Twilight Cronnos & Los hijos de Sangre
Bienvenidos a Twilight Cronnos


 brothersoft.com  brothersoft.com  brothersoft.com  brothersoft.com









¡Bienvenid@!

Bienvenido a Twilight Cronnos & los Hijos de Sangre



¡Conectate!

Ingresa con tu nick, Nombre y Apellido, se admiten iniciales.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 23 el Jue 15 Jun - 6:12.










Administración

Renesmee C. Cullen
MP - PERFIL
Isabella M. Cullen
MP - PERFIL
Alexandra G. Night
MP - PERFIL
Jane E. Vulturi
MP - PERFIL
Didyme Vulturi
MP - PERFIL


Awards


Volker W. Wycliff
Mejor personaje masculino
Últimos temas
» Looking For You
Dom 8 Dic - 0:22 por Invitado

» Twilight Rol Suiza [Afiliación Standard] Dos años ONLINE!!
Vie 15 Mar - 13:04 por Invitado

» Blood´s Hunters [Afiliación Hermana]
Miér 27 Feb - 10:18 por Invitado

» Imperial City || Elite || TVD ; PLL ; TW ; GG ; TSC || Foro nuevo.
Vie 18 Ene - 19:26 por Invitado

» 7th & Spring || Afiliación normal
Miér 2 Ene - 11:56 por Invitado

» Adventures of Merlín - Afiliación Elite
Mar 1 Ene - 23:19 por Invitado

» H2O Sirenas del Mar • Mermaids • Elite • +18 • Nuevo
Mar 1 Ene - 18:44 por Invitado

» Sweet, sweet London (Richie)
Jue 20 Dic - 23:06 por Richie J.

» Make It Up As I Go - Élite, Famosos, Cambio boton
Dom 16 Dic - 5:40 por Invitado









Enlaces Rápidos






Amsterdam

Pasa el ratón por encima para desplazar la información.
Hermanos





Élite

Adventures Of Merlin Titanic RPG Make It Up As I Go


Normales


 brothersoft.com









Créditos&Copyright

Skin diseñado por Skaôi de SourceCodeEl contenido de este foro es propiedad del staff administrativo. La historia se basa en la saga Twilight, con un toque original de Renesmee C. Cullen. Los graficos fueron diseñados en conjunto por Didyme Vulturi y Alexandra G. Nigth, utilizando el coloring de Sidhe.

Llegada de una dicha

Ir abajo

Llegada de una dicha

Mensaje por Edward Cullen el Sáb 29 Oct - 18:13

No oso tocarla siempre, no sea que el beso me abrase los labios. Sí, Señor, una breve dicha, breve y amarga, halla uno en un gran pecado; no obstante, tú sabes que cosa más dulce es. [Laus Veneris]
_________________________________________________________

Desde que me divicé con Tanya a mi lado ya no hubo fuerza que arrancara su imagen de mi mente, no había nada que me distrajera de pensarle en cada instante, convenciéndome de que el amor por fin había aparcado en mi interior sin intención de marcharse nunca más. Era fácil perderme en su mente que oscilaba alrededor de mi y era más fácil aún sentir la misma dirección de su pensar... compartiendo nuestro amor.

Pero al parecer la vida estaba fraguando un nuevo plan, algo con qué burlarse de mí a diestra y siniestra. ¿Por qué se empeñaba con abofetearme con el destino? Justo ahora que era completamente feliz llegaba la discordia a mi. Llegaba una humana que comenzaba a mover mi mundo, que se disputaba mi mente y mi corazón con Tanya.

