había abierto la bocaza —digo..., olvídalo— y Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza. En realidad eso será cierto? Dudo que dios haya hecho semejante actuación. Oh, cierto, soy un híbrido, técnicamente eso no se aplica a mí.

A decir verdad. Después de todo soy un caso perdido. Un suspiro quizá pudiera dejar mi estupidez atrás. Sin embargo, no tenía ni cavidad para los suspiros. —¿Cómo me miran?— enarqué una ceja e intenté pensar. Pues no veía gran diferencia. Me miraban como a cualquier otra persona. O quizá solo me había acostumbrado a la extrañeza de sus miradas, sí, puede que fuese lo segundo. Hacía tanto que los humanos habían perdido el interés para mí. Solo existía una causa por la cual seguía estando a su lado en perfecto "camuflaje" y eso era porque no había de otra, ellos eran en su mayoría, los habitantes del planeta. Aunque ahora agradezco que así sea, puesto que me agrada mucho Kendall y ella solo era una "simple" -aunque no tenía nada de simpleza- humana. —Uhmm…, creo que no. Me miran como el extraño extranjero que ha venido a parar a su poblado. Pero eso no solo se restringe a las chicas sino a todos en general. Son demasiado celosos.— me alcé de hombros soltando un suspiro —supongo que ha de pasarte lo mismo— de hecho dudo que fuera del todo cierto. Ella compartía esa tez pálida de los lugareños a falta de sol, por el contrario a mí, gracias a mi parte humana-licántropa que tenía un color, más bien bronceado.

Solté una risotada una vez que nos vimos afuera de la biblioteca. Aquí se podría percibir el frío, pero en mi caso no hacía más que mis cabellos se rebelaran en contra de mi "peinado". ¿Qué no era bueno persuadiendo? Pero si mi don es lo que hacía. Gracioso, simplemente gracioso. —Si, creo que no soy muy bueno. Debería inscribirme al curso que darán. "Persuasión o simplemente acoso verbal?"— lo había inventado por supuesto. Le tendí mi brazo como todo buen caballero. Mi madre se había asegurado de que de vez en vez esa clase de gestos corteses fuesen nuestros pases de presentación. —Entonces, estoy encantado my lady— reí con un encogimiento de hombros. Sobre el cielo ya no había ningún trazo que anunciara la tarde, solo esas gruesas nubes que en cada paso se llenaban de relámpagos zingzageantes llenos de luz y estruendo. Tuve que reprimir las ganas que me daban de salir al bosque, de sentirme libre bajo mi condición licantropa, incluso por la de vampiro que me invitaba a correr a toda velocidad, que según decía Alma, superaba en mucho a los vampiros. Un híbrido es más rápido, eso era bueno. Pero la compañía de Kendall era mejor que salir en pleno trote hacia el cobijo del bosque y la lluvia que se avecinaba. Al menos hasta que le dejara sana y salva en su hogar. —Si nos perdemos solo necesito olfatear— oh, oh, otra vez esa lengua, —es uno de mis superpoderes de héroe,— murmuré con una sonrisa burlona —espera y busco una caseta telefónica para ponerme el disfraz— caso salvado, aunque a decir verdad, seguro y ella hubiera pensado que estoy loco en lugar de ponerse a cavilar sobre mis tonterías, porque solo eran eso, tonterías.
avatar
Job Priego

Mensajes : 73
Monedas de oro : 434
Fecha de inscripción : 05/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shh guarda silencio! // Kendall

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.