La vida nunca me había parecido tan insolente. Se bufaba de mi con tanto cinismo que en momentos pude llegar a creer que todo cuanto ocurría en este momento era un espejismo cruel de mi cansada imaginación. j*der, debía suponer que era como aquel viajero en el desierto que busca unas gotas de agua desesperadamente aturdido y con el alma desgastada…, pero, allá a lo lejos ve aquel manantial rebosante de incolora, inodora e insípida agua que en ese momento le sabrá a gloria. Corre desesperado a coger el líquido entre sus deshidratadas manos y puff se da cuenta que no era más que un sueño labrado por mi desdichada mente. Sí, yo podría ser aquel infeliz que busca desesperadamente la felicidad y solo se ha encontrado con una marchita ilusión. ¿Bella no era más que un espejismo? Por el contrario era una realidad, porque…, porque solo alguien tan real podría causar tantas emociones en mi, tantas fantasías en materia de humanidad, tantos deseos de no solo ser feliz, sino de hacer feliz a alguien…, alguien que no era yo. Ciertamente era un gran avance para este hijo de la noche.

Otra vez... otra vez caía en estos trances donde el pensamiento me consumía. De nueva cuenta recaía en la depresión de un alma inexistente, donde alcanzaba a rescatar lo siguiente:

Fuerza. Quietud. Esperanza. Regocijo. Alegría. Pasión. Clamor. Inquietud de conocimiento. Renacimiento. Compañía. Anhelo. Amor…, y muchas sensaciones más que ahora era capaz de concebir en mi interior. La dicha de un alma perdida, de un errante del mundo. Imaginarme con aquellos sentimientos no hacía más que aumentar mi emoción. Por la mujer que ahora podía ver. Por su sonrisa. ¿Un mounstro como yo puede ser bendecido? Me pregunté mil y una vez desde que miré aquellos ojos que desnudaban lo más profundo de mi ser. Y es que simplemente no podría nunca acostumbrarse a lo que ella me hacía sentir con tan solo una mirada, una sonrisa. Porque a mi mente caprichosa no le bastaba con ello, sino que se daba el placer de viajar a un futuro y descubrirse con los sentimientos acrecentados hasta lo absurdo por una dama... una humana. Era como si yo mismo me estuviera descubriendo en una ajena mirada. Porque me gustaba la forma en que en ellas se reflejaba. Me encantaba ser, experimentar todo lo que ella era capaz de enseñarme. No había más. Era como mi guía espiritual.

Qué ridiculo sonaba esto, que patético universo existencial en donde me hallo en estos momentos, pero ¿qué no era lo que pedía? Ahora ya ni lo recuerdo, lo único que sé es que las dudas golpeaban mi mente en oleadas torrenciales de preguntas y justificaciones que en vano me hacía para sentirme menos culpable en no poder ser sincero conmigo mismo.

¿Cómo justificar que incluso ya habría puesto palabras a los sentimientos que exprimentaba con la humana? Así, como las hojas que se balancean al caer, tan delicadas y frágiles en el otoño matinal, mientras cubren las aceras de una calle intransitiva que se mueve entre quietud de fragancias taciturnas que se engalanan de los nítidos colores labriegos que inundan una ciudad dormida; despertando del letargo de una estación larga y susceptible de emociones danzantes. Así era el despertar de mi corazón, con esa armonía sobria que se experimenta al abrir nuestros ojos por vez primera durante las mañanas de estupor, cuando parpadeas incesantemente para adaptar nuestras pupilas a luz del día; no había nada que me hiciera adaptarse a esa luz, al sol brillante lleno de vida que ella me mostraba. Con ello me daba cuenta de que me cegaría cuando le perdiera. El golpeteo constante en su pecho era como un grácil revoloteo suave y delicado, cristalino. Podría quedarme dormido con solo escuchar la macilenta melodía que se interpretaba en su interior, quizá si me quedase en el silencio sepulcral de mi pequeña habitación lograría danzar al ritmo de las notas musicales que sus latidos compartían.


avatar
Edward Cullen
Clan Cullen
Clan Cullen

Mensajes : 644
Monedas de oro : 1133
Fecha de inscripción : 02/10/2011

Hoja de personaje
Fuerza:
10/5000  (10/5000)
Velocidad:
10/5000  (10/5000)
Litro de Sangre:
100/5000  (100/5000)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